Inicio > Libros > No ficción > Ancestros
mi gran familia europea

Parece que fue ayer cuando, a toda plana y con grandes caracteres –algunos guardamos el recorte- el periódico nos daba a conocer el desciframiento del genoma humano. La foto era para Clinton, sonriente, apadrinando lo que sin duda está entre los más grandes hitos científicos, uno de esos logros del conocimiento a los que remitirse en momentos de bajón, cuando nos desespera la codicia y la desidia con la que están llevando al planeta al desastre del colapso climático los gobernantes que nosotros mismos elegimos.

"Por cuatro cuartos cualquiera puede encargar su perfil genético, ya sea para fines médicos o —a esto vamos— por simple curiosidad genealógica."

Parece que fue ayer, decíamos, porque si lo referimos al tiempo, ciertamente ha transcurrido poco. Otra cosa es en términos económicos, donde la distancia es sideral. Ese primer genoma costó miles de millones de dólares y hoy, apenas tres lustros después, se ha convertido en un más que asequible objeto de consumo. Por cuatro cuartos cualquiera puede encargar su perfil genético, ya sea para fines médicos o —a esto vamos— por simple curiosidad genealógica. Conocer el haplogrupo mitocondrial, por ejemplo, nos permite insertar nuestra pequeña historia personal en la gran historia, no ya de un país o un continente, sino de la evolución humana.

Este libro cuenta precisamente eso. Karin Bojs, una periodista científica sueca, tras hacerse un análisis genético, decidió poner en prosa los conceptos y las claves que allí aparecían. Y con una especial habilidad para la divulgación, consigue que esa foto, fija e individual, se convierta en una película que abarca todo el despliegue del hombre moderno a través del tiempo y la geografía europea.

"Debería leerse el libro con una libreta al lado, apuntando, porque la información es abundantísima, y hay que pillarla al paso."

El recorrido arranca hace 54.000 años, cuando los homo sapiens salidos de África encuentran a los neanderthales en la zona que hoy es próximo Oriente. A partir de ahí, la dispersión de las primeras tribus por nuestro continente, su supervivencia durante las glaciaciones, la llegada de otras oleadas migratorias que trajeron la agricultura, el pastoreo, incluso la lengua indoeuropea… toda una novela sin ficción, que se lee como la aventura que es, y de la que nos sentimos, con todo derecho, partícipes.

Debería leerse el libro con una libreta al lado, apuntando, porque la información es abundantísima, y hay que pillarla al paso: los principales yacimientos arqueológicos de la prehistoria europea, museos y colecciones imprescindibles, los investigadores y centros de referencia, etc., funcionan como nudos de la trama. Entre medias, excursos bien traídos que recrean aspectos de la vida cotidiana (domesticación del caballo, elaboración de cerveza) o temas de fondo como la importancia (minusvalorada) del transporte por barco en la expansión económica y cultural entre las distintas regiones.

"Suponemos que la lectura de esta obra disparará las ventas de los análisis genéticos genealógicos: incluso los que ya nos hicimos uno estamos deseando repetir y aprovechar las nuevas prestaciones que continuamente incorpora la velocísima evolución de esta tecnología."

La parte menos interesante tiene que ver con lo que hace a los detalles personales de la autora: familia, zonas de procedencia de los antepasados… ocurre que, inevitablemente, es la novela de su vida y tiene que poner el cierre, lo cual es comprensible y coherente, pero empatizamos poco con las manías del abuelo o la infancia de la madre. Con todo, el libro termina con gran brillantez: uno de los capítulos últimos, El legado de Hitler y Stalin, es impecable como explicación del sentido y pertinencia de los estudios genéticos, diferenciando ciencia de negocio y genealogía de medicina, sin esquivar posicionamiento —todo lo contrario— ante potenciales problemas éticos. Finalmente, incluye un glosario tan claro como completo, paradigmático de lo que es de buena divulgación, más una bibliografía selectísima.

Suponemos que la lectura de esta obra disparará las ventas de los análisis genéticos genealógicos: incluso los que ya nos hicimos uno estamos deseando repetir y aprovechar las nuevas prestaciones que continuamente incorpora la velocísima evolución de esta tecnología. En España, lamentablemente, no es fácil acceder a las empresas proveedoras de estos servicios, y ello es comprensible, pues los poderes públicos deben asegurar el correcto control de la información tan íntima que manejan. Pedimos, pues, con urgencia, una regulación tan garantista como se considere necesario, pero que facilite el acceso masivo a este tipo de productos. Que son ventanas abiertas a la más íntima y hermosa aventura.

__________

Autora: Karin Bojs. Título: Mi gran familia europea. Editorial: Ariel. Venta: Amazon y Fnac

Accede al foro de Zenda