—Algún día iré a Zenda —dije.
—Está usted loco.
Anthony Hope
Inicio > Blogs > Diario de un mal nadador

Diario de un mal nadador

Caballo de agua

Ayamonte, 4 de enero. Ya 2017 Querido Javier: A medida que la luz iba configurando formas, colores y las primeras sombras se podía apreciar...

Insomnio

No sé si no duermo por el dolor que nace en el hombro, a veces baja por el brazo y no se detiene hasta...

El abrigo de Mario

Tenemos diferente hechura así que no ha de quedarme como un guante. Eres más ancho que estrecho y más bajo que alto, pero ahora...

1.789

Emily Dickinson a la sombra de la película de Terence Davies “Historia de una pasión”

Silencio

Se escribe y se lee en silencio. Se nada en silencio. Lo mismo que se anda por la montaña, aunque estemos acompañados. Incluso si...

Cara al viento

Nadie me veía. No lo había apostado con nadie. Apenas dos personas sabían que iría por allí. Podría haberme vuelto en cualquier momento, cambiar...

Doce brazadas

Doce brazadas sin contar el impulso inicial. La piscina –cierto– no da más de sí, pero he de decir que sólo la uso yo....