—Algún día iré a Zenda —dije.
—Está usted loco.
Anthony Hope
Inicio > Firmas > La embajada de Redonda

La embajada de Redonda

Obras y alardes

Si se me anuncia un clásico, Shakespeare de nuevo, confío en que el montaje no lo tome como mero pretexto para lucimientos diversos.

¡Oigan!

¿Oír o escuchar? ¿Qué ha sucedido para que en el español de hoy todo se “escuche”, hasta las cosas más grotescas y menos escuchables?

Las tías solteras

Yo vengo disfrutando a esas mujeres solteras o sin hijos desde mi infancia, y creo que son esenciales: risueñas, más despreocupadas y desinteresadas.

No nos asfixien

Todo está demasiado controlado, regulado, burocratizado. Los requisitos son interminables, todo invita al abandono de cualquier actividad.

Multitud

El mundo se ha llenado de “virtuosos” afanosos por castigar en manada; de policías y sacerdotes vocacionales, cada uno con su lista de “delitos”...

Las pausas

Viví en Nueva York su segundo peor día del siglo, el del triunfo de Trump. Ante mí desfilaron interlocutores desolados o en estado de...

Mil cien años

Un libro, ‘El saco de Tesalónica’, sirve para encontrar paralelismos entre la angustia y el destino de sus habitantes con los de sitiados y...

Mayor que Lolita

Una madre es una madre. Tardamos en pararnos a pensar en lo que ya acarreaba antes de nuestro nacimiento. Y, en el caso de...

Masas ceñudas

Dentro de nueve días sabremos si el nuevo Presidente de los Estados Unidos es o no Donald Trump. Hace ya mucho, el pasado enero,...

La capital maldita

Una sucesión de alcaldes y alcaldesas se han empeñado en destrozar Madrid y sumirla en el esperpento. Manuela Carmena se incorpora a la lista.

Urdiendo imbecilidades

Hoy cualquier majadería puede tener inmediato éxito. Al instante brotan firmas que la suscriben y a menudo imponen sus criterios o sus censuras.