Inicio > Blogs > Entre roles anda el juego > Cuando el método se hizo juego
Cuando el método se hizo juego

Es una anécdota que le gustaba contar hace años al actor Javier Bardem: Llegó su hermano Carlos a casa a las tantas de la madrugada y se lo encontró ¡reptando por el pasillo! Carlos venía de tomarse unas copas con los amigos y estaba razonablemente cocido, pero no tanto como para no darse cuenta que la actitud de su hermano era cuanto menos… peculiar.

—Javier… ¿Qué cojones haces? —le preguntó con bastante razón.

—Soy un gusano —farfulló su hermano a modo de respuesta. Carlos soltó un bufido y le contestó:

—Javier, tienes que dejar las drogas.

13007232_969356729779505_4224267853078745880_n

Bueno, no es que el joven Javier Bardem estuviera bajo los efectos de nada. Es que estaba por aquel entonces estudiando interpretación en el Estudio Corazza, en Madrid, y allí eran (y son) adeptos al “Método”. Stanislavski, por supuesto. ¿Acaso hay otro?

Para los que hayan vivido en otro planeta los últimos cien años y no sepan de qué hablo les explicaré que Konstantín Stanislavski fue actor, director y administrador del Teatro de Arte de Moscú (fundado por él mismo en 1898) y creador del método que lleva su nombre; que luego popularizaría la prestigiosa Actor´s Studio de Elia Kazan y (sobre todo) de Lee Strasberg.

Para los que hayan vivido en otro planeta los últimos cien años y no sepan de qué hablo...

 

¿En qué consiste el famoso método? En líneas muy básicas, en hacer que el actor experimente durante su interpretación emociones y sentimientos similares a los del personaje. Que la interpretación no sea sólo un mero recitado de un texto sino un ejercicio de inmersión y empatía del actor con el personaje. Esto se consigue con una serie de ejercicios encaminados a estimular la imaginación, la improvisación, la reproducción de emociones, la claridad de vocalización y un largo etcétera.

13227215_985923791456132_5910662187945308303_nAl igual que sucedió con el juego de rol en papel, era cuestión de tiempo que algún avispadillo le viera posibilidades lúdicas. Y así nació lo que en castellano llamamos “Vivo” (de “rol en vivo”); en Francia “Grandeur Nature” (“Tamaño Natural”) y en el mundo anglosajón LARP (Live Action Role Play, “Juego de Rol de acción en vivo”). Si un juego de rol de mesa convencional se puede definir como una narración interactiva en la que los oyentes participan activamente en ella, una explicación rápida de un Vivo sería una obra de teatro sin público ni diálogos establecidos, en la que los actores interpretan el papel para sí mismos y sus compañeros. A veces en exteriores, siguiendo pistas (como en el caso de una gymkhana), otras en interiores, como si fuera un CLUEDO.  Pero, a diferencia de ambas actividades, el papel del personaje a interpretar es uno de los mayores pesos específicos de un Vivo, en dura competencia con la trama en sí misma.

...el papel del personaje a interpretar es uno de los mayores pesos específicos de un Vivo...

 

Los primeros rol en vivo como tales se realizan en los Estados Unidos hacia finales de los años 70. Lógico si se tiene en cuenta que allí nació el juego de rol de mesa en 1974, y más lógico aún si pensamos en que ya en los años 60 se celebran recreaciones de carácter fantástico, parecidas a una feria medieval convencional pero basadas no en la Edad Media u otro periodo histórico sino en obras literarias de fantasía, sobre todo (cómo no) “El Señor de los anillos”

En España los primeros rol en vivo se empezaron a celebrar en la segunda mitad de los años 80. Aunque habitualmente se trata de una actividad amateur, hay actualmente empresas de ocio que se dedican a esta actividad de un modo profesional, como es la madrileña “Despertalia”, que actualmente desarrolla unos 40 eventos de este tipo al año (y que amablemente  ha cedido las fotos que ilustran este artículo)

El juego de rol en vivo más masivo en España ha sido “Irmandiños: a revolta”, celebrado en el castillo de Monterrey (Galicia) en tres ocasiones: 2006, 2007, 2008. Organizado por el colectivo 13NEGATIVO, en colaboración con la Xunta de Galicia recreó la revuelta Irmandiña, (una revuelta popular que de hecho fueron dos, del campesinado gallego contra sus señores feudales en el siglo XV). Participaron en cada ocasión 13256318_987984281250083_6914129788340717079_nuna media de 500-600 jugadores. No se me sorprendan mucho, que cada año desde el 2001 la “Drachenfest” alemana convoca una media de 5.000 jugadores de todo el mundo…

El juego de rol más longevo aún en activo en España es la “Semana Medieval” del colectivo  “Time Lords” que se viene celebrando en Cataluña todos los veranos desde 1995 con una asistencia media de 70 personas cada año. Basado en parte, en la historia y tradiciones catalanas, mezcla tradiciones históricas con elementos fantásticos de la imaginación popular, una idea que encuentro francamente interesante, miren ustedes qué cosas… Alguien tendría que escribir un juego de rol de mesa sobre ello…

(Fotos realizadas por Mariam Useros)

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Accede al foro de Zenda