Inicio > Poesía > 5 poemas de Rosario Bléfari
5 poemas de Rosario Bléfari

Rosario Bléfari fue una cantante, actriz y escritora nacida en Mar del Plata, Argentina, en 1965. Pasó su infancia en San Carlos de Bariloche y vivió en Buenos Aires desde los 12 años. Considerada un emblema del rock independiente a partir de la década de los 90, creó y lideró el grupo de rock alternativo y pop experimental Suárez, además de las bandas Sué Mon Mont y Los Mundos Posibles. Luego de la separación de Suárez en 2001, comenzó su carrera como artista solista, la cual cosechó siete discos de estudio. Bléfari fue también conocida por su labor como escritora y actriz, destacándose su participación en la película Silvia Prieto (1999), de Martín Rejtman. Publicó los libros de cuentos Mis ejemplos (Lecturas ediciones, 2016) y Las reuniones (2018), así como los libros de poesía Poemas en prosa  (Belleza y Felicidad, 2001), La música equivocada (Mansalva, 2009), Antes del río (Mansalva, 2016), Poemas de los 20 en los 80 (Iván Rosado, 2019) y Diario de dinero (2020). Murió en Santa Rosa el 6 de julio de 2020.

***

ESCRIBÍS DORMIDO

Todos mis pensamientos duermen a tu lado
y copian la forma de la letra de tu cuerpo tan liviano
Así es como se van volviendo palabras que cambian
a medida que cambia la posición de tus brazos y tus piernas
me desespero porque no entiendo lo que dicen
en la oscuridad el reloj que te sacaste sobre la mesa de luz
el libro que siempre estás leyendo
no te molestes
no me des ningún regalo
me alcanza saber que te dormías sobre las letras
y no te despedías hasta que yo no lo hiciera.

***

Cambiaría viento de nieve por humo azul.
Eso es permitir la estafa, eso es.
Correría por alegres fotos de escuela
buscando clientes o negociantes de alhajas.
Habría niños y habría pequeños hombres
de cuchillo
mujeres de bastón.
Cambiaría figuras y si no las robaría
aunque sea a los mástiles
o a las estatuas.

***

Es de noche
casi siempre
en el cuarto de mi vida
que comienza
con que soy incapaz
y abuso todo el tiempo
de mi defecto
igual hago todo
lo que hay que hacer y lo que quiero
me destroza la edad
y lo que creo que es
no es
y me desespera como si la siesta continuase
a la mañana siguiente
y al otro día,
otro día.

***

NOGAL

Yo tuve un nogal amigo que era un elefante
sus hojas eran ojos que vibraban con el viento
y el estuche verde de sus nueces teñía las manos
su corteza se desprendía en anillos
era mi hermano gris
generoso y suave

era fácil treparlo
abrazarlo
acariciarlo
llegar muy alto
esconderse entre sus brazos
mis ojos latiendo entre sus ojos
sintiendo el perfume de las cercanas cerezas maduras

debería haber llorado sobre las marcas
cuando la soga de la hamaca fue retirada
porque ya era la despedida

ahora él sigue en el mismo lugar
tal vez más gruesos sus brazos más finos
tal vez haya sobrepasado el tejado
y sigan cerca los frutales vecinos
y cuando yo ya no esté en este mundo
él seguirá creciendo y reconstruyéndose
y no seré más la que lo abandonó para seguir su camino
sino parte de todo lo que él deja atrás

en el transcurrir de su larga vida enraizada.

***

QUERIDA

Franjas de estados. Torta, pastel, capas de tierra, eras geológicas.
Así, querida amiga, voy.
Un instante y llueve con gotas espaciadas
un hombre ya abrió su paraguas negro y sonríe.
El barrendero saluda a alguien a la distancia
y detrás mío un teléfono anuncia la llegada de un mensaje para otra persona,
con el mismo sonido que me llegan a mí.
Todavía me duele cuando giro el cuello.
La tensión de los últimos días fue como un acto suicida.
Franjas, decía de estados,
porque aún a costa de traicionar a alguien
tengo que decir que no estoy muy contenta que digamos
por no decir que me cuesta sonreír.
En extremo vulnerable me pongo severa,
trato mal a los demás, me irritan,
los culpo de mis penas, me fastidian sus sugerencias,
o simplemente siento que me distraen.

Leí por casualidad sobre la curva de crecimiento de la sensación,
no hay variación si la excitación no aumenta en grado suficiente
pero si la causa excitante es demasiado pronunciada,
la sensación deja de aumentar, por saturación.

Me pregunto si nuestros caminos que son tan diferentes
pero durante tanto tiempo fueron paralelos
se volverán a acercar, a cruzar o si jamás se separaron.

4.2/5 (143 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

3 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Gustavo
Gustavo
3 meses hace

Entrañable Rosario,agua fresca es todo lo tuyo,y cuando nose encuentra,viene una inquietante sed.

Martín Guillaume
Martín Guillaume
3 meses hace

Soy Martin Fernando Guillaume, de Santa Fe capital. Docente hace 30 años y escritor hace 36. Les puedo compartir 5 obras para que las publiquen. Los felicito por esta iniciativa! El arte no tiene fronteras… Saludos.

Grace
Grace
3 meses hace

Me pegó fuerte cuando Rosario partió de este mundo. Maravillosa. Ese 2020 oía en su homenaje esa etérea canción…»Río Paraná» de Suarez.