Inicio > Actualidad > Divitos y literatos

Divitos y literatos

Lepisma y las gafas

—¿Y qué es lo que ocurrió después de que se te rompieran las gafas, Henry? —me atreví a preguntarle un día; tenía curiosidad en...

Lepisma C

—Lepisma, súbete a mi bolsillo, que vamos a la calle. —¿A la calle? —frunció el ceño, mirándome como si fuera imbécil—. Estoy en pleno...

Lepisma y Babel

—Vad vill du, skitstövel? —me dijo con ese duende y gracejo que sólo tienen los naturales de Estocolmo. —Un agua, por favor —y aunque...

Lepisma, rústica y cartoné

—Cuéntame más cosas de vuestras costumbres, Lepisma —no era sólo curiosidad; me dolía la barriga, y necesitaba tener la mente entretenida para no concentrarme...

Lepisma y el Punto Borde

—Hola —le dije, sin obtener más respuesta que el ulular del viento que pasaba por entre los coloridos y afilados vidrios rotos que culminaban...

Lepisma nunca lo haría

Miserable. Escribo estas líneas como parte de la terapia prescrita por el doctor Tovar, y pienso qué es lo que ocurriría si, por casualidad,...

Lepisma y los ofendidos

Quizás porque la medicación que me prescribían en el psiquiátrico de San Humbértigo aplacaba todas mis emociones, ahora quiero recuperarlas a lo bestia; bueno,...