Inicio > Blogs > Diario de un mal nadador

Diario de un mal nadador

La cisterna

Si nadie tocara la pieza, si quedara tal y como está ahora, nada pasaría pero la chica que viene a limpiar y planchar la...

Lluvias

(A Eugenio Gutiérrez, Beethoven)   -Y a usted, ¿cómo le gusta la lluvia? -Seria. -¿Cómo de seria? -Constante, pertinaz. -¿No le aburre? -Para nada,...

Tres minuetos

Para don Juan Gutiérrez 1 La niña ya no es niña pero sigue siendo niña. La niña que fue niña (dicen) crece triste. Aún...

Basura

Pedaleo sin pedalear, pedaleo mirando la rueda delantera, sin levantar la vista sin apreciar el dibujo de la goma que gira y gira sobre...

Mi Tour

Horas después de que un desconocido fuera aclamado en París como triunfador del Tour de Francia me puse una camiseta de dormir, me calé...

Sueños de luna

De los milagros que los sueños de la luna regalaba  (diálogo surrealista)   Lo sabían las luciérnagas y los mirlos, el limón y las...

Desmemoria

Somos lo que fuimos fuimos sin saberlo no sabemos qué fuimos no discernimos qué somos. Vivimos desmemoriados qué podemos ser sin memoria un perchero,...

El mundo cabe en un bar

(En el cierre del Palentino) Billares bajo una lámpara redonda y una luz amarillenta, borrachos solitarios y en grupo, jóvenes besándose, celebraciones ruidosas (de...

Nadar entre llamas

Por una rendija nos colamos al viejo caserón destartalado, parte de la techumbre hundida, las traviesas de madera tronzadas, hierbajos, zarzas y arbolillos creciendo...

Paisaje sin latido

(Para Rafael Sánchez Ferlosio) No aprecio el caparazón que sin duda protege la larga y oblicua ladera acariciada por mis ojos; antes semejaba una...

Nadar en la nada

(Para Santos Sanz Villanueva) Apenas llega hasta esta pequeña habitación alguna de las notas que Maria Joao Pires interpreta de Mozart para mí. El...

La primera nieve

He cambiado la mirada para celebrar la llegada del frío. Estoy entregado al silencio del otoño, a la calma con que los helechos transforman...