Inicio > Libros > Poesía > A Belisa, del Conde de Noroña

A Belisa, del Conde de Noroña

A Belisa, del Conde de Noroña

Gaspar María de Nava Álvarez de Noroña no solo batalló en el campo de batalla, también lo hizo en el escritorio, armado de pluma y papel. A continuación reproduzco A Belisa, del Conde de Noroña.

A Belisa, del Conde de Noroña

Belisa, ¡cuán hermoso
es ver de rubias mieses coronado
un terreno espacioso,
de arbustos rodeado
y flores olorosas esmaltado!

¡Cuán dulce el arroyuelo,
que con curso apacible retorcido
riega al ameno suelo,
y halagando el oído
convida al sueño con su lento ruido!

¡Cuán gracioso parece
el pájaro en el árbol ir saltando,
que en la rama se mece,
y que está requebrando
a su amada, canciones entonando!

¡cuán grato es ver hinchadas
las velas de un convoy muy numeroso,
y que las aceradas
proas al mar furioso
dividen con un surco prodigioso!

Pero más lisonjero
que el campo, que el arroyo, más que el ave,
más que el convoy ligero,
y a mi alma más suave,
es gozar de tu pecho, que amar sabe,

y en tus brazos preciosos
hallar todos los gustos reunidos;
esos gustos sabrosos,
y tan apetecidos,
que adormecen al punto los sentidos.

5/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)