Inicio > Libros > Narrativa > El amor en el jardín de las fieras, de Juan Eslava Galán

El amor en el jardín de las fieras, de Juan Eslava Galán

El jardín de las fieras, de Juan Eslava Galán

Las novelas de Juan Eslava Galán son la promesa de una felicidad asegurada. Tienen el sabor clásico de las historias bien contadas donde el autor se transforma en un tusitala paciente, un guardián del sello que protege la entrada del túnel del tiempo; un contador de sueños que se hacen realidad a través de sus palabras.

Por eso las novelas de Juan Eslava Galán nunca decepcionan; porque tienen la capacidad de conducirnos al otro lado a través del hilo de Ariadna de un pasado que, en las manos adecuadas, se transforma en un lugar fascinante y desconocido plagado de historias en las que Juan Eslava, como un anfitrión generoso, nos invita a vivir por un tiempo privilegiado justo hasta la inevitable palabra “fin”.

Hace 20 años que leo a Juan Eslava Galán con idéntica ilusión adolescente. Como si el tiempo sólo pasara en sus novelas, abro sus libros y es como regresar  a un lugar dulce y acogedor donde la sorpresa, el humor socarrón, la intriga, la carne, la Historia, se desgranan en la  canónica estructura de planteamiento, nudo y desenlace que este autor construye con talento de arquitecto vitruviano.

Desde aquel singular viaje en Busca del Unicornio, no he dejado de desear ni un solo momento que Juan Eslava volviese a mí; a contarme historias nuevas otra vez. Y como un amante fiel, nunca me ha decepcionado: he tenido historias de comedidos hidalgos; de señoritas; de mulas; viajes increíbles por nuestro pasado fascinante bordeando el Guadalquivir o por los castillos y murallas y los olivos de Jaén; he intimado(siempre de su mano) con Nerón, Julio César, Aníbal y los Reyes Católicos; me he asomado al lado turbio del amor y el sexo en Roma, en la antigua Grecia y hasta en España; desentrañado los enigmas de Colón, de las reliquias de Cristo y de los Templarios; he entendido mejor la Guerra Civil, esa que no le iba a gustar a nadie y que al final gustó a muchos; y  he disfrutado como nadie leyendo y releyendo su Historia del mundo contada para escépticos que, confieso, usé invariablemente como manual de clase durante los casi siete años que ejercí como docente en la universidad.

Ahora ha vuelto a mi vida y a la de todos los lectores con una novela publicada por Espasa que acaba de salir a la luz hace unos días: El amor en el Jardín de las Fieras.

"El amor en el Jardín de las Fieras es una novela que posee los ingredientes esenciales para convertirse en el plato fuerte de la mesa literaria de este otoño lector."

Y sí, tiene amor, por supuesto. Y sexo. Y una  Guerra Civil española que acaba de terminar dejando exhausto a un país donde se  gestan los protagonistas de esta historia. También tiene un marco fascinante, casi cinematográfico, como es el Berlín de la Segunda Guerra Mundial donde las batallas quedan lejos pero el horror de lo que fue esa Alemania desquiciada y febril se percibe en cada diálogo; en cada descripción. Y sin embargo, en el más puro estilo “juaneslavista”, a pesar del tema y el marco y los bombardeos, la miseria y  el horror, lo que sigue teniendo esta historia es humor; ese humor tranquilo y socarrón que es la firma del autor, capaz de hacernos levantar la vista en mitad de toda esa verdad y sonreír como cuando uno sonríe ante  el milagro de Chaplin en su Gran Dictador.

Así, la novela nos abre una ventana singular a la España de finales de la Guerra Civil, con su miseria y sus ganas de seguir viviendo, de donde sale el protagonista, Cáiser, uno de los más guapos personajes de novela de los últimos años (con permiso de Faulques). Y con este chico rubio de ojos azules, de aspecto tranquilo y espíritu valiente nos vamos en tren( por puro accidente genético-geográfico) al Berlín de los años 40, donde los ojos fascinados del español nos mostrarán  una ciudad moderna, ordenada, limpia, sin apenas heridas de una guerra que parece desarrollarse a años luz de allí.

Con Cáiser, sus amigos y alguna que otra amiga recorreremos las calles lujosas, los edificios emblemáticos, los burdeles, el extrarradio. Asistiremos a intrigas, espionaje, política internacional, intercambio de información y también de fluidos; nos acercaremos al campo de batallas y a los elegantes salones nazis pronunciando palabras casi desconocidas y ahora ya incorporadas a nuestra memoria de lector: Garten der Tiere, Anhnenerbe, Oberstdorf; Schwanenwerder; Wannsee, Bund-Deutscher-Mädel… Y poquito a poco, siempre de la mano sabia del novelista, terminaremos sabiendo cosas de nuestra  Historia reciente que, os puedo asegurar, no encontraremos jamás en los libros de Historia, pues para darles forma se necesita a un contador como Juan Eslava Galán.

Por eso El amor en el Jardín de las Fieras es, como todas las historias construidas a base de lecturas, paciencia y mucho oficio, una novela que  posee  los ingredientes esenciales para convertirse en el plato fuerte de la mesa literaria de este otoño lector.

Como diría otro gran tusitala, Néstor Luján, «un buen libro debe ser como un pisto, el maridaje de distintos elementos que concurren en una impresión sensorial para el comensal, o sea, el lector».

Pues esta novela  los tiene todos. Bienvenidos a la mesa de los que devoramos a Juan Eslava Galán. Y que aproveche.

_________

Autor: Juan Eslava Galán. Título: El amor en el jardín de las fieras. Editorial: Espasa. Edición: Papel y kindle

Accede al foro de Zenda