Can Sado

CAN SADO:

Dícese del can fatigado y exhausto tras realizar prácticas sexuales consistentes en causar y recibir humillación y dolor.

Raza originaria de Sumeria, es bien sabido que Soren Kierkegaard adoptó un can sado en la protectora de Copenhague; la torpeza del animal a la hora de salir de su caseta inspiró al filósofo a la hora de crear una de sus citas más celebres: La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más

4.7/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios