Inicio > Blogs > El prisionero > Canciones para leer: Allí donde solíamos gritar, de Love of Lesbian

Canciones para leer: Allí donde solíamos gritar, de Love of Lesbian

Fotograma de Allí donde solíamos gritar, de Love of lesbian

En la vida, a veces, hay que ser tajante. Cuanto te casas o te embarcas. Cuando odias. Cuando luchas contra tus miedos. Cuando adoras o detestas a Benet. O cuando proclamas tus gustos literarios, gastronómicos, deportivos o, vamos al tema, musicales, y sueltas que Love of Lesbian es la mejor banda de este siglo. Y punto. Bueno, y dos puntos: además Santi Balmes, su compositor y cantante, ha escrito las mejores canciones para leer en español de lo que llevamos de milenio.

"En la vida, a veces, hay que ser tajante. Cuanto te casas o te embarcas. Cuando adoras o detestas a Benet. Cuando sueltas que Love of Lesbian es la mejor banda de este siglo"

Bueno, dicho esto, como ya me he quedado más ancho que largo, entro en faena. Leamos.

Allí donde solíamos gritar, de Love of Lesbian (letra)

¿A que no sabes dónde he vuelto hoy?
Donde solíamos gritar
diez años antes de este ahora sin edad,
aún vive el monstruo y aún no hay paz.

Y en los bancos que escribimos
medio a oscuras, sin pensar,
todos los versos de “Heroes”
con las faltas de un chaval, aún están.

Y aún hoy,
se escapa a mi control,
problema y solución,
y es que el grito siempre acecha,
es la respuesta.

Y aún hoy,
sólo el grito y la ficción
consiguen apagar
las luces de mi negra alerta.

Tengo un cuchillo y es de plástico
donde solía haber metal,
y el libro extraño que te echó de párvulos,
sus hojas tuve que incendiar.

Y en los hierros que separan
la caída más brutal
siguen las dos iniciales
que escribimos con compás,
ahí están.

Vertical y transversal,
soy grito y soy cristal,
justo el punto medio,
el que tanto odiabas
cuando tú me repetías que
té hundirá y me hundirá,
y solamente el grito nos servirá,
decías “es fácil” y solías empezar.

Y es que el grito siempre vuelve
y con nosotros morirá,
frío y breve como un verso,
escrito en lengua animal.
¡Y siempre está!

Te hundirá y me hundirá
y solamente el grito nos servirá,
y ahora no es fácil,
tú solías empezar.

Vertical y transversal,
soy grito y soy cristal,
justo el punto medio,
el que tanto odiabas
cuando tú me provocabas aullar.

Y ya está, ya hay paz,
oh, ya hay paz.
Y ya está, ya hay paz,
oh, ya hay paz.

¿Por quién gritaba?
Lo sé y tú no,
no preguntabas,
tú nunca, no.

***

Videoclip de Allí donde solíamos gritar

Excelente, realizado por Lyona, como todos los de 1999:

Love of Lesbian es un grupo introspectivo y enérgico, sarcástico y cachondo, además de vertical y transversal. En mi primera novela, Las Cuatro Torres, colé un par de versos de Allí donde solíamos gritar —«Tengo un cuchillo y es de plástico / donde solía haber metal»—, y en la segunda, La sirena de Gibraltar, incluí otros dos de Planeador, la primera canción de El Poeta Halley, discazo de 2016: «Que alguien me salve, / a veces despierto y soy yo». Sin embargo, no sabría explicar por qué soy lesbiano y otro fan de John Boy.

En un vídeo sobre la grabación de El Poeta Halley, Oriol Bonet, batería del grupo, dice: «Lo importante es la historia, lo que se explica».

Importa mucho la historia, lo que se explica, tanto en 1999 (o cómo generar incendios de nieve con una lupa enfocando a la luna), un disco de 2009 que narra un amor mediante catorce canciones, como en Allí donde solíamos gritar, la canción que abre el álbum. Pero, perdonadme, lo que se explica no necesita más explicaciones que las que ya encontramos en el disco en general o en la canción en particular. Porque, como decía Cortázar El perseguidor, la música nos saca del tiempo.

El hambre invisible, de Santi Balmes__________

P.D.: Estos días, por cierto, Santi Balmes publica El hambre invisible, un nuevo libro. Aquí en Zenda puedes continuar leyendo el principio, donde deja caer: «Esto no es un libro de autoayuda ni una autobiografía. Lo que estáis a punto de leer pretende ser un viaje compartido».