Inicio > Firmas > Romanzas y donaires > Cómo cargarse a Tolkien en 50 años

Cómo cargarse a Tolkien en 50 años

Cómo cargarse a Tolkien en 50 años

El Señor de los Anillos, esa cúspide de la fantasía moderna, ha ido transformándose a lo largo de los años. De hecho, la anécdota con la que hoy dan comienzo las Romanzas habla precisamente de cómo se transformó desde su propio génesis. Resulta que Tolkien había escrito ya El hobbit, un pequeño libro supuestamente escrito para niños —en concreto para su hijo— que gozaba de bastante éxito editorial. Es por ello por lo que el editor le reclamó una secuela, y el bueno de Tolkien no rechazó la oferta. Fue así como empezó a escribir la historia de Bingo, hijo de Bilbo, aunque este protagonista acabaría en la papelera por motivos de encaje, pues Bilbo no tenía mujer ni se esperaba que la tuviese. Entonces nacieron Frodo y su relato, cuya composición se alargó durante doce años. Tolkien transformó el tono, lo convirtió en algo más épico y, digamos, más adulto. E incluso transformó la distribución, pues El Señor de los Anillos estaba concebido como un solo libro, pero acabó siendo una trilogía, dicen, por la escasez de papel en la posguerra. Definitivamente un libro abocado a la metamorfosis.

"Pero el motivo de esta columna tiene que ver, precisamente, con lo que queda de Tolkien en las nuevas adaptaciones que llegan de su obra"

Este septiembre se ha celebrado el cincuenta aniversario de la muerte del gran autor británico, con la consiguiente edición de sus obras y algunos fastos curiosos como por ejemplo la celebración a cargo de la Sociedad Tolkien Española de dos jornadas dedicadas a su figura en la Universidad Complutense de Madrid los días 21 y 22 de septiembre, coincidiendo con los cumpleaños, precisamente, de Bilbo y Frodo. Pero el motivo de esta columna tiene que ver, precisamente, con lo que queda de Tolkien en las nuevas adaptaciones que llegan de su obra. Y no hablo sólo de la trilogía llevada al cine del propio Señor de los Anillos, que por cierto me parece magnífica; sino también de la posterior adaptación a la gran pantalla de El hobbit, ésta ya sí menos currada; de la serie recientemente emitida, que directamente se cisca en el mundo tolkieniano; por no hablar de los musicales y los cómics que de vez en cuando salen a las carteleras y a las estanterías.

"El mundo de Tolkien está abocado a la metamorfosis"

No me malinterpreten, estoy a favor de las adaptaciones, porque sin ellas no existirían ni Shakespeare, ni el Tenorio, ni los Beatles. Pero algo muere del autor original cuando se adaptan sus obras, y, en el caso de Tolkien, hasta llegar a enterrarlo en vergüenza. Porque las últimas versiones ya no es que se olviden de Tom Bombadil, hecho perfectamente salvable, es que directamente nada tienen que ver con aquel mundo épico y glorioso de JRRT. Se han cargado su línea argumental inventando nuevas épocas y nuevas razas, se han ciscado en sus lenguas y en sus costumbres, no siguen ni sus mapas ni sus cronologías históricas. No niego que sean entretenidas estas versiones, pero desde luego para lo único que utilizan a Tolkien es para atraer la atención de los millones de fanáticos que tiene por el globo. Decíamos al inicio que el mundo de Tolkien está abocado a la metamorfosis, y así es. Lo que este artículo se teme es que el producto final de ese cambio terminará siendo, como tantas cosas en este mundo moderno, pura y triste decadencia.

4.4/5 (311 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

21 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Raoul
Raoul
8 meses hace

¿Sin adaptaciones no existirían ni Shakespeare, ni el Tenorio, ni los Beatles? Toma burrada, como si no hubieran sobrevivido al paso del tiempo de no haberse ido adaptando a épocas diferentes. Macbeth seguiría siendo la gran obra que es aunque no la hubieran llevado al cine ni una sola vez, por ejemplo.

Coop
Coop
8 meses hace
Responder a  Raoul

Lo que el autor quiere decir, creo, es que Shakespeare se basó en adaptaciones para su obra. Como el Tenorio de Zorrilla, que es una adaptación, o las adaptaciones que su vez llevaron a cabo los Beatles.

Raoul
Raoul
8 meses hace
Responder a  Coop

Efectivamente, es probable que eso quisiera decir, y desde aquí mis disculpas por haberme embalado y no haber entendido algo, a fin de cuentas, tan sencillo. (Aunque, sin ánimo de justificarme, debo decir que algunas de las disparatadas reflexiones que le he leído a don Carlos últimamente me tenían un poco mosqueado, y quizá de ahí vinieron mi precipitación y mi incapacidad lectora.)

Guillermo
Guillermo
8 meses hace
Responder a  Raoul

Pero es que el propio Shakespeare y los Beatles hacen sus propias versiones y adaptaciones de argumentos ( cuentos) clásicos. Creo que a eso se refiere Carlos

Jhon Snow
Jhon Snow
8 meses hace

Tienes razón. Las adaptaciones creen que mejorarán lo original…en muy contadas ocasiones suced eso. P. Jackson y Cía por ej. Inventaron un idilio entre una elfa y un enano Fili , creo. En el Hobbit, una historia de ridícula y cursi que importa asomo estaba en la novela.

Ennio Contreras
Ennio Contreras
8 meses hace
Responder a  Jhon Snow

Buehh es una bobada pero en adaptaciones les debes ofrecer algo de romance también. Más por las chicas. En Interstellar ocurre similar con los hijos en otras más pues se puede hacer monotematica por decir.. lo que no puede pasar por alto es la cantidad de tiempo de estos inventos en las adaptaciones que el más distraído se percata que es relleno y que apesta al rato

Carlos Fernando Vázquez

Me encantó el artículo, sin duda Tokein marco nuestras vidas, hábitos, sueños y visiones del futuro 3434.

Jose Aranda
Jose Aranda
8 meses hace

Por aportar algo de claridad. Realmente la serie no puede hablar de los libros de El Señor de los anillos o El Hobit porque no tiene los derechos de autor sobre ellos, ni sobre sus personajes.

Los herederos de Tolkien, que en su momento vendieron los derechos de las películas, videojuegos, merchandising, etc, vieron un hueco en una serie que hablase del mundo Tolkien y se lo vendieron a Amazon.

Gonzo
Gonzo
8 meses hace
Responder a  Jose Aranda

De lo que no tienen los derechos es del Silmarilion. Amazon tiene los derechos sobre el señor de los anillos que incluye los apéndices. Toda esta serie se basa en una etapa que en los apendices se narra en dos páginas de ahí lo libre de todo. Los protohobbits si que son nombrados en los apendices pero claro sin definirlos. Solo dicen que eran nómadas antes de asentarse en la comarca.

Jos
Jos
8 meses hace
Responder a  Jose Aranda

No es cierto, sino todo lo contrario tienen los derechos de El señor de los anillos y de sus apéndices desconozco si lo tienen de Hobbit, y no los tienen ni del Silmarillion ni de los Cuentos Inconclusos. Así que hicieron la serie sobre la segunda edad solo esbozada en los apéndices para aprovechare del vacío temporal y así poder inventarse a su antojo y según ellos «justificadamente» una historia que nada tiene que ver con el universo de Tolkien, eso sí aprovechándose del tirón de los personajes y localizaciones tolkianas claro que por eso compraron esta licencia. Lo que tenían que haber hecho es una serie del Señor de los Anillos desde cero y poniendo todo lo que le faltó a la de Peter Jackson (Tom Bombadil, Saneamiento de la Comarca, Glorfindel…) pero claro los que estaban en el proyecto no daban la talla para intentar emular al gran Peter Jackson ni de lejos y harían un hazme reír peor de lo que han hecho solo por ver la comparación con la trilogía oficial. Eso pasa por poner a incompetentes, advenedizos, bisoños y novatos a cargo de estos críticos proyectos.

Jos
Jos
8 meses hace

Tiene toda la razón el autor. Está claro que las adaptaciones dan a conocer y modernizan los clásicos para bien, pocas veces, para mal más veces. Pero el capitalismo de esta sociedad hace que se comercie con todo tipo de ideas y literatura, unas clásicas, otras más modernas y muy pocas originales para conseguir el máximo rédito monetario. En el caso de Tolkien lo vemos claramente, toman (mejor dicho compran los derechos) de la archiconocida y exitosa obra de Tolkien, que además es literatura de muchísima calidad y sabiendo esto pues la adaptan a un tipo de público concreto para amasar millones. La diferencia es que Peter Jackson preparó con mucho mimo y respeto su adaptación durante unos cuantos años y el producto que consiguió fué una obra maestra del cine con ausencias notables como Tom Bombadil, Glorfindel, el saneamiento de la Comarca, etc pero el respeto al autor y a la esencia de su obra fué máximo y por eso los fanáticos tolkianos le hicimos la vista gorda a las ausencias, cambios de roles y licencias. Con el Hobbit pasó un gran percance, esta película iba a hacerla el genial Guillermo Del Toro pero a última hora lo dejó y le tuvieron que suplicar a Peter Jackson que terminara la película, no olvidemos que lo hizo por el amor al autor y a su obra y perfectamente se podría haber negado porque para él fué un absoluto quebradero de cabeza. Así pues el producto no fué tan bueno como lo hecho anterior y hubo de meter mucha paja, amoríos ficticios y relleno aventuril para hacer de un simple y pequeño libro de menos de 200 páginas una trilogía cinematográfica. Estoy con el autor que es de mucha peor calidad que la primera trilogía pero sigue conservando el respeto al autor y a su obra.
Tampoco hay que olvidarse de las películas de animación de finales de los 70 que también tratan con respeto la obra de Tolkien aunque no sean obras de arte, son entretenidas.
Otro lar es la serie de Amazon, los llamados anillos de poder, esta solo toma el buen nombre de la obra de Tolkien para hacer su multimillonario negocio, no es que no se respete ni tome prácticamente nada a parte de nombres de algunos personajes y localizaciones de la genial obra. Aquí lo burdo, lo soez, la ridiculez, la simpleza del guión e historia totalmente inventados, de unos personajes sin evolución totalmente planos desde el principio, la aburridísima y lenta trama, cada capítulo dura una hora y no pasa absolutamente nada en ese metraje. Personalmente no me ha gustado lo más mínimo y menos aún me ha entretenido, me ha aburrido tanto que casi la dejo de ver en el segundo capítulo. Es un insulto ver en qué han convertido a Galadriel, la verdadera villana de la serie, a Elrond, a los hobbits, convertidos en protohobbits como alegres nómadas (los hobbits eran de tres razas albos, pelosos y fuertes, así que los pelosos no son protohobbits ni nada parecido son solo una de las tres razas, sin más) entre otros. Las épicas batallas o las grandiosas localizaciones son pantomimas en sí mismas y dan risa (Númenor es solo una plaza, el puerto y el palacio, ni rastro del basto reino que es y todas las gentes del sur son solo una pequeña aldea de unos 50 aldeanos), una batalla de media centena de aldeanos contra otra media centena de orcos ayudados in extremis (ex machina) y casualmente por una veintena de numenoreanos venidos en la poderosa flota de 3 barcos de Númenor, que aparecen en el momento justo, casualidad muy casual. Toda la serie está llena de estas ridículas casualidades para que avance de forma artificial la aburrida trama, así que el azar más casual es lo que domina los acontecimientos, fascinante, es como jugar una vez a la lotería y tocarte 15 veces seguidas. Y esto es lo peor de esta serie que no se sabe en qué se han gastado los millones que dicen que vale siendo la más cara de la historia palideciendo las minúsculas y casuales batallas de ella en comparación con la del Abismo de Helm o los Campos del Pelennor. Parece que han dejado las riendas de la trama a simples aficionados. Pero aficionados que no han sabido o querido respetar al autor porque da la sensación que desconocen su obra, llenándola de guiños a la fé de los mormones, fé que asualmente profesan los dos guionistas de cabecera (otra casualidad más), muy absurdo todo la verdad. Y este bodrio y este insulto dicen que va a seguir durante 4 temporadas más a fondo perdido, bufff lo que nos espera por ver. Mi sensación es que esta serie es muy muy muy mala sobretodo en la trama y el guión, llena de diálogos grandilocuentes que no dicen nada y que solo quieren mostrar tensión. Ni como serie inventada es divertida y menos aún con esa falta de respeto al autor original. El mercadeo sin respeto con el nombre de Tolkien espero que les salga rana. Eso sí la sacaron después de morir Christopher Tolkien porque sino igual le hubiera dado un parraque al bueno del hombre al que tanto le debemos el defender y sacar a la luz libros que su padre guardó en un cajón por su eterna falta de tiempo para poderlos acabar, cosa que el nieto de Tolkien ni cuida y le da igual que alguien falte el respeto a la obra de su abuelo.

Josky
Josky
8 meses hace

Que le parezcan «magníficas» las adaptaciones cinematográficas me hace reír, semejante basura adornada de efectos especiales no merecen ni llevar el nombre de tan magnífica obra. Si Tolkien levantara la cabeza…la volvería a agachar horrorizado.

Sosi
Sosi
8 meses hace

Como escribir un montón de palabras y no decir nada, bien ganado el sueldo

Rdmd
8 meses hace

Se están cargando los clásicos, basta de meter negros, blancos, mujeres, transexuales y demás donde no corresponde, con estas transgresiones están matando las adaptaciones que se hacen para la pantalla, pero la culpa la tienen las compañías que se subieron al carro de la cultura woke, como Netflix y en su busca de mayores ingresos lo que se les ocurrió fue subida de suscripción, peor servicio y prohibición de hacer lo que quieras con la suscripción que pagas, en vez de dejarse de mierdas y crear contenido de calidad, pues historias como las de jrrt están creadas y a nivel audiovisual solo cuatro libros llevados y si fuera el caso de tener que inventar historias, hacerlas con calidad,pues hay tema para rato y pensemos que buenos guionistas.

Juan
Juan
8 meses hace

«Quincuagésimo». Por favor, duele la retina al leer «cincuenta aniversario».

Javier
Javier
8 meses hace
Responder a  Juan

Ya. Prueba a llamar por megafonía al bicentésimo quincuagésimo noveno pasajero de una lista, en vez de al número 259, y luego nos cuentas.

Ivan Ribalta
Ivan Ribalta
8 meses hace

No podría estar más de acuerdo con el autor. Con cada adaptación parece que vamos perdiendo un poco más de Tolkien.

Grati
Grati
8 meses hace

El Señor de los Anillos , como El Quijote o Macbeth ya firman parte del patrimonio cultural de millones de personas alrededor del mundo.

Cualquier aproximación que no sea respetuosa con esta cualidad, siempre nos parecerá una burla.

Y, como como en la supuesta representación de El Rey Lear que tiene lugar en Huckelberry Finn, pediremos brea y plumas para los perpetradores.

Serkeros
Serkeros
8 meses hace

Lo de su hija es una relativa visión no totalmente apegada a los hechos, a conveniencia de como sus opositores políticos (posibles asesinos del poeta) lo quisieron divulgar durante y después de la dictadura. Aprovechando el mal visionado feminista de una periodista de los países bajos que visitando Chile solo se quedó en recoger las visiones de dicho sector político (Hagar Peeters).

Lo cierto es que los testimonios de los cercanos de Neruda de la época hablan de lo muy ilusionado que el poeta estaba con el nacimiento de la hija, de como el la mostraba a sus íntimos amigos con amor y orgullo y de cómo al tiempo de saber si enfermedad esto le afecto a un nivel supremo. En esos testimonios se entiende la desilusión de Neruda en lo ocurrido con la niña, según escribiría su amigo Vicente Alexandre , a quien Neruda ya sabiendo de la enfermedad de la niña (no aceptando que fuera eso) le dice «Ven Vicente, ven! Mira que maravilla. Mi niña, lo más bonito del mundo». Viendo su amigo que la niña ya presentaba la deformidad de la hidrocefalia.

Por otra parte el abandono no fue tal, la madre de la niña no quizo emigrar a chile cuando estalló la guerra civil española. el poeta se lo propuso y ella eligió irse a Holanda con su hija luego Neruda, al separarse de ella, se preocupó de que al trasladarse a La Haya su mujer tuviera de inmediato un trabajo en la embajada republicana de España en Holanda. Según parece, ella siguió trabajando en la embajada de la España franquista después de 1939 y de la invasión.. Neruda al no poder viajar debido al estallido de la segunda guerra mundial le enviaba dinero por medio del consulado y de forma secreta ya que como el era miembro del PC no era bueno que se supiera de esos envíos de dinero que si llevaban su nombre podrían ser requisados… Cierto es que la desilusión de Neruda fue enorme, al principio hablaba en cartas a sus amigos de la maravilla de tener un hijo, al nacer, también estaba ilusionado .. Al parecer, al comienzo Lamentablemente la desilusión luego al tiempo de comprender la enfermedad que tenía la niña lo llevaron a una desilusión y depresión y lo escribiría en una carta a su amiga Sara Tornú dando la descripción de que la niña era como un punto y coma, por su apariencia por hidrocefalia.

Entonces ahí es dónde muchos se toman de esa carta que muchos mencionan la carta donde la describe con dolor y la nombra de manera ‘monstruosa’ , pero sacando de contexto todo el sentido de esa carta , y lo usan para decir que el la despreciaba y describió como algo horrendo, lo cual no era en ese sentido y más bien venía del dolor y de no poder hacer nada así se puede leer en el resto de la música a su gran amiga, en dónde dice: «había que darle con sonda, con cucharita, con inyecciones, y pasábamos las noches enteras, el día entero, la semana, sin dormir. Aquella cosa pequeñilla sufría horriblemente, de una hemorragia que le había salido en el cerebro al nacer.Pero alégrate, Rubia Sara, porque toda va bien; la chica comenzó a mamar y los médicos me frecuentan menos…»

Siempre los contextos hay que conocerlos y entenderlos en el momento y en el dolor de quién los vivió.

J Zamorano
J Zamorano
8 meses hace

Lo que pasa es que todo ese producto está concebido para el público en general, no para los fans de Tolkien, la fidelidad al autor es irrelevante.

Pentamaster
Pentamaster
8 meses hace

Menos mal que se reconoce juntalettas, por que es lo que ha hecho.