Inicio > Actualidad > Noticias > Delfín Fernández (Los Salvajes): «Vivimos la psicodelia, la época hippie y hasta la canción protesta»

Delfín Fernández (Los Salvajes): «Vivimos la psicodelia, la época hippie y hasta la canción protesta»

Delfín Fernández (Los Salvajes): «Vivimos la psicodelia, la época hippie y hasta la canción protesta»

Es la edad: Tocando los tambores con Los Salvajes es el título del libro escrito por Delfín Fernández, batería del grupo barcelonés que en la década de los 60 abrió el espectro musical, la manera de grabar y hasta de vestir de una juventud que por primera vez miraba más allá de las fronteras patrias. La obra ha sido publicada por el sello leonés Chelsea Ediciones, la editorial del músico Alex Díez —Alex Cooper—.

Los Salvajes fueron uno de los grupos precursores de lo que luego se denominaría el garage rock, y el mejor ejemplo español de sonido «stoniano» en los años 60 hasta el punto de que los llamaban los Rolling Stones españoles. Fernández, que empezó a tocar en la banda con apenas 14 años, compartió la efervescencia de una Barcelona que vivía una época dorada de la música en la que Los Sírex, Los Mustang y Los Cheyenes marcaban el ritmo en una sana competencia con grupos madrileños como Los Brincos, Los Bravos o Los Pekenikes. Pero Los Salvajes fueron algo más, como demuestra que con el paso del tiempo, y quizás sin tener en su repertorio tantos hits como sus contemporáneos, se hayan convertido para muchos en un auténtico grupo de culto.

Delfín Fernández narra en el libro cronológicamente vivencias, recuerdos y anécdotas de una manera muy directa, que ilustra con más de 100 imágenes de aquella época, junto a programas musicales y portadas de discos. «La elaboración del libro fue como meterse en un túnel del tiempo, buceando en mis archivos personales y los del propio Alex para confeccionar una historia en la que se refleja una historia viva de la juventud y la música de aquella época», ha explicado en declaraciones a Efe Delfín Fernández. El libro también cuenta con imágenes de Horacio Seguí, el que entonces fuera fotógrafo cabecera de la banda, que también lo era del Barça de los años 60, y cuyo material se encuentra cedido en el Archivo Nacional de Cataluña.

Desde 1962 hasta 1970, año de la primera disolución de la banda, el sonido de Los Salvajes se reinventó, siendo los primeros en traer la moda beat y hasta el sonido de guitarras a través de los míticos amplificadores españoles Sinmarc (Sin marca), de los que fueron los primeros y mejores promotores.

Fernández ha recordado cómo con 14 años empezó a tocar en la banda «pasando de tener pantalones cortos a vivir el mundo del rock y la música. A los conciertos venían grupos de todo Barcelona para ver como tocábamos». «Todo se vivía muy rápido, absorbíamos todo. En pocos años pasamos por el rock, el beat, vivimos la psicodelia, la época hippie y hasta la canción protesta», apunta con nostalgia el veterano batería.

Con los Rolling Stones, The Who y The Kinks como referencias musicales, Los Salvajes se hicieron muy conocidos por sus versiones en español de los Rolling, además de sus temas propios, a lo que también ayudaron sus aplaudidas actuaciones en aquella televisión en blanco y negro que los dio a conocer en todo el país.

«En aquella época había dos frentes: o eras de los Beatles o de los Rolling, y nosotros, tras nuestra estancia en Alemania, nos decantamos por el rock de Jagger y compañía», ha apuntado. Tanto es así que muchos jóvenes de aquella época conocieron antes las versiones de Los Salvajes que a los propios Rolling Stones. Un ejemplo de esta situación fue el éxito de la versión de «Paint It Black» de los Stones que el grupo catalán hizo en español con el título de «Todo negro». «En conciertos por Cataluña se nos acercaba gente y nos decían que un grupo inglés nos había copiado la canción», ha explicado entre risas Fernández, quien ha destacado que es una imagen de la España de aquel tiempo, en la que había dificultades para conocer lo que venía de fuera.

Precisamente, su viaje de seis meses a Alemania con un contrato para tocar fue el que marcó el discurrir musical de Los Salvajes, tocando con otros grupos y conociendo nuevos sonidos de la música británica. «Aquella gira se vendió como un éxito, pero la verdad es hubo de todo, con días que no teníamos nada que echarnos al estómago e incluso otro día tuvimos que tocar durante 10 horas seguidas porque nos obligaba el contrato y no se presentó el otro grupo», ha agregado.

4.8/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)