Inicio > Actualidad > Barcelona, una ciudad intensamente literaria

Barcelona, una ciudad intensamente literaria

Barcelona, una ciudad intensamente literaria

Cuando algo se organiza con cariño, ganas y mucha experiencia, sale bien. He tenido la suerte de estar invitada a Edita Barcelona 2017, en su segundo año, donde, en todo momento, la voluntad ha sido la de aunar ideas sobre el presente y el futuro del mundo editorial. Tres jornadas cobijadas bajo el sugerente título de “Viaje a 2030”. Ya hay fecha para 2018: otras tres jornadas durante los días 4, 5 y 6 de julio. Este encuentro de debate sobre los grandes retos, oportunidades y problemas del mundo del libro y de la edición actual, ha aportado una visión no sólo territorial sino internacional, porque el libro lo es, y un libro puede y debería tener vida más allá de su país de nacimiento. ¿Por qué en Barcelona? Porque es innegable que Barcelona es la capital editorial internacional en lengua española y en catalán y una de las ciudades de referencia mundial en el sector de la edición.

El Foro Edita, organizado por el Gremi d ´Editors de Catalunya y por la Universidad Pompeu Fabra a través de su Máster en Edición de la UPF Barcelona School of Management, ha contado también con el patrocinio del Ayuntamiento de Barcelona, y la colaboración de la  Associació de Editors en Llengua Catalana; CEDRO; el Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya; el Ministerio de Educación, Cultura y deporte, y la Federación de Gremios de Editores de España. También ha contado desde el principio con tres coeditores de renombre: Javier Aparicio Maydeu, creador y director del Máster en Edición de la UPF Barcelona School of Management, y crítico de Babelia (El País), por destacar algunos aspectos de su trayectoria profesional; Sergio Vila-Sanjuán, responsable del suplemento Culturas de La Vanguardia, especialista en temas literarios y editoriales y escritor (su última novela es El informe Casabona, editorial Destino), y Patrici Tixis, Presidente del Gremi d´Editors de Catalunya.

"Emotivo, quijotesco (habló del viaje de Don Quijote a Barcelona) y con una gran dosis de humor, en su tónica habitual, fue el discurso inaugural del genial escritor barcelonés, Eduardo Mendoza, Premio Cervantes 2017."

Lo fundamental de este Foro ha sido el intercambio de ideas, el debate sobre los principales retos y la necesidad de ponernos todos al día (periodistas, libreros, editores, docentes…) sobre los cambios que está viviendo el sector editorial, especialmente en el terreno digital. Las nuevas formas de lectura y de distribución son algunos de los aspectos que se han tratado a lo largo de estas tres jornadas. El Foro arrancó con unas palabras del teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, y la presentación estuvo a cargo de Patrici Tixis, que se preguntó, y a todos nos hizo reflexionar, sobre el futuro de la piratería y cuáles serán las nuevas tecnologías que sin duda aportarán nuevas oportunidades en el mundo editorial. “Barcelona”, manifestó, “es una ciudad intensamente literaria”.

Emotivo, quijotesco (habló del viaje de Don Quijote a Barcelona) y con una gran dosis de humor, en su tónica habitual, fue el discurso inaugural del genial escritor barcelonés, Eduardo Mendoza, Premio Cervantes 2017, cuyo título fue “Una vida con editores”, en el que destacó su personal buena sintonía con ellos, para añadir que “no existe lucha de clases entre editores y escritores.” Su discurso fue un elogio a la profesión de editor, “gracias a la cual, se ha logrado que las grandes obras de la literatura universal lleguen a todos. Y añadió: “El escritor, escribe, el editor hace libros”. Mendoza contó varias anécdotas personales como la de su primer Sant Jordi, en plena Transición, cuando un editor se interpuso entre él y una pelota de goma lanzada por la policía tras una manifestación.

La presentación de todas las mesas redondas que han transcurrido en los días posteriores a esta inauguración oficial, ha estado a cargo del escritor Toni Iturbe con una larguísima trayectoria en el mundo cultural y ganador del Premio Biblioteca Breve 2017 con su novela  A cielo abierto (Seix Barral).

"El joven youtuber Sebas confesó que desde muy pequeño quiso ser un divulgador literario y que las familias tienen que predicar con el ejemplo."

La primera mesa redonda trató sobre la lectura en los niños. Con el título “Tengo 12 años y he dejado de leer”, la editora y escritora Iolanda Batallé (editoriales Rata y Catedral), el youtuber Sebas G. Moret, la editora y escritora Gemma Lienas y Care Santos, Premio Nadal 2017 con Media Vida (Destino), hablaron sobre esa edad difícil en la que, rodeados de otras distracciones y dispositivos, los niños pueden dejar de leer. La mayoría suele ser temporalmente y en cualquier caso, todos los ponentes estaban de acuerdo en que lo fundamental es animar, seducir, aconsejar, motivar, pero jamás imponer la lectura, y que el formato y el soporte en el que se lea es lo de menos. Da igual que lo hagan desde un teléfono móvil, si leen. Batallé recalcó que hay que tener respeto por las malas novelas: “Ser un buen lector es reconocer las novelas malas.” Lienas contó que llevaba a sus nietos de vez en cuando a una librería “para que elijan lo que quieran”, y Care Santos, que conoce muy bien al lector de esa edad, porque asiste a charlas en institutos, dijo que su “fórmula familiar es la del domingo, tumbada junto a sus tres hijos en la cama, todos leyendo lo que quieren, y contándonoslo luego; el que habla, es expulsado un rato de la cama hasta que puede volver a leer. El libro que necesitas leer, existe. Se lee para ser feliz”, añadió Care Santos y todos estuvieron de acuerdo. El joven youtuber Sebas confesó que desde muy pequeño quiso ser un divulgador literario y que las familias tienen que predicar con el ejemplo. “La Literatura está hecha para disfrutar”, recordó. Sebas empezó a leer con la saga de Harry Potter y ahora llega a miles y miles de jóvenes con sus recomendaciones. Un papel impensable hace años. Se mencionó también el papel divulgativo y educativo de las escuelas y lo beneficioso o perjudicial de ciertas lecturas obligatorias. Batallé opinó que “la imposición es perjudicial y que los jóvenes leen muchísimo y que a partir de los doce años, los que son lectores, lo son de verdad”. Lo malo”, continuó diciendo, “son los que no son lectores. A esos hay que seducirlos”. Sin embargo, tanto Toni Iturbe como Care Santos estaban a favor de las lecturas obligatorias del colegio, aunque Santos apostilló que habría que orientar esas lecturas.

"Marcos Chicot, finalista del último Premio Planeta, considera que la función de un best seller es entretener y enseñar, y que para vender mucho “es fundamental el boca a boca y que la novela esté disponible."

Una de las mesas esperadas por el público fue la que trataba sobre la relación Editor/Autor. Participaban Javier Cercas, autor de la novela Soldados de Salamina que le catapultó al éxito, Anatomía de un instante, y la reciente El monarca de las sombras, y Daniel Fernández, editor desde hace veinte años de Edhasa y presidente de la Federación de Gremios de Editores de España. Cercas contó que, viviendo él en Estados Unidos y teniendo publicado un primer libro, su madre vio unos papeles en los que se anunciaba un premio literario. Aunque al principio se enfadó con ella, luego se alegró al saberse ganador de aquel premio dotado con un millón de pesetas. Con el dinero del premio se compró un ordenador porque, recalcó, “yo no sé nada de edición, yo sólo sé escribir”. Aclaró, con mucha razón, que una cosa es la literatura y otra la industria editorial, y contó sin tapujos y con una gran dosis de humor, que su relación con los editores siempre había sido buena, porque lo malo no iba a contarlo en ese momento.  Surgió en este debate y en mesas posteriores el tema del origen de un best seller cuya fórmula mágica todos coincidieron en que no existe aunque se habló de tendencias. Javier Cercas añadió que nadie sabe lo que se venderá bien porque “es una coincidencia azarosa entre las obsesiones privadas del escritor y las necesidades públicas de la sociedad en ese momento”.

En una mesa posterior que trataba sobre “Por qué vende un libro que vende”, nadie tenía la fórmula. Juan Cerezo (director editorial de Tusquets) seguía en parte sorprendido por el éxito de Patria porque, aunque él creyó en esta novela, “trata sobre el terrorismo vasco y eso, tal vez, no iba a interesar a demasiada gente, y además porque son 660 páginas y nueve personajes impactantes, todo contado con tal maestría que el libro ha dejado a la gente sin respiración y les ha conmovido las entrañas”. Marcos  Chicot, finalista del último Premio Planeta, considera que la función de un best seller “es entretener y enseñar”, y que para vender mucho “es fundamental el boca a boca y que la novela esté disponible; el impulso promocional es un tercer punto importante”. Nuria Tey (directora editorial de Penguin Random House Grupo editorial) tampoco tenía la fórmula pese a sus grandes éxitos como Idelfonso Falcones, Ken Follett, Albert Espinosa, Marie Kondo… “Los ciclos de género vienen y van”, manifestó. O  como dijo en otra mesa Elena Ramírez, editora de Seix Barral y del departamento de Ficción Internacional del Grupo Planeta: “Parte de la clave está en saber apostar por lo que aún no ha sido un impacto, pero será tendencia. Esa es la verdadera función del editor”.

"Este Edita Barcelona ha sido un congreso entre amigos y colegas que viajan en el mismo barco y luchan contra la piratería, a favor del fomento de la lectura y el amor por los libros y las buenas historias."

Ninguno de los ponentes se olvidó de que el eslabón más importante de toda esta gran cadena del libro, es el factor humano. El libro genera sentimientos y reacciones. Por eso, tal vez James Daunt, el librero y artífice de reflotar Waterstones, la cadena de 275 librerías en el Reino Unido e Irlanda, opinó que una convivencia entre las librerías y Amazon es posible, porque Amazon nunca podrá competir con nuestra conexión personal con el lector. Daunt compartió charla con Antonio Ramírez, cofundador de la cadena de librerías La Central, con el holandés Maarten Asscher, de la librería-editorial independiente Athenaeum Boekhandel de Ámsterdam, y con Nicolas Vivès, de Ombres Blanches, de Toulouse. En Gran Bretaña, según Daunt, el apoyo público a la cultura es un desastre y admite que tuvo que despedir a la mitad de sus directores en Waterstones pero que a día de hoy, las devoluciones de libros han bajado  del 25% al 4% (En España son del 30,1 %).

La relación entre el cine y la literatura también se trató en otra de las mesas redondas. Participaron Agustín Díaz Yanes, guionista, director de cine y escritor; Mikel Lejarza, presidente de Atresmedia Cine, y Xavier Marcé, economista y gestor cultural. Arrancó Díaz Yanes, comentando entre bromas, que “hay cantidad de fans que te odian a muerte porque has tergiversado sus sueños. Y lo más importante es que hay que estar de acuerdo con el autor”. Lejarza habló de los diferentes lenguajes y de que “el cine y la literatura comparten el afán por contar historias, pero son dos industrias diferentes”.

Este Edita Barcelona ha sido un congreso entre amigos y colegas que viajan en el mismo barco y luchan contra la piratería, a favor del fomento de la lectura y el amor por los libros y las buenas historias, sentimientos y deseos compartidos por todos.

Sin duda Edita Barcelona es ya augurio de un gran futuro. Mi enhorabuena por los esfuerzos realizados.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)