Inicio > Actualidad > Desde la ventana > El hospitalario balcón
El hospitalario balcón

Hay historias contemporáneas que superan la tinta de antaños Shakespeares.

Mi Romeo. Así me llama mi madre desde que empecé a escaparme, sin que ningún normativo Capuleto me encontrara, a visitar su balcón.

Poesía de mascarilla. Una relación más que aprobada por nuestras familias. Una adaptación real, sin dramaturgias y con más feliz final. 54 días de retos a espada entre la felicidad y la tristeza. 54 noches en ese torreón de bandera y cruz roja. Pero para fortalezas, la suya. La de mi madre.

Sigamos escribiendo capítulos sin finales. Este veneno que nunca quisimos beber, jamás acabará con nosotros.

5/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)