Inicio > Actualidad > El Marqués de Santillana en el Retablo de los Ángeles

El Marqués de Santillana en el Retablo de los Ángeles

El Marqués de Santillana en el Retablo de los Ángeles

Dentro del ciclo de conferencias “Domingos en El Prado” la Fundación Amigos del Museo del Prado organizó, junto con la Asociación de Escritores con la Historia, la conferencia “El Marqués de Santillana en el retablo de los Gozos de Santa María”. La ponencia corrió a cargo de Almudena de Arteaga, descendiente directa del Marqués, y autora del libro El Marqués de Santillana: Una novela más allá de la historia.

El presidente de la Fundación, Carlos Zurita, presentó a Almudena de Arteaga, quien agradeció a la Fundación y a la Asociación de Escritores con la Historia la oportunidad de hablar en la mejor pinacoteca del mundo de un retablo muy querido, que además es patrimonio familiar, expuesto al público en la sala cincuenta y siete del Museo. Arteaga aprovechó la oportunidad para anunciar que ella y su hermano habían tomado la resolución de prorrogar diez años más el acuerdo de cesión al museo, decisión —la de que el retablo debía estar expuesto al público— que en su día tomó su padre.

"Su primera educación corrió a cargo de su abuela, quien le inculca el gusto por las artes: literatura, pintura, escultura... sin olvidar la música"

Don Íñigo López de Mendoza —primer Marqués de Santillana, primer conde del Real de Manzanares, décimo primer señor de Mendoza, tercer señor de Hita y tercer señor de Buitrago, almirante de Castilla, cuyos dominios se encontraban cerca del Cantábrico, en las Asturias de Santillana y en las tierras de Liébana, según es descrito en Los claros varones de Castilla, de Hernando del Pulgar—, fue un militar y hombre estudioso, caballero esforzado con afición por las armas y las letras. Se puede considerar uno de los primeros humanistas, un adelantado al Renacimiento. El retablo de los Gozos de Santa María se pintó estando vivos el Marqués y su esposa Catalina, y los retratos de ambos, vestidos a la moda borgoñona, son fiel reflejo de cómo eran.

Almudena de Arteaga

Don Íñigo López de Mendoza quedó huérfano siendo muy niño; su madre, Leonor, tuvo que luchar y pleitear mucho por sus derechos, que siempre consiguió ganar. Su primera educación corrió a cargo de su abuela, quien le inculca el gusto por las artes: literatura, pintura, escultura… sin olvidar la música. Cuando su abuela no puede enseñarle más, encomienda su formación a Gutiérrez Gómez de Toledo, en calidad de tutor, con el encargo de que continúe estudiando y cultivándose. Con el paso del tiempo se convierte en el primer poeta castellano que introduce la lengua provenzal adaptándola a los sonetos, escribiendo durante su vida una gran obra literaria: El doctrinal de los privados, Las coplas al infierno de los enamorados, La comedieta de Ponza, y al final de su vida Los gozos de Santa María. De joven se une a los partidarios del rey de Aragón, Fernando de Antequera, cuya corte se podía considerar la más culta de la Península. En los tiempos convulsos que le tocó vivir hubo muchas pujas por el poder, termina abandonando al rey aragonés y se une al rey de Castilla. Por su valeroso comportamiento en la batalla de Olmedo, en 1445, contra los infantes de Aragón, recibe el reconocimiento del rey Juan II, que le nombra Marqués de Santillana.

"Jorge Inglés es un pintor del que se conoce muy poco. Posiblemente se forjó en un taller flamenco, ya que en su pintura se observa que cuida mucho los detalles y añade elementos pictóricos nuevos"

En 1455 encarga al pintor Jorge Inglés la ejecución de un retablo —que se caracteriza porque tiene mucha literatura escrita en la pintura—, al que en principio llamó de los Ángeles, porque en la parte superior tiene trece ángeles que sujetan los trece gozos que escribió dedicados a la Virgen. Al morir el Marqués, en su testamento encarga a su hijo que construya en Buitrago un convento y un hospital de peregrinos, en cuya iglesia debe colocarse el retablo, el cual a lo largo de los años pasa por distintos emplazamientos y llega a sufrir expolios, posiblemente en la época de la invasión napoleónica. La Virgen central también fue expoliada y a principios del siglo XX es repuesta por una similar, pero al llegar al taller del Museo, los conservadores la sustituyen por una talla más en consonancia con el retablo, que es la que en estos momentos se puede contemplar. Otra característica es que en la peghiera (oración) están cuatro padres de la iglesia: San Gregorio, San Jerónimo San Agustín y San Ambrosio. Jorge Inglés es un pintor del que se conoce muy poco. Posiblemente se forjó en un taller flamenco, ya que en su pintura se observa que cuida mucho los detalles y añade elementos pictóricos nuevos.

Almudena de Arteaga anunció que en otoño se inaugurará en el museo una exposición sobre el marqués de Santillana con el título “Entre Flandes e Italia: Pintura y libros del Marqués de Santillana”, y en la que el retablo será el punto central. “El retablo lo tiene todo. Don Íñigo quiso hacer de la pintura literatura, y de la literatura pintura”, terminó diciendo Almudena de Arteaga.

—————————————

Autora: Almudena de Arteaga. Título: El Marqués de Santillana: Una novela más allá de la historia. Editorial: Ediciones Martínez Roca. Venta: Todos tus libros.

5/5 (2 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios