Inicio > Libros > Poesía > El sueño de un poeta, de Eugen Jebeleanu

El sueño de un poeta, de Eugen Jebeleanu

El sueño de un poeta, de Eugen Jebeleanu

Su poesía denunció los crímenes del nazismo y el bombardeo de Hiroshima, como en este poema: El sueño de un poeta, de Eugen Jebeleanu.

El sueño de un poeta, de Eugen Jebeleanu

A la memoria del poeta Sankitshi Togue
víctima del bombardeo de Hiroshima.

(Abarcando con la mirada las montañas de Japón,
el poeta habla consigo mismo)

Estas montañas son de sílex,
sus frentes desafían
por millones de años, terremotos,
áspera tiara indiferente
que despedaza las nubes.
Nadie puede
dar otro rostro
al sílex, a las rocas, al granito,
transformarlos.
La montaña permanece montaña
(el terremoto puede cambiar sólo la base)
encerrada en sus fronteras,
con una fuerza igual, por siempre,
inacabada.
Mira y llama, si no crees en todo esto,
si no crees en la constancia
de la Montaña,
llama de una vez,
con la voz más grande,
del más extenso de los valles,
con la trompeta más profunda de los valles…
si no crees lo que te digo,
grita de una vez, (a ver, intenta),
grita de una vez, con todos los pulmones de los ecos,
llama de una vez cuán fuerte puedas
desde todos los clarines de las sombras
de los precipicios,
grita de una vez, ¡ay!, llama,
a ver si puedes despertar
al menos por un segundo
al Cíclope,
al cíclope de piedra
de la montaña…
procura
¡ruge…!

-Silencio, que grito:
¡Eh, Fujiyama…!

(Ecos… ecos…
las rocas me devuelven,
indiferentes,
los anillos de la voz…)

Sin novio,
en la luz.
la montaña continúa impasible,
idéntica a sí misma,
eternamente igual, anciana
y sin embargo eternamente joven
con crines de cascadas,
con crines de nieves desbordantes
sobre las espaldas…
¡Salud, impavidez de piedra!
Así te quedarás por siempre
con la misma confianza en la vida del hombre.
Puedes tú derrumbarte, Fujiyama.,
pero no cambiar…
La piedra permanece piedra.

Traducción de Manuel Serrano Pérez

4.8/5 (6 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)