Inicio > Firmas > Romanzas y donaires > Guerra civil gordofóbica

Guerra civil gordofóbica

Guerra civil gordofóbica

La escena que abre hoy las Romanzas se hizo viral unos cuantos días ha. Tiene lugar en el salón de actos de la FNAC, se trata de la presentación de un libro, cuyo título desconozco, y por ende desconozco también el nombre de la autora. Lo que es viral es un fragmento de vídeo de aproximadamente diez segundos, ese lapso fugaz clásico en TikTok. El caso es que hay revuelo en la sala, parece que algo ocurre en el turno de preguntas y respuestas. De pronto, la autora, aparentemente enfadada, se dirige al chico que emitió la pregunta inicial. Dices que quieres combatir la obesidad, ¿qué solución nos das tú? A lo que el hombre del público responde: dieta estricta y ejercicio. Y ahí se monta el vodevil. Todo el público jalea, las hordas claman justicia. La autora pide por favor que los muchachos de seguridad saquen al tipo de la sala pronto, no sin antes emitir un claro: ¡A tomar por culo! El espacio, que se llama Cultura FNAC, estalla. Ya no hay ni espacio ni para los libros, ni para la cultura, ni para FNAC. Sólo odio y autoritarismo. Ahí, en medio de la creciente crispación, se acaba el vídeo.

"Nos están educando políticamente para vivir en el conflicto"

No voy a entrar en la cuestión de la obesidad, la gordofobia y todo este asunto. Puedo empatizar con el hecho de que haya determinadas fisionomías por cuya naturaleza tienen imposible ajustarse al canon de belleza, ni siquiera con la dieta más estricta del mundo, ni siquiera con miles de horas de ejercicio a sus espaldas. Ahora bien, con lo que no empatizo nada es con el hecho de que decenas de personas que por temática colonizan un acto se sirvan de su mayoría para amedrentar al que piensa distinto. ¿Y saben qué es lo peor? Que hubiera sucedido lo mismo si el evento se hubiese desarrollado en términos contrarios. Es decir, si el evento lo hubiesen copado, qué se yo, expertos en fitness, y alguien hubiese defendido el compromiso con quienes tienen dificultades para seguir con éxito un plan de ejercicio físico, a ese alguien lo hubiesen lapidado con la misma saña. ¿El motivo? Fácil: nos están educando políticamente para vivir en el conflicto.

"Han enfrentado a gordos con flacos, a feministas de nuevo cuño con feministas de viejo cuño, a trabajadores de granja con consumidores de carne"

Eso que los horteras han llamado nueva política consiste básicamente en eso: en demostrar que tú, como ciudadano que respira y vota, tienes derecho a enfrentarte a cualquiera; al contrario de lo que promovía el espíritu del 78, esto es, contrario al espíritu de concordia que se instauró en el país tras cuarenta años de infame dictadura, cuyo derecho se basaba en el respeto a quien pensaba distinto. Han enfrentado a gordos con flacos, a feministas de nuevo cuño con feministas de viejo cuño, a trabajadores de granja con consumidores de carne, a inquilinos con caseros, a seres que menstrúan con los que no lo hacen, a filólogos con el lenguaje, a animalistas con amantes de los animales, a tíos de izquierdas con tíos de izquierdas, a víctimas con causas, y así ad infinitum. Por tanto, disfruten en las votaciones que se llevarán a cabo dentro de un mes, y, cuando brinden con el vinito que todo el mundo se toma después de introducir el sobre en la urna, háganlo por este mundo que nos ha quedado. Un mundo guerracivilista en el que, por lo visto cada cuatro años, da gusto vivir.

4.5/5 (120 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

5 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Raoul
Raoul
11 meses hace

Riguroso artículo de opinión a partir de un fragmento de diez segundos de un vídeo aparecido nada menos que en TikTok (fuente fidedigna donde las haya), sin conocer siquiera el libro que se presentaba ni a su autora. Periodismo del bueno. A ver si todo va a ser un bulo, como lo de la censura de La vida de Brian, y las reflexiones de don Carlos (que, por otro lado, tampoco son disparatadas), se van de nuevo al traste por lanzarse a sentenciar a partir de lo primero que llega a sus oídos. Con amigos así, determinadas causas no necesitan enemigos.

Raoul
Raoul
11 meses hace

Mis disculpas: vuelvo a comentar para sugerir la lectura del texto que aparece a continuación, el de Jorge Fernández Díaz, como ejemplo de artículo periodístico en el que se reflexiona con seriedad, rigor, claridad expositiva, mucho conocimiento de causa (y da la impresión que de la vida en general) y un estilo que calificaría de brillante sobre asuntos actuales y a la vez eternos, dejando la puerta abierta a posibles debates. Periodismo del bueno, dicho aquí sin ironía alguna.

Ricarrob
Ricarrob
11 meses hace

… todo ello promovido, introyectado y jaleado por el poder, desde el poder y con los relatos fabricados por el poder. Ingeniería social llevada hasta el último extremo. Divide y vencerás, viejo adagio, vieja máxima, viejo el mundo todo él… a pesar de la tan cacareada IA.

Marieta
Marieta
11 meses hace

No, no y no. Hacer un artículo de opinión basándote en 10 segundos de video sin interesarte ni en qué libro era, ni en quién era la autora, ni tampoco en buscar la grabación completa es simplemente vergonzoso. La escena completa está en redes, no es difícil encontrarla.

Ve, búscala y después hablamos.

El de la dieta estricta y ejercicio entró al turno de preguntas de una forma muy agresiva, sin querer escuchar en ningún momento a las respuestas que le daba la autora, causando mucho malestar con sus prejuicios a las personas que estaban en la sala y aún así todos consiguieron mantener la educación y la compostura en todo momento mientras el individuo en cuestión seguía con su discurso (porque a eso iba, a soltar un discurso). Tras unas cuantas preguntas a cada cuál más malvadas, con ánimo claro de molestar y sin escuchar ni un solo momento lo que la autora le estaba contestando, ahí llega el vídeo de 10 segundos al que te refieres y es el momento en que tanto la autora como todos los presentes no pueden evitar gestos de frustración. Porque si, eso que en esos 10 segundos pudieran parecer burla y desprecio al que hablaba, eran en realidad gestos de «es que ya no puedo más» tanto de la autora, como del profesional de la Salud que la acompañaba como del público.

Cuando escribimos un artículo de opinión tenemos la responsabilidad de informarnos primero lo suficiente como para que nuestra opinión esté al menos mínimamente fundamentada.

Y lo siento, pero la tuya no lo está.

Por cierto, el tema del libro y de la presentación son ni más ni menos que el respeto que cualquier persona merece independiente de su condición física. Por eso ninguna de las personas que estaba en esa sala habría ido nunca a la presentación de un libro de fitness a increpar como lo hizo este individuo.

Bianca
Bianca
11 meses hace

Jajajaja, me muero de la risa, respeto dice, nadie sabe ya lo que es eso ¿pensar? Tres cuartos de lo mismo. Aquí lo que mola es ir por la vida dando por saco a todo el desgraciado/a que no piense como hay que pensar, es decir, como yo. Esta es la mierdisociedad que han conseguido crear, muy progre y muy plural, jajajajaja