Inicio > Actualidad > Noticias > Hervé Le Tellier: «Yo no digo que la Tierra es plana, yo digo que la Tierra es falsa»

Hervé Le Tellier: «Yo no digo que la Tierra es plana, yo digo que la Tierra es falsa»

Hervé Le Tellier: «Yo no digo que la Tierra es plana, yo digo que la Tierra es falsa»

El escritor y editor francés Hervé Le Tellier, ganador del último premio Goncourt con La anomalía, ha declarado, en la presentación de su libro, que el ser humano «tiene una capacidad asombrosa para la amnesia».

Le Tellier, que ha llegado a Barcelona en tren, por proximidad, «no por miedo al contagio en el avión», quería hablar en su novela de «la capacidad inverosímil del ser humano, en tanto que especie, para la ceguera». Esa ceguera, ha dicho, tiene que ver con la capacidad pensante del ser humano, «el saber que moriremos, pero al mismo tiempo negarlo, que nos lleva a no resolver los problemas del mañana», problemas como el cambio climático.

En La anomalía (Seix Barral / Edicions 62), el 10 de marzo de 2021 un avión París-Nueva York aterriza tras atravesar una tormenta y cada uno de los 243 pasajeros sigue con su vida, pero tres meses después, y contra toda lógica, un avión idéntico, con los mismos pasajeros y la misma tripulación, aparece en el cielo de Nueva York, sin que nadie pueda explicar este fenómeno, que desata una crisis política, mediática y científica sin precedentes. De este modo, cada uno de los pasajeros podrá encontrarse cara a cara con una versión distinta de sí mismo.

Explica el autor que «el libro plantea que somos simulaciones o seres virtuales, pero que no sacamos ninguna consecuencia, porque somos negacionistas y acabamos buscando explicación en derivaciones religiosas, por ejemplo».


A pesar de que la novela estaba escrita antes de que se hablara de la covid, «cuando se acabe la pandemia, que pasará, olvidaremos estos dos años vividos, porque el ser humano tiene una capacidad asombrosa de amnesia».

La primera vez que pensó en el libro fue en 2018, y su intención era escribir una novela corta con «un escritor que se enfrentaba a su propio doble», pero en seguida vio que había tantas cuestiones implicadas y una mezcla de géneros (thriller, ciencia ficción, relato de aventuras), datos científicos y referencias literarias que necesitaba algo más que una novela corta. Por primera vez, Le Tellier creó un libro a partir de las situaciones y no de los personajes, confiesa.

El autor francés, que nunca pudo imaginar esta pandemia global, se muestra interesado por «nuestra capacidad de resiliencia», y constata que «la pandemia se ha convertido en un eco del libro, en el que se plantea una virtualidad de la vida posible, con unas relaciones sociales que se han ido limitando».

Sin ser un «conspiranoico», el autor trata de dar una explicación a fenómenos como el negacionismo: «No tienes por qué ser un conspiranoico para imaginar cosas, como que el ébola es una enfermedad africana consecuencia de la disminución del espacio que tienen algunos simios que viven con esa enfermedad, y el propio New York Times hizo hace un tiempo una simulación de cómo se expandiría el virus en pocas semanas, porque somos un pueblo global». Y añade irónico: «Yo no digo que la Tierra es plana, yo digo que la Tierra es falsa».

Casi como una reacción a la situación actual de «viajes prohibidos», Le Tellier propone «un novela turística», que lleva al lector a Nueva York, China, Angola o Nigeria.


En cuanto a los personajes, Le Tellier quería que hubiera «diferencias de edad, de comportamientos, sean sentimentales o psicológicos», y el resultado son «personajes muy densos», entre ellos el piloto de avión, un cantante nigeriano gay, una niña víctima de abusos sexuales, un escritor que se gana la vida como traductor de best sellers, una abogada exitosa de origen humilde o un asesino a sueldo que regenta varios restaurantes vegetarianos.

El texto está trufado de referencias científicas, como el planteamiento que lanzó en 2002 el filósofo Nick Bostrom de que quizás estemos viviendo en una simulación de computadora creada por una civilización más avanzada, «una teoría posible» que recientemente tuvo una concreción en una revista científica, según la cual «hay un 47% de posibilidades de que seamos seres virtuales».

La anomalía, que acumula un récord de ventas en Francia, con un millón de ejemplares vendidos, y que está en proceso de publicación en 40 países, permitió a Le Tellier «jugar con los códigos de escritura, como hacen en Estados Unidos», algo que se puede ver con la manera de cerrar los capítulos, típico de las telenovelas o de la literatura seriada decimonónica». Los lectores más avezados descubrirán, asegura el autor francés y presidente del movimiento de experimentación literaria Oulipo, parodias y guiños a la cultura pop, a las series televisivas, pero también a Ana Karenina de Tolstoi o a Aurélien de Louis Aragon.

El recurso al avión se explica por que «quería contar con multitud de personajes de diferentes lugares, que viajaran en una distancia larga pero en un tiempo corto».

El éxito de la novela, ganadora del Goncourt, ha acelerado la posibilidad de que haya una adaptación televisiva de La anomalía en la que Le Tellier participará para «destruir el libro», porque «para que la serie funcione se tendrá que romper la estructura de novela».

4.9/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios