Inicio > Libros > Narrativa > Historia de Bruna
Historia de Bruna

Nací en Barcelona y me fui a los veinte años. Siempre me acompañó el sentido de pertenencia a mi ciudad y siempre la extrañé aun cuando durante décadas no quise volver a pisarla.

Mi Barcelona fue la de Marisol, los Beatles y el Barça sin ganar nada en los sesenta y después la de Serrat, David Bowie y el Barça campeón de Johan Cruyff en los setenta.

Y por herencia, la de las seis décadas anteriores, porque a mi abuela y a mi padre les arranqué a mordiscos mil y una historias propias y de terceros. Me fascinaba escucharlas, visualizarlas y pegarlas en una secuencia fílmica en la que esbozaba a la ciudad como un ente vivo que respiraba, lloraba y se reía, moría con cada muerto y renacía con cada recién nacido.

Me fui, pero es mi ciudad y la llevo tatuada. La amo profundamente y también soy su crítico más feroz.

"Lo único que tuve claro en ese momento es que la historia transcurriría en Barcelona porque nunca había escrito nada que sucediera allí y deseaba rendirle homenaje a mi ciudad"

En 2017, viviendo en la ciudad de Miami y después de tres años muy intensos de dramaturgia, música y producción teatral, sentí que necesitaba descansar por una temporada de directores, actores y otras especies y me encerré en mi estudio a leer y escuchar música.

Si leo me nace escribir, si escucho música me nace componer. Es una necesidad vital: no sé o no puedo vivir sin crear, así que al poco tiempo tuve que encontrar algo nuevo que hacer. Se me ocurrió que escribir una novela sería lo idóneo, algo que podía hacer sin lidiar con nadie más que con mis propios personajes. A mis personajes, si me hartan, los desaparezco ipso facto con un viaje sin retorno, un exilio o un accidente inesperado, así que emprendí un proyecto que, equivocadamente, imagine más fácil y apacible de lo que fue.

Lo único que tuve claro en ese momento es que la historia transcurriría en Barcelona porque nunca había escrito nada que sucediera allí y deseaba rendirle homenaje a mi ciudad.

Poco a poco el subconsciente esbozó una historia en la cual Barcelona era un personaje omnipresente.
Había siempre una mujer en todos lados y era la misma. De niña, de adolescente, de jovencita, de mujer madura y finalmente de mujer mayor. Su vida iba al compás de la vida de ciudad, iban agarradas de la mano para lo bueno y para lo malo.

Un día apareció un hombre, un hombre que hablaba con los perros como si fuera uno de ellos, la observó desde la distancia y a partir de ese momento nunca la dejó sola, siguiéndola a todas partes hasta que terminó por caminar a su lado.

Conseguí meterme en su interior y escribí en primera persona su vida de principio a fin con sus propias palabras.

Esta mujer es Bruna.

"Bruna guardó siempre un objeto representativo de cada etapa de su vida y al final los depositó todos en un baúl de viaje"

No me preguntes de qué color tiene los ojos, si es alta o baja, delgada o gorda, si es guapa o no.

Yo me la imagino como yo me la imagino y tú tendrás que imaginártela como tú te la imagines.

Bruna guardó siempre un objeto representativo de cada etapa de su vida y al final los depositó todos en un baúl de viaje. La cronología de la novela sigue la de estos objetos.

Cuento su vida a través de ese baúl, lo que sentía y lo que pensaba, y he dejado entre líneas todo lo que no está explícitamente escrito, porque su vida no cabría en mil baúles.

Y como no puedo evitar crear sin música, le compuse también su partitura. No a la historia sino a ella, a Bruna. Está al final de la novela.

El legado que me ha dejado esta novela es que hoy en día amo más a mi ciudad, porque en ella vivió Bruna.

——————————

Autor: Ramón Caudet. Título: Bruna. Editorial: Huso. Venta: Todostuslibros y Amazon

4.3/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios