Inicio > Creación > Adelantos editoriales > Instagram, ¡mucho más que fotos!, de Philippe González

Instagram, ¡mucho más que fotos!, de Philippe González

Instagram, ¡mucho más que fotos!, de Philippe González

Instagram y la generación Z 

La carrera al público joven en Instagram (y en Facebook)

Todos los expertos coinciden. La compra de Instagram por Facebook que hizo correr tanta tinta hace unos años y dio tanto miedo a los usuarios (pérdida de privacidad, llegada de la publicidad) era una clara necesidad de seguir alimentando el crecimiento de “LA red social” de Mark Zuckerberg y sobre todo mantener el público vivo entre sus filas. Todas las redes sociales acaban sucumbiendo a una cierta erosión, un cierto aburrimiento de sus usuarios que buscan una novedad y es cada vez más complicado gestionar este tipo de negocio.

Instagram inyectó un bálsamo de “juventud” y paró la hemorragia de adolescentes que se fugaban a otros servicios…Y por otro lado, intentaba conservar su dominio en las tierras de la comunicación vía fotografía. Con Instagram, Facebook consiguió conservar ese público poco fiel pero tan interesante a nivel de consumo y de audiencia: los jóvenes.

Snapchat ya tenía un cierto éxito cuando Mark adquirió por cerca de 750 millones de dólares Instagram pero en ese momento, probablemente Zuckerberg le vio poco recorrido. La app es divertida cinco minutos pero luego te aburres o te parece compleja si eres mayor de 20 años pero… ¿para los más jovenes? El caso es que Snapchat ha ido creciendo como la espuma y luego se conoció el fracaso de Mark en el intento de comprarla a golpe de talonario y por 3 mil millones de dólares… Hoy, tras su salida a bolsa reciente, habrá que ver, pero su valor está por encima de los 20.000 millones de dólares. Facebook vale cerca de 900.000, recórdemoslo. 

Mark Zuckergerg y Kevin Syström libran una batalla contra el aburrimiento de los jóvenes

Después de haber intentado lanzar un Snapchat propio (que rápidamente cerró) Mark buscó otra alternativa y fue la de ofrecer un espacio a los adolescentes en Instagram para poder chatear y comunicar en Instagram. La llegada de la mensajería, luego de las Instagram Stories, luego del Instagram Live fueron, sin lugar a duda, puntos de inflexión importantes, como lo fueron antes, la llegada de los hashtags (enero 2011) o del vídeo (julio 2013) y cambiaron profundamente el uso de la app.

Siempre comento en mis intervenciones que en Instagram la foto es una gran excusa para relacionarse y para divertirse. 

El destino de Instagram depende del talento de Facebook para divertir a sus usuarios y en particular a los jóvenes.

"La generación Z, como la llamamos (nacidos del año 1995 en adelante) se relaciona de forma diferente. Nació conectada a través de sus padres, no entiende las relaciones personales de las mismas formas, ni miden el éxito de la misma forma."

Algo que me llama la atención es la tremenda diferencia de uso que hay entre categorías como los adultos de más de 25 años y los adolescentes de menos de 20 años. Recuerdo los primeros pasos de la app donde éramos en mayoría adultos y con un poder adquisitivo “medio alto”. La app estaba solamente disponible para iPhone y fue dos años después, en el 2012, que con la llegada de Instagram a Android cambió sustancialmente el público. Más terminales asequibles a jóvenes y un uso totalmente distinto. Los “mayores” la usan para divertirse, conocer mundo, siguen a un noruego o un turco, entablan una amistad con un desconocido que no verán nunca y que vive en Boston y con un cierto interés por tener seguidores del mundo entero, ampliar horizontes…

Al contrario “la generación Z”, como la llamamos (nacidos del año 1995 en adelante) se relaciona de forma diferente. Nació conectada a través de sus padres, no entiende las relaciones personales de las mismas formas, ni miden el éxito de la misma forma, ni por supuesto se relacionan como lo hacían sus padres. Esto conlleva que los “gurús” de redes sociales y propietarios de imperios como Facebook deban estar muy atentos a lo que quieren estos jóvenes, que cambian mucho y muy rapidamente. Son cada vez menos fieles a las marcas y pueden dejarte por otra app de moda u otra forma de diversión.

¿Qué esperan esos jóvenes de Instagram?

Hablando con Isabel (@isa_isasanchez), cuyos padres Isabel y Javier están también en Instagram, me doy cuenta de la enorme diferencia de uso de una red social entre padres e hijos. Ella tiene 18 años de edad. No le interesa realmente relacionarse con gente que no conoce. Isa nos dice: ”Yo prefiero que las cuentas se mantengan en privado, porque creo que la gente tiene que mantener un mínimo de intimidad y no dejar que gente desconocida sepa más de lo que debería saber”.

Son muchos los jóvenes a cerrar sus cuentas, cuando sus padres en cambio las dejan abiertas a todo el mundo. Ella usa Instagram como otra plataforma de comunicación más visual y divertida. Le divierten más las Instagram Stories y el Instagram Live, sin tener algún motivo en especial. Solamente por estar conectada en permanencia con su círculo de amigos. “Están muy de moda los directos porque te puedes comunicar con un montón de gente por un único sitio”, añade Isabel.

"Instagram permite estar en contacto con gente que no ven todos los días en clase. Éste es, en su mayoría, el uso que le dan a la red social."

Esta forma de usar la app por los jóvenes pude observarla en alguna conversación “cara a cara” con estudiantes durante el evento El País con mi futuro 2016 y ratificada por Aina (@rroselavy), una amiga profesora de instituto que me ha ayudado contrastando con las opiniones de sus alumnos. Aunque no sean “definitivas”, ya que se trataba de grupos reducidos, sí que nos aporta conclusiones curiosas como que:

Lo usan para seguir y comunicarse con amigos reales. La gran mayoría afirma que lo tienen para no ser excluidos socialmente y desde hace dos o tres años. La usan para estar en contacto con sus amigos reales, sobre todo con los que viven en otra ciudad. Para enterarse de la vida de los demás en plan “cotilleo”. Instagram permite estar en contacto con gente que no ven todos los días en clase. Éste es, en su mayoría, el uso que le dan a la red social. No les preocupa tanto si siguen a mucha gente o no, la gran mayoría la utiliza para seguir a sus amistades. Les preocupa más la imagen social, con lo cual algunos afirman que la gente que sigue a mucha gente es aquella que pretende aparentar tener más amigos. A pesar de pensar que las redes sociales fragmentan la sociedad, afectan al contacto personal cara a cara, etc, todos usan y disfrutan de Instagram y la integran perfectamente en su día a día, incluso en sus reuniones “cara a cara”.

¿Me sigues, te sigo? Aunque el tema de seguir/no seguir depende muchas veces de la vanidad, observamos que los chicos mayoritariamente, afirman que siguen a chicas que no les siguen. El resto afirma seguir cuentas relacionadas con las aficiones comentadas anteriormente, cuyos usuarios no les siguen a ellos. Cuando son gente que no conocen, suelen ser sobre todo, cuentas freak (dicho por ellos mismos). Las chicas sobre todo cuentas sobre moda y luego cuentas sobre deportes y una gran parte cuentas sobre arte (fotografía, danza, pintura…) y algunos alumnos, los que menos, los viajes.

Cuando siguen otras cuentas de gente desconocida suelen ser famosos o cuentas sorprendentes. La mayoría afirma que les gusta seguir a celebridades y que a través de Instagram se sienten más cercanos a ellos, pero descartan el construir una relación exclusivamente a través de la red. Las relaciones sociales que han tenido únicamente a través de Instagram no han trascendido. Varios estudiantes afirman haber conocido gente a través de la red, lo cual no les ha acabado de gustar. Muchos de ellos siguen cuentas donde se publican fotos y vídeos estrambóticos, sorprendentes, de contenido poco habitual, freak, más cercano al habitual que buscan en YouTube. La mayoría afirman seguir cuentas sobre sus aficiones (deportes, fotografía artística, danza, moda, etc.).

"Prefieren Instagram a Facebook porque Facebook es la red social de los padres."

De qué redes sociales se sienten más cercanos. Prefieren Instagram a Facebook porque “Facebook es la red social de los padres”. Instagram es más impersonal e instantáneo pero, hecho importante, prefieren Instagram o Snapchat porque permite hacer publicaciones más diversas, aunque es curioso ver que si tuvieran que prescindir de una aplicación entre Whatsapp e Instagram, se quedarían con Whatsapp, ya que les resulta muy práctico: aparte de mantener relaciones sociales, les ayuda en su día a día con el estudio (apuntes o dudas). ¿Esto explica quizás que Facebook esté añadiendo elementos como las Instagram Stories a su propia plataforma, como a Whatsapp?

¿Cuáles son sus contenidos preferidos? Prefieren subir y ver vídeos porque les permite estar más cerca del momento y de la persona que los publicó.

¿Cuanto tiempo le dedican al día? ¡Todo el día! En los momentos en los que no hacen nada, o incluso estando en clase. Es automático. Constantemente están abriendo la aplicación, aunque a la vez estén haciendo otra cosa. Muchos de entre ellos reconocen que no es bueno porque les distrae del estudio. Luego lo usan en mayoría por las tardes y noches y la mayoría afirman que se toman tiempo para editar las fotos, sobre todo las chicas.

Les preocupa la privacidad: Sí. Y mucho. Algunos han asistido en charlas en sus institutos sobre seguridad en internet, y, a pesar de que a medida que se hacen mayores les preocupa menos la privacidad, la mayoría, sobre todo las chicas, prefiere tener la cuenta privada. A pesar de ello, todos coinciden en que cierran la cuenta según el contenido de sus publicaciones. La mayoría (sobre todo las chicas) tiene la cuenta privada, por seguridad. Algunos jóvenes dicen que es a petición de sus padres.

Cómo ven el futuro de Instagram: Si les preguntamos si les seguirá gustando dentro de unos años, dicen que según cómo evolucione. Creen que sí, pero depende de cómo será dentro de unos años. A la gran mayoría le gustaría que incluyese la videollamada para estar en contacto directo y en tiempo real con las personas con las que mantienen contacto a través de la red.

Sinopsis de Instagram, ¡mucho más que fotos!, de Philippe González

Con 700 millones de usuarios y más de 100 millones de fotos compartidas al día, Instagram se ha convertido en uno de los fenómenos más importantes de la red. Se trata de una entretenida y adictiva aplicación que potencia la comunicación social gracias al poder de la fotografía y del vídeo. El uso de la imagen en redes sociales ha creado nuevos códigos de comunicación, novedosos modos de encontrar amigos, parejas y empleos, además de renovar por completo el diálogo de las empresas con sus clientes. Instagram es la plataforma ideal para promocionar tanto una imagen personal como las bondades de una firma. Con sus creativas y originales tendencias, la aplicación revoluciona los modelos de comunicación y rompe barreras sociolingüísticas, geográficas y de mercado. Descubre de la mano de uno de sus mayores especialistas los secretos de una buena gestión y haz de ella una útil herramienta audiovisual. Encontrarás todas las claves para optimizar el uso de la app de moda con la guía excepcional del fundador de Instagramers, la mayor comunidad de fans de Instagram en el mundo. Además, este práctico y ameno manual recopila experiencias y anécdotas de algunas de las personalidades más influyentes del panorama artístico y empresarial del momento, quienes nos hablan de su estrecha relación con la aplicación.

—————————————

Autor: Philippe González. Título: Instagram, ¡mucho más que fotos! Editorial: Anaya multimedia. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro