Inicio > Libros > Narrativa > Jim y yo
Jim y yo

Seguro que les suena esta escena: el flamante fichaje brasileño de un equipo de fútbol que jura que es del Barça desde niño mientras besa el escudo. Esto me recuerda a muchos escritores de novela negra que destacan a Jim Thompson como una de sus grandes influencias. Digo esto porque, al contrario que con Agatha Christie o Thomas Harris, cuesta mucho encontrar algún rastro de Thompson en la literatura actual. Sospecho que en realidad los mencionados autores quieren decir “me leí 1.280 almas y no la entendí del todo”.

Jim Thompson siempre fue un escritor maldito. En vida solo publicó libros baratos, de usar y tirar, “novelas de duro”, que decimos en España. Cuando murió, alcoholizado y sin dinero, ninguna de sus obras se podía comprar en las librerías americanas. Fueron los franceses quienes lo rescataron del anonimato en aquel mítico número 1.000 de la Série Noire.

"Solo un asesinato me fascinó. Desde el principio sabías quién había matado a quién y por qué motivo, pero Thompson se las arreglaba para crear una atmósfera de psicosis que culminaba con un final inesperado"

Descubrí a Thompson con 22 años. Me había apuntado a un taller de novela negra que impartía Mariano Sánchez Soler y aquellos fueron los deberes de Navidad: leer a Jim Thompson. No iba a ser fácil, dado que al contrario que Chandler o Hammett, su obra era complicada de encontrar salvo en librerías de viejo. Localicé dos libros en la biblioteca de mi ciudad: Solo un asesinato y Asesino burlón, editados décadas atrás en la serie Libro Amigo de Bruguera.

Solo un asesinato me fascinó. Desde el principio sabías quién había matado a quién y por qué motivo, pero Thompson se las arreglaba para crear una atmósfera de psicosis que culminaba con un final inesperado. Cerré el libro con la misma sensación que tuve al ver El sexto sentido: me la han colado desde el principio. Asesino burlón jugaba una baza parecida, pero en este caso con un asesino en serie y en un entorno urbano. En comparación, ya no tenía la misma intensidad, había perdido parte de su capacidad de sorpresa, pero aún así resultaba un libro muy distinto a lo esperado.

"Poco a poco, sin entender muy bien cómo, se fueron sucediendo los milagros. La espeología literaria dejó paso a algo pocas veces visto: empezaron a reeditar a Thompson"

Con solo dos obras me había convertido en un yonqui de Thompson, y como buen adicto necesitaba más dosis. El problema era que no estaba editado. Conseguí un ejemplar de La huida en un puesto de mercadillo con facilidad, dado que había aparecido una película un tiempo antes y por eso estaba reeditada en bolsillo. Gracias a Paco Camarasa y a la ya desaparecida Negra y Criminal obtuve copias de El criminal y Una chica de buen ver, mientras que en los puestos de la Semana Negra de Gijón hallé ejemplares de El embrollo, La sangre de los King y Un cuchillo en la mirada. Las bibliotecas aún me brindaron la oportunidad de leer esa rareza llamada Los alcohólicos, y escarbando por las baldas de un familiar me tropecé con una edición de Los timadores editada por Círculo de lectores.

Poco a poco, sin entender muy bien cómo, se fueron sucediendo los milagros. La espeología literaria dejó paso a algo pocas veces visto: empezaron a reeditar a Thompson. Aquí y ahora y El trueno, las dos primeras novelas del autor, aparecieron en Diagonal. Poco después surgió lo que acabaría por convertirse en RBA Serie Negra, con el lanzamiento de 5 libros de bolsillo entre los que se encontraba El asesino dentro de mí. Y casi al mismo tiempo El País publicó una colección de 100 novelas negras clásicas inencontrables. Aún recuerdo cómo avisé a todo el mundo para que fuera al quiosco a por su ejemplar de 1.280 almas, para muchos la obra maestra de Jim.

"Para aquellos que todavía no hayan descubierto a Jim Thompson tenemos el último libro de la colección RBA recién sacado del horno"

La rueda siguió girando y los libros de Thompson ya eran habituales en las librerías gracias a RBA. Incluso sucedió algo inaudito: apareció Hijo de la ira, un libro que nadie esperaba. RBA Serie Negra nos trajo sin tapujos lo mejor de Jim Thompson: Una mujer endemoniada, Noche salvaje y una decena de títulos de los ya nombrados.

Jim Thompson ya no es un extraño en el mercado editorial. Han tenido que pasar 15 años, pero el viaje ha merecido la pena. Su obra no solo está presente, sino que además aparecen “extras” impensables tiempo atrás, como la adaptación al cómic de El asesino dentro de mí que publicó Planeta este verano o la increíble y exhaustiva biografía de Jim Thompson, Arte salvaje, escrita por Robert Polito y editada de forma espectacular por Es Pop.

Para aquellos que todavía no hayan descubierto a Jim Thompson tenemos el último libro de la colección RBA recién sacado del horno, que incluye cuatro de las mejores obras del autor en un único volumen y a un precio incomparable. Hablamos de El asesino dentro de mí, 1.280 almas, Los timadores y La huida. La selección es curiosa, dada las similitudes entre las dos primeras (sheriffs corruptos) y las segundas (relaciones de amor-odio). En cualquier caso, una joya de volumen.

Y, quién sabe, quizá al terminarlo puedan decir eso tan manido de que Jim Thompson es una de sus grandes influencias.

—————————————

Autor: Jim Thompson. Título: Omnibus Jim Thompson. Editorial: RBA. Venta: Amazon