Inicio > Actualidad > Bajo el volcán > Julián Herbert, un cosmopolita de provincia

Julián Herbert, un cosmopolita de provincia

Julián Herbert, un cosmopolita de provincia

Conocido a nivel internacional por su aclamada novela Canción de tumba, Julián Herbert (Acapulco, 1971) es un poeta de raza que ha construido una más que respetable obra poética entre la que hay que destacar poemarios como Chili hardcore, El nombre de esta casa, Pastilla camaleón, Bisel o Las azules baladas (vienen del sueño), donde su palabra alcanza honduras líricas estremecedoras. Julián, además de ser un buen cantante, como ha demostrado con sus dos bandas, Los Tigres de Borges y Madrastras, y ser indiscutiblemente uno de los mejores y más completos autores de la literatura mexicana actual, acaba de obtener el Premio Internacional de Poesía Ramón López Velarde, organizado por la Universidad Autónoma de Zacatecas, por su obra titulada La parte quemada, un poemario cuyo título se inspira en el incendio del Templo Dorado de Kyoto en 1950, provocado por un monje zen que lo consideraba demasiado bello para existir. Escrito a lo largo de una década sin un tema central que aglutine los poemas, este poemario premiado se sutura a partir de la idea de las llamadas «por cobrar» o «a cobro revertido», hoy ya en desuso, y que sirve a Herbert para titular cada poema, añadiendo en el encabezado el sufijo «me llama por cobrar» al nombre o idea con el fin de darle a los versos una multiplicidad dialogante. Herbert ha dicho que, al igual que López Velarde, se considera un cosmopolita de provincia heredero de un pensamiento poético que no se fragua en las grandes capitales. Enhorabuena, maese.

LA FIL DE GUADALAJARA, NIDO DE CONSERVADORES

"El presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara ahora es un foro del conservadurismo"

En uno más de esos dislates a los que ya nos tiene acostumbrados, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara “ahora es un foro del conservadurismo” a donde van todos los intelectuales orgánicos a hablar mal de su Gobierno. Claro, en primer lugar Paco Taibo II seguido por Elena Poniatowska, José Saramago, Carlos Fuentes, Fernando del Paso, Carmen Boullosa, Cristina Rivera Garza, Juan Villoro y toda esa raza de escritores manipuladores del pensamiento y la cultura. «Por eso les dieron en España también un premio», agregó López Obrador en su diatriba, haciendo referencia nada menos que al Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2020 concedido al encuentro editorial, por lo que alertó a sus huestes a seguir adelante y estar atentos, «sobre todo por los jóvenes, para que no manipulen”. Eso sí, en otra de sus conferencias mañaneras recientes, AMLO había sacado pecho recordando que «mientras exista el mundo no va a desaparecer la fama y la gloria de México-Tenochtitlán» porque este país ostenta los primeros lugares a nivel mundial en muchas cosas. Y entonces lo soltó, así de natural, tan pancho después de su ataque a la FIL de Guadalajara, después de ser uno de los primeros en no darle apoyo a las industrias culturales mexicanas y dedicarle apenas una mísera línea en su último informe de gobierno: «¿Saben en qué estamos en los primeros lugares que me hace sentir muy orgulloso?», preguntó. «En cultura», se respondió a sí mismo, casi cínico, él sí manipulándolo todo, porque enseguida añadió: «México es de los pueblos con más cultura en el mundo y a mí me gustaría muchísimo que, por ejemplo, fueran a visitar los pueblos de Oaxaca, a la sierra norte, la sierra Juárez, o la mazateca, o al Istmo, o a la sierra sur, y van a ver cuánta cultura hay. Oaxaca es de los pueblos con más cultura en el mundo, y así México». Pues sí, amigos, así México.

4.6/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios