Inicio > Actualidad > Noticias > La Agatha Christie más humana, en «La muerte de Patrick O’Connelly»

La Agatha Christie más humana, en «La muerte de Patrick O’Connelly»

La Agatha Christie más humana, en «La muerte de Patrick O’Connelly»

La desaparición de Agatha Christie tras una fuerte discusión con su primer marido pone en jaque a Scotland Yard. Así arranca La muerte de Patrick O’Connelly que, según ha dicho a Efe su autor, Andrés González-Barba, no es solo un homenaje a la gran maestra, sino una novela que muestra a la Agatha Christie más humana y más desconocida.

Publicada por el sello sevillano Algaida y, según su autor, «basada en hechos reales», esta novela «no solo es un homenaje a la gran escritora, sino también un retrato humano de una mujer que estaba atravesando por una grave crisis personal en 1926».

Andrés González-Barba (Sevilla, 1974), periodista en ejercicio, ha dicho sobre su sexta novela que «en abril de ese mismo año había fallecido la madre de la escritora, Clarissa Boehmer, persona que había sido un referente en su vida», que «un poco después publicó una novela que revolucionó el género policíaco, El asesinato de Roger Ackroyd, y que en diciembre se produjo la crisis matrimonial que provocó su huida hacia un balneario de la localidad de Harrogate, donde estuvo desaparecida once días».

«Agatha estaba casada con el coronel Archie Christie y la infidelidad de este, que se había enamorado de una joven llamada Nancy Neele, fue la que desencadenó todos los acontecimientos que narra esta historia», ha añadido el autor, quien ha confiado en que su novela sirva «para conocer mejor la personalidad de una escritora cuya vida es muy desconocida incluso entre sus más acérrimos lectores».

González-Barba ha explicado que su admiración por la figura de Agatha Christie se debe a la personalidad de la autora, a la que ha considerado «una mujer adelantada a su tiempo».

«Conducía su propio coche, un Morris Cowley; fue de las primeras mujeres inglesas que practicó el surf, y lo hizo durante un viaje que realizó a Hawai con su primer marido en 1922; tuvo un conocimiento enorme de los venenos gracias a su labor como enfermera voluntaria en el hospital de su localidad natal, Torquay, durante la Primera Guerra Mundial, y con sus cuentos, novelas y obras teatrales logró una autonomía económica que le hizo no tener que depender de los sueldos de sus dos esposos».

También ha recordado que «además fue una apasionada de la arqueología y realizó varias expediciones a Mesopotamia y Egipto».

Según González-Barba, «Hercules Poirot y Miss Marple son dos personajes icónicos de la literatura mundial, ambos tienen una sagacidad fuera de lo común y son capaces de ver cosas donde los demás no pueden, por eso resuelven los misterios en los que se ven envueltos con tanto éxito».

El autor cree que junto a Sherlock Holmes y el Padre Brown son de los mejores detectives que ha dado la literatura universal.

«Además, la influencia de Agatha Christie sigue siendo enorme hoy en día; no paran de hacerse versiones de sus obras en cine, teatro y televisión; muchas películas y series son deudoras de su universo, como la reciente Puñales por la espalda«.

González-Barba ha asegurado que con su novela plantea «un desafío» porque ha querido «desplegar una serie de cartas sobre un tablero para que sea el lector el que entre en el juego y trate de desvelar quién es el asesino de Patrick O’Connelly, un personaje que será fundamental en la historia».

Por eso la ha considerado su obra «un clásico ‘whodunit’ donde hay una serie de personajes sobre los que pesa la sospecha de haber cometido un crimen» y ahí será donde juegue un papel clave la propia Agatha Christie, que se servirá de sus conocimientos y de su experiencia literaria para tratar de resolver el misterio; nadie mejor que ella podía asumir ese reto…».

4/5 (7 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios