Inicio > Actualidad > La interculturalidad es un estado hermoso

La interculturalidad es un estado hermoso

La interculturalidad es un estado hermoso

Este es uno de los temas sobre los que fotografío, aunque no ha sido nunca algo especialmente premeditado, de hecho son solo un puñado de fotos de africanos las que he hecho, casi siempre personas de mi entorno, fotos que podría considerar familiares, hechas para la familia, aunque no solo.

Tito Signou

Del mismo modo he escrito algunas historias sobre los africanos que conozco, o a partir de lo que he ido sabiendo acerca de ellos a lo largo de estos 12 años de familiaridad. Igual que fotografío lo más próximo a mí, lo que me rodea en mi vida cotidiana o en la cotidianidad de mis viajes, así escribo, desde mí, mirando alrededor, y, cómo no, en estos años ha sido inevitable que, de vez en cuando, apareciese el tema de los africanos con los que convivo. Al fin y al cabo, uno no tiene más que su punto de vista y una suerte de martillito con el que golpear —sutilmente, acaso como Bernhard—, la realidad circundante, hasta que algo se quiebra, tris, y alguna maravilla se descubre, o, lo que es lo mismo, algo de verdad sucede. Lo que sucede verdadero en este caso son ellos. Sus nombres figuran en algunos fragmentos de mis libros, aunque no siempre coinciden nombres, personas y lo que cuento (caprichos de la literatura), y del mismo modo aparecen sus rostros en algunas de mis fotografías, aunque ahí sí, identificados por la imagen, que en identidades es casi transparente.

Tía Adji

Pocos textos y pocas fotografías, porque no ha habido una intención abarcadora, sino mi punto de vista sosegado sobre lo que me importa mucho, sobre lo que más me importa. Así tito Signou, Mama Diédhiou, mi hija Aisatu, mis sobrinas Fama, Hadiya y Aisha; la tía Adji, Hassan, Mois; Rosalie y sus hijos Helena y Álex, la mayoría de ellos presentes en estas fotos, y en el libro (Africanos en Madrid) para cuya portada el editor, Jesús Egido, organizó una pequeña sesión con muchos de ellos y el fotógrafo Antonio Tiedra. De justicia poética me pareció que, después de todo, escogiese para la portada una foto de Mama, porque con ella empezó todo y ella ha sido la guía sobre el universo del libro desde el principio hasta ahora, la más presente a lo largo de todo ello. Y en sus brazos, Fama, la última en llegar, nacida en España. Porque los niños que he mencionado son españoles, aquí crecen, desde aquí miran el mundo ellos, en español, y no desde otro lado, aunque con la inmensa riqueza de tener acceso, de un modo muy especial, al mundo de sus padres. La identidad es así de compleja y agradecida. Yo mismo he podido incorporar a mi identidad de canario, español y residente en Madrid por muchos años, lo africano o, mejor dicho, a ellos, estos africanos. Es una de las maravillas de la identidad, uno puede nacer con una identidad aparentemente muy compleja, porque siempre las identidades lo son (están hechas de muchas cosas), pero, también, una vez en marcha por la vida, uno puede ser además otras cosas, sin dejar de ser lo que es. Solo el que pone mucho empeño evita ser cada vez más cosas a lo largo de la vida, y no parece buena idea ese tipo de coherencia inmovilizadora. Yo no me resisto a seguir sumando identidades, a mezclar quien soy (desde niño del Lomo Machado) con senegaleses, con franceses, con estadounidenses, con mexicanos, con venezolanos. La interculturalidad es un estado hermoso.

Mama en La Palma

Mi libro Africanos en Madrid es un libro positivo sobre algo, unas personas, que muchos españoles sienten como negatividad, porque para nosotros la negritud es nuestro negativo —es el otro—, lo cual ha generado la versión contraria, la de quienes adoran la africanidad y la negritud. Mi libro no es complaciente, porque yo no soy un adorador, sino un familiar; pero mi libro es positivo, básicamente porque se trata de un libro de amor. No hay más que amor en mi libro (y en mis fotos). Es imposible que sea de otro modo.

Africanos en Madrid, de Nicolás Melini, ha llegado a las librerías gracias a Reino de Cordelia el día 27 de marzo. El 23 de abril, en La Noche de los Libros, Melini mantendrá en Madrid un diálogo público con el cineasta Benito Zambrano.

Autor: Nicolás Melini. Título: Africanos en Madrid. Editorial: Reino de Cordelia. EdiciónAmazon y Fnac