Inicio > Blogs > Ruritania > Las rolas de Lola: «Master of Puppets»

Las rolas de Lola: «Master of Puppets»

Las rolas de Lola: «Master of Puppets»

En la rola anterior hablamos de cómo la serie Stranger Things recuperó una canción de 1985, «Running Up That Hill», la incluyó como parte importante de su trama de terror y aventuras y esto la hizo llegar al número 1 de las listas de singles en varios países, incluyendo el natal de su autora, Kate Bush, el Reino Unido, donde nunca había llegado tan alto. Bueno, pues en el último episodio de la cuarta temporada otra canción del mismo año, aunque estrenada como sencillo solo al siguiente, también ha recibido gran atención al ser usada en una de las escenas culminantes.

Metallica es una de los nombres mayúsculos del heavy metal, y este tema se considera de los mejores no solo de este grupo estadounidense, sino de todo su género. Como ocurre con muchas canciones, su letra nace de una situación real específica (en este caso la drogadicción), pero al no aludirse a ella directamente, sus versos pueden aplicarse a otras realidades diferentes, y así en esta serie el «amo» del título, el dueño, el poseedor (mejor que «maestro») es un monstruo sobrenatural que intenta hacerse con las mentes de sus víctimas, mientras que en la intención original de la canción ese monstruo está en tu interior, o acabas siéndolo tú mismo, sobre todo cuando en vez de controlarlo tú es él quien te controla a ti. El asunto toca de cerca al grupo, ya que uno de sus miembros, Dave Mustaine, fue expulsado en 1983 por su drogadicción, alcoholismo y comportamiento violento (de ahí se fue a fundar Megadeth), y el vocalista, James Hetfield, ha estado internado en rehabilitación un par de veces.

La traducción de la letra tiene un par de puntos que requieren alguna que otra nota. El primer verso, por ejemplo, menciona una «passion play» que no es ninguna historia de pasión ni juego de pasiones, sino la representación anual, teatral, visual, de la Pasión con mayúsculas, o sea, el calvario de Jesús de Nazaret según la Biblia. «End of Passion play» son las primeras palabras de la canción, y ya nos introducen de lleno en el tema del sufrimiento hasta la defunción. ¿Cómo acaba la Pasión de Cristo, cuál es el «end» de toda «Passion play»? Su muerte. Como también va a ser la del oyente de la canción a quien la Droga le habla en su papel de «master», que es también como Renfield llamaba a Drácula, no un «maestro» que le guía y le enseña a hacer cosas (aunque muchos artistas han reconocido deber algunos de sus mejores trabajos a la influencia de diversas sustancias), sino su amo, dueño y señor, de quien su víctima se ha ido volviendo un esclavo. El resto de la letra no escatima en imágenes que dejan claro cuál será el final: estoy dedicado a matarte, obedece a tu amo, retuerzo tu mente y destrozo tus sueños, tu vida se quema, te dejo ciego, arrástrate ante mí, ahora te controlo, te ayudaré a morir, y a pesar de todo eso seguirás gritando mi nombre, pidiendo más. Tu desayuno, picado sobre un espejo, consistirá a partir de ahora en una nueva raya de lo que te metas.

Después de la palabra «master», que en los conciertos es el público quien la grita, se pasa a «master of puppets», que en español sería «titiritero», o sea, el que maneja marionetas, pero tal palabra tiene un toque infantil que no trasmite todo el tono de imperio del amo, del dueño y señor de quien ha quedado convertido en un muñeco sin control propio. Esto no es un juego de niños, es una vida a punto de perderse, o peor aún, ya perdida en vida. Y hacia el final se habla de «a rhyme without a reason», que parafrasea una frase hecha en inglés, «without rhyme or reason», que significa «sin sentido». O «sin pies ni cabeza», que diríamos en español.

La canción dura ocho minutos y cambia de ritmo un par de veces. En la primera parte es la droga quien habla dirigiéndose con desdén a su víctima, y en la segunda el sufridor logra colar unas endebles quejas sobre lo engañado que se ha sentido ante las promesas incumplidas de ese amo, para luego volver este a adueñarse del resto de la composición. Aparte de su letra, sus solos de guitarra se consideran de lo mejor del heavy metal, thrash metal o, como prefería llamarlo Hetfield, power metal, y el otro miembro fundador, el danés Lars Ulrich, siempre ha sido de los mejores en lo suyo. Lo que siempre ha separado a Metallica de otras bandas de estos géneros es que lo heavy de su guitarreo nunca intentaba batir ningún tipo de récord de estridencia y que, en lugar de agotar al oyente menos acostumbrado, realza el tipo de duros temas que tocaban en sus letras: lucha, sufrimiento, desgarro, ira, guerra, violencia, oscuridad… De hecho, más adelante en su carrera, Metallica fueron bastante criticados por algunos adeptos por atreverse a salirse de lo más metalero en favor de otras influencias que les trajeron más ventas, más alcance a otros públicos y más tiempo en las radios. «Nothing Else Matters», por ejemplo, tiende a ser la canción favorita de Metallica de aquellos a quienes no les gusta Metallica.

Y por último, si seguimos la madriguera hasta el final, se podría escribir mucho más sobre la razón por la que Eddie Munson, el personaje que se pone a tocar «Master of Puppets», aparece en la serie. Es un homenaje al caso de los Tres de West Memphis, un trío de chavales de 18 años que fueron condenados por el asesinato de tres niños de diez años en Arkansas en 1993. Fueron acusados de rituales satánicos, las pruebas no eran concluyentes, y tras pasar por juicios llenos de prejuicios, en definitiva se comieron sentencias de muerte y cadena perpetua básicamente porque les gustaba el heavy metal. Al final fueron liberados tras casi dos décadas cada uno en prisión. Varios documentales y películas se han hecho al respecto, y Metallica, el grupo favorito de los condenados, que no suele permitir que su música se use para estas cosas, esta vez sí aceptó.

Audio original (no hay vídeo oficial)

En directo (con melena)

En directo (sin melena)

Letra y traducción

End of Passion play, crumbling away,
I’m your source of self-destruction.
Veins that pump with fear,
sucking darkest clear,
leading on your death’s construction,
taste me, you will see
more is all you need.
Dedicated to
how I’m killing you.
Come crawling faster.
Obey your master.
Your life burns faster.
Obey your master. Master.
Master of puppets, I’m pulling your strings,
twisting your mind and smashing your dreams.
Blinded by me, you can’t see a thing.
Just call my name, ‘cause I’ll hear you scream:
«Master… Master».

Needlework the way, never you betray.
Life of death becoming clearer.
Pain monopoly, ritual misery.
Chop your breakfast on a mirror.
Come crawling faster.
Obey your master.
Your life burns faster.
Obey your master. Master.
Master of puppets, I’m pulling your strings,
twisting your mind and smashing your dreams.
Blinded by me, you can’t see a thing.
Just call my name, ‘cause I’ll hear you scream:
«Master… Master».

Master, master,
where’s the dreams that I’ve been after?
Master, master,
you promised only lies.
Laughter, laughter,
all I hear and see is laughter.
Laughter, laughter,
laughing at my cries.
Fix me.
Hell is worth all that.
Natural habitat.
Just a rhyme without a reason.
Neverending maze.
Drift on numbered days.
Now your life is out of season.
I will occupy,
I will help you die,
I will run through you.
Now I rule you too.
Come crawling faster,
obey your Master.
Your life burns faster,
obey your Master
Master
Master of puppets, I’m pulling your strings
Twisting your mind and smashing your dreams
Blinded by me, you can’t see a thing
Just call my name, ‘cause I’ll hear you scream:
«Master… Master».
Just call my name, ‘cause I’ll hear you scream:
«Master… Master».

Fin de la representación de la Pasión, desmoronamiento,
soy la fuente de tu autodestrucción.
Venas que bombean con pavor,
succionando lo más oscuro,
llevando a la construcción de tu muerte,
pruébame, verás
que más es lo único que necesitas.
Dedicado a
cómo te estoy matando.
Ven arrastrándote más rápido.
Obedece a tu amo.
Tu vida se quema más rápido.
Obedece a tu amo. Amo.
Amo de las marionetas, manejo tus hilos.
Cegado por mí, no puedes ver nada.
Solo llámame, porque te oiré gritar:
«Amo… Amo».

Las agujas son el camino, nunca lo traiciones.
Vida de muerte aclarándose.
Monopolio de dolor, miseria ritual.
Pica tu desayuno sobre un espejo.
Ven arrastrándote más rápido.
Obedece a tu amo.
Tu vida se quema más rápido.
Obedece a tu amo. Amo.
Amo de las marionetas, manejo tus hilos.
Cegado por mí, no puedes ver nada.
Solo llámame, porque te oiré gritar:
«Amo… Amo».

Amo, amo,
¿dónde están los sueños que he perseguido?
Amo, amo,
prometiste solo mentiras.
Risa, risa,
lo único que oigo y veo es risa.
Risa, risa,
riéndose de mis llantos.
Arréglame.
El infierno vale todo esto.
Hábitat natural.
Solo una rima sin razón.
Laberinto sin final.
A la deriva en días contados.
Ahora tu vida está fuera de temporada.
Ocuparé,
te ayudaré a morir,
te atravesaré.
Ahora yo también te gobierno.
Ven arrastrándote más rápido.
Obedece a tu amo.
Tu vida se quema más rápido.
Obedece a tu amo. Amo.
Amo de las marionetas, manejo tus hilos.
Cegado por mí, no puedes ver nada.
Solo llámame, porque te oiré gritar:
«Amo… Amo».

Traducción de Rogorn Moradan

En el bar de Lola, cuando ella está de humor, a veces te deja pedir una canción. Eso sí, te vas tú a la máquina, te la buscas y te la pones tú, y luego te las apañas con los aplausos o los abucheos de la concurrencia. Si algún zendadano se anima, que busque cambio en el bolsillo, pida la siguiente y nos cuente algo sobre ella.

Todas las rolas de Lola, aquí.

4.6/5 (14 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios