Inicio > Blogs > Ruritania > Lo dejo a su criterio
Lo dejo a su criterio

En pánico. Así me ando, señoras, y nótese que del apuro ni le digo buenos días porque no va que abro mi casilla de mail esta mañana y ahí estaba esperándome la respuesta que ya no me esperaba (porque lo bueno llega cuando menos se lo espera, lo dijo la frase de almanaque). Allí estaba esperando la respuesta que había de no llegar porque en estos tiempos de crisis el pesimismo como punta de lanza: “Todo tiempo futuro será peor”, entonces pase lo que pase no se sale decepcionado, ¿me comprende? (no). Pero volviendo al tema del colapso matinal, abro el mail y en la casilla, respondiendo a mi pedido de colaborar en la revista, me sugieren escribir algo sobre la actualidad literaria en Buenos Aires, como para empezar. Entonces es que el corazón me da un vuelco ¿Actualidad literaria? ¿Escribir sobre eso? ¡¿Yo?! ¿Que no soy escritora sino que se me ocurrió un día ponerme a escribir? ¿Yo que no edité novelas, ni cuentos, ni hadas? ¡¿Que fui en mi vida tres miserables veces a la feria del libro?! Una porque trabajaba ahí; otra porque mi padre presentó su libro y no puedo con mi complejo de Electra; y la última hace tan solo unos días para ver a Reverte y decirle que quería colaborar en Zenda (porque rompe los cojo… y triunfarás, no lo dijo el almanaque pero a veces funciona).

Actualidad literaria en Buenos Aires. ¿Con qué se comerá eso? ¿Será que es lo que se anda escribiendo en estos tiempos? ¿Serán los tópicos de los autores de moda? ¿Serán los tonos? ¿Los temas? ¿Los lenguajes? ¿Los cánones? ¿Las estéticas? Pienso un momento lógicamente lo cual no me resulta nada fácil… Tranquila, me digo, googleo un poco y mando zaraza total el chamuyo es la base de la felicidad humana, lo dijo Arlt y para mí tiene razón, ¿no? ¿O usted prefiere que le digan la verdad? ¡Si así fuera no leería los diarios, no sea versera! Busco algunas frases interesantes sobre el asunto, hago copy/paste y ¡sanseacabó! Total hoy día nadie lee nada salvo el face ¿quién se va a dar cuenta?

"Sigo buscando y doy luego con algo sobre la proliferación de la libertad expresiva, que no hay un modo de escribir actualmente en Buenos Aires, dice una señora al parecer muy informada, no hay un modo de moda."

Me pongo entonces a googlear de lo más entusiasmada y ni lerda ni perezosa doy con variadas notas sobre el tópico de marras. En un diario dicen que las letras argentinas se vieron “favorecidas” por los críticos en estos últimos tiempos frente a otras producciones de América latina ¡Claro! Pero esto sería bueno si los críticos no fueran seres resentidos y fracasados que al no sentirse realizados ocupan su tiempo en criticar (como la mayoría de nosotros) a los que sí se han realizado o al menos perseveran. Mas no soy quien para criticar a los críticos así que mejor lo dejo a su criterio. Sigo buscando y doy luego con algo sobre la proliferación de la libertad expresiva, que no hay un modo de escribir actualmente en Buenos Aires, dice una señora al parecer muy informada, no hay un modo de moda. Creo que también lo cita como algo bueno y entonces se me viene esa frase de Lledó ¿Para qué me sirve la libertad de expresión si no digo más que imbecilidades?

Paso luego a los videos en donde un joven escritor argentino dice de lo más pesaroso que “lo que hacemos no le importa mucho a nadie” (a lo que yo agregaría que le importa poco a muchos). Y acá es que me agarra la culpa, pobre chico, que escribe con tanta ilusión, así que tomo el toro por las astas y de lo más envalentonada busco un texto de él en la web. No porque me interese hablar con fundamentos sino que me da miedo que alguien me haga pisar el palito. Y claro, tras leerlo, señoras, entiendo el porqué de esa catastrófica catástrofe del desinterés generalizado. ¿Cómo? ¿Que cuántos cuentos leí para andar criticando? ¡Uno! ¿Cuántos quiere que lea? ¡Si es claro que vivimos de la superficialidad! Mentira, leí dos o tres o más y no sólo de él, me empapé de textos de autores nacidos en los años 70 y 80. Y algunos de ellos lograron atraparme por momentos pero las cosas que me cuentan, los mundos que atraviesan, las “revelaciones” que proponen no me mueve el pelo (y eso que tengo rulos abundantes).

"En esta lo voto a Borges cuando decía que la imprenta ha sido uno de los peores males del hombre, ya que tendió a multiplicar hasta el vértigo textos innecesarios. Si no míreme a mí, escribiendo como si supiera."

El tono es desencantado, irónico, socarrón, rebelde a la solemnidad, por momentos desgarrado. Los temas son de una variedad escrituraria fenomenal, permítaseme el término estrambótico que esto es una revista literaria. Abundan gais, minitas, chabones, birra, faso, falta de laburo, careteo, mishidura, mucho fantasma de desaparecido (en la última dictadura militar), desigualdad, puta ciudad, en ciertos rincones. Luego los amores imposibles y eróticos a lo 50 sombras de Grey se han reproducido de manera espantosísima, esto último lo veo ya aterrizada en los grupos literarios de las redes sociales. Y acá casi no existen las fronteras.

Ergo, los que escriben (en Buenos Aires y en donde se le ocurra) no son los universitarios, ahora escribe cualquiera. ¡Sí!, malinterpréteme el modismo, escribe CUALQUIERA, incluso el que no debería y claro, si nadie sale a cortar dedos seguirá proliferando la cosa ¿Y lo que vale la pena? Bien, gracias… En esta lo voto a Borges cuando decía que la imprenta ha sido uno de los peores males del hombre, ya que tendió a multiplicar hasta el vértigo textos innecesarios. Si no míreme a mí, escribiendo como si supiera.

Y ya con la lengua afuera me pregunto si lo hallado hasta el momento tendrá algo que ver con la actualidad literaria en Buenos Aires… La verdad es que nunca confié en mi insano juicio así que decido consultar como para asegurarme a diversos colegas amigos del ambiente porque es sabido que los demás son más cultos que uno y más felices también. Guillermo (57), escribe guiones de cine, teatro, televisión y es cuentista, ante mi pregunta sobre el tema me saca de encima con un preciosísimo “ni idea” (fin del comunicado). Soledad (44), dramaturga, ávida lectora y cinéfila me arriesga algo dudosa varios nombres de autores que no leí ni por asomo. Sergio (54), escritor ya editado (todos de pie) me enarbola los ciclos literarios que siguen resistiendo al paso del tiempo de los cuales no encuentro ni rastros en el oráculo internet; y Marina (treinta y pico), fundadora de una revista literaria que a veces hace juntadas con micrófono abierto me habla de que está la cosa muy productiva por esto del autor como editor independiente.

"¿Pero qué opina a todo esto Jorge Fernández Díaz?, escritor, periodista, miembro de la Academia Argentina de Letras, cofundador de esta revista y con tanta cosa importante imposible no consultarle."

“Ni idea”, “nombres dudosos”, “autores autoproducidos/apesadumbrados” y “ciclos literarios por ahora inencontrables” estarían siendo el cóctel porteño literario actual pero aun me quedaba un sabor a que me faltaban dos pal peso. Necesito algo sobre los sellos editoriales así que resuelvo consultar a alguien serio, un escritor con mayúsculas, acaba de ganar un importantísimo premio con su última novela, me gusta mucho lo que escribe y encima es un tipo accesible y humilde. Responde rápido y certero. Que la cosa está prolífica porque los sellos chicos gozan de buena salud, quiere decir esto que se publica mucho y acá agrega lo que ya reflexionamos, lo mucho es bueno y malo a la vez porque uno como lector corre riesgo de dejar pasar lo bueno (no dijo nada sobre salir a cortar dedos). Y en cuanto a cuestiones temáticas y estilísticas, me dice, creo que hay mucha producción de textos más bien íntimos, exploratorios de lo formal y lo psicológico. Una literatura muy puesta en el yo del autor. Ahí la acierta del todo, fíjese que se me pide escribir sobre actualidad literaria en Buenos Aires y yo no paro de escribir sobre mí… El ego es el cáncer de estos tiempos (y de los otros también), anoten.

¿Pero qué opina a todo esto Jorge Fernández Díaz?, escritor, periodista, miembro de la Academia Argentina de Letras, cofundador de esta revista y con tanta cosa importante imposible no consultarle. Pues este señor me sale con algo interesante, una nota publicada en Diario Perfil dice que en su discurso de aceptación a la Real Academia Jorge revindica al periodismo. Asevera que lo mejor de la literatura moderna se está escribiendo en los diarios. ¡Sí, en los diarios! Cita al articulismo de costumbres y de opinión como un verdadero suceso de las letras y agrega que los libros de artículos de ciertos novelistas, sociólogos, poetas, investigadores o filósofos serán paradójicamente más valiosos en el futuro que sus propias novelas, poemarios y tratados. Amén.

"Actualidad literaria es que hay mucho pero no del todo bueno. Actualidad literaria es que ya no hay fronteras salvo para los que construyen armas, como Dassault."

Así que con todo este menjunje de datos recopilados ahora voy a irme retirando para escribir todo lo que (no) sé sobre actualidad literaria en Buenos Aires de manera que quede más o menos legible. Y así es que más o menos está el asunto. Actualidad literaria en Buenos Aires es que alguien que escribe en Buenos Aires, y no somos pocos, no tiene idea de la actualidad literaria en Buenos Aires; que muchos se la pasan escribiendo pero no les interesa leer a los demás; actualidad literaria es que googleas actualidad literaria en Buenos Aires y aparecen Fogwill, Borges, Cortázar, Arlt, Lamborghini, Piglia… aquellos viejos buenos tiempos. Actualidad literaria es que hay mucho pero no del todo bueno. Actualidad literaria es que ya no hay fronteras salvo para los que construyen armas, como Dassault; actualidad literaria en Buenos Aires es quizás esto que estoy haciendo, pisar excremento de perro por andar caminando por Corrientes mientras googleo con mis ojos desvencijados de tanto mirar el iphone de qué carajo va la actualidad literaria en Buenos Aires.

En fin… sólo sé que no sé nada es la máxima para caer siempre bien parado y, demás estará decirlo, la arriba escrita es mi verdad, luego estará la vuestra y la de más allá. Lo recomendable, como aconseja Escohotado, es pasar de los filtros y recurrir a las fuentes por lo que les voy a dejar más abajo unos cuantos nombres de flamantes escritores contemporáneos (jóvenes y no tanto) que proliferan actualmente en la cuna de Borges. El resto lo dejo a su criterio.

Nueva narrativa: Félix Bruzzone, Pedro Mairal, Washington Cucurto, Samanta Schweblin, Mariana Enríquez, Federico Falco, Selva Almada, J. P. Zooey (entre otros muchos).

Un poco mas añejos: Cesar Aira, Carlos Gamerro, Jorge Fernández Díaz, Martín Cohan, Martín Caparrós, Beatriz Sarlo, Claudia Piñeiro, Fabián Casas, Leopoldo Brizuela, Elsa Drucaroff, Rodrigo Fresán, Alan Pauls, Eduardo Sacheri (este último es mi preferido).

Eduardo Sacheri, Premio Alfaguara. Foto: Daniel Mordzinski

* Zaraza: palabrerío sin sentido o sin argumentos (bla bla).

Accede al foro de Zenda