Inicio > Libros > Narrativa > Los ojos de Dios, de Rafaela Cano

Los ojos de Dios, de Rafaela Cano

Novela Los ojos de Dios de Rafaela Cano

Según el barómetro del CIS, dentro del mundo de la literatura los lectores de novela histórica, pseudohistórica o ficción histórica son los que más hacen subir las ventas de las editoriales y es el género en el que los lectores muestran más lealtad al formato tradicional.

El interés por el género va creciendo con la edad hasta su dominio absoluto en las franjas de edad a partir de los 45 años.

Por ello, estos años han poblado los escaparates de las librerías trilogías de mujeres occidentales en territorios exóticos, posesiones coloniales, libros de ocultas claves templarias, turbulentos amores en tiempos de guerra, detectives egipcios, esoterismos pseudohistóricos, novelas de gladiadores y fantasías ambientadas en tiempos oscuros

Aunque nadie tiene la varita mágica, se supone que el éxito del lanzamiento de una novela histórica viene amparado por una conjunción de factores: el prestigio o tirón del autor, la potencia de su editorial y una campaña más o menos mediática. Sin embargo según el CIS el 61,1% de los lectores que eligen un libro lo hacen o por el tema o el género y sólo un 20,3% se deciden en función de su autor. Un dato no baladí que podría hacer replantearse estrategias de las editoriales Otro de los factores importantes es la recomendación de amigos y afectos. El llamado “boca a boca” .

Y es que ello quizás explicaría el notable impacto de Los Ojos de Dios en el panorama literario del pasado año. Una novela que fue editada por la Diputación Provincial de Badajoz, con autoría de Rafaela Cano, profesora de Literatura y una debutante en el mundo de la novela.

Nada presagiaba tan alto seguimiento, porque la obra, centrada en la Castilla medieval y la Institución Inquisitorial superó en ventas en las Ferias del Libro de Extremadura y Castilla a autoras consagradas como María Dueñas, Julia Navarro, Dolores Redondo o Matilde Asensi. Sin campañas publicitarias, con el único reclamo del boca a boca, agotó la primera edición en muy pocos meses. Lideró la lista de lecturas veraniegas de Extremadura, fue una de las novelas más solicitada en las bibliotecas públicas y en algunos centros de enseñanza, este curso se convirtió en la lectura recomendada para el alumnado.

Recientemente, la segunda edición acaba de ver la luz en editamas.es

¿Pero qué es novela histórica?

Dentro de los géneros literarios, siendo ortodoxos, sólo podríamos considerar novela histórica, aquella producción de ficción que recrea un episodio histórico del pasado que incluye eventos no ficticios y que está protagonizada por personajes que existieron en la vida real

Muy parecida y formando parte del mismo género, está la novela de ambientación histórica, pero que presenta personajes y eventos completamente inventados por el autor, ubicados en un pasado más o menos lejano. El caso que nos ocupa » Los Ojos de Dios» de Rafaela Cano, comparte ambas adscripciones, ya que en su trama coexisten personajes reales e inventados.

"El primer periodo de la novela histórica en España, con obras muy destacables en el género, lo conformarían Mariano José de Larra, José de Espronceda, Enrique Gil y Carrasco o Navarro Villoslada."

Al Romanticismo decimonónico y Walter Scott (1771-1832) les cabe el honor de ser el origen de la novela histórica. Scott escribió una serie de novelas ambientadas en la Edad Media inglesa, entre ellas la celebérrima  Ivanhoe (1819), un clásico juvenil de los niños españoles que leíamos a mediados del siglo pasado cuya acción transcurre en la época de la dominación normanda.

Ivanhoe daría origen a la eclosión de obras de carácter similar no sólo en Europa, sino tambien en América ejemplos serían las de Víctor Hugo, el italiano Manzoni, los rusos Pushkin y Tolstoï, el norteamericano James Fenimore Cooper y el polaco Hernyk Sienkiewicz (autor de Quo Vadis)

A lo largo del siglo veinte, con momentos de eclosión y crisis,  la novela histórica siguió las transformaciones narrativas que iba sufriendo el género novelístico, introduciendo novedades formales de diferente índole hasta configurar su estilo actual.

En este siglo han surgido autores considerados verdaderos “clásicos” del género. En las primeras décadas Fabiola del Cardenal Wiseman, Ben Hur o Sinuhé el Egipcio y avanzado el siglo Yo, Claudio, de Robert Graves, o Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar, por citar dos ejemplos inspirados en la Antigüedad clásica.

La Prehistoria batió con la saga El Clan del Oso Cavernario ( excelente el primero) y la Edad Media, por su parte, ha dado lugar a una prolífica producción, entre la que se cuentan best sellers de la talla de Los pilares de la tierra, de Ken Follett, El templario de Jean Guillou o El Médico de Noah Gordon o El nombre de la rosa, de Umberto Eco entrando ya en una adscripción más intelectual.

El primer periodo de la novela histórica en España, con obras muy destacables en el género, lo conformarían Mariano José de Larra, José de Espronceda, Enrique Gil y Carrasco o Navarro Villoslada. Posteriormente, es cita obligada Benito Pérez Galdós, con sus recientemente reeditados Episodios nacionales.

En la actualidad existe una prolífica producción de novela histórica, siendo quizás el género que goce de mayor salud. Numerosas novelas recrean acontecimientos de todas las épocas, destacando ya en el siglo XXI la época romana en las series de Santiago Posteguillo, la Edad Media en las de Sánchez Adalid, la España del Siglo de Oro, catapultada a la Literatura de masas con la exitosa serie El capitán Alatriste, de Arturo Pérez Reverte y las de Matilde Asensi, hasta la época contemporánea de la Segunda República y la Guerra Civil con ejemplos como la cinematográfica Soldados de Salamina, de Javier Cercas, Entre Costuras de María Dueñas, La enfermera de Brunete de Manuel Maristany, La noche de los tiempos de Muñoz Molina o Falcó de Pérez Reverte

¿Qué tenía Los Ojos de Dios de Rafaela Cano para conseguir el favor del público? 

Personajes y puro entretenimiento. 

Sin ser muy avezados, la clave del éxito del libro estaba en su capacidad de atrapar a cualquier tipo de lector, de estimular su curiosidad y hacerle querer pasar páginas para saber hacia dónde se dirigían los personajes.

Los protagonistas Fray Hernando, dominico inquisidor, Beatriz Alarif, joven noble y Luis Zapata, antiguo paje de Felipe II son personajes atractivos, muy bien definidos y  aparecen entremezclados articulando una trama que “engancha” y que hace pasar las páginas al lector sin prisa pero sin pausa y que le apremia a llegar al final, algo que es muy de merecer con tantos tostones que siguen publicándose en las editoriales españolas.

Calidad narrativa

La novela, desde sus primeras líneas llama la atención por su prosa, que aunque transmite al lector la sensación de ser producto de una elaboración consciente, resulta muy ágil y fluida. Como muestra de ello, la gran cantidad de vocablos medievales, hoy en desuso, que aparecen perfectamente imbricados en la narración, y que la maestría de la autora consigue integrar en el texto sin ralentizarlo.  Es un relato por tanto de altura, donde la calidad no conlleva pedantería ni pesadez. Tiene un enfoque tradicional de acción reciente, en el que va aportando detalles y sin perder tensión, va desarrollando el conflicto. Su desenlace no por esperado, es menos sorprendente.

Ambientación histórica

La ambientación histórica en el libro se produce de forma natural, sin artificios y sobre todo sin la impostura de querer dar una clase de Historia,  un defecto en el que caen muchos novelistas empeñados en exhibir su erudición en la materia y que lastran gravemente una de las razones de ser de la novela que es el puro entretenimiento.

Si además de entretener, el argumento consigue que el lector viaje al pasado y se sumerja en ambientes de antaño, consigue con creces uno de los atractivos de este género.

La primera parte de la novela arranca en 1559 cuando la Inquisición celebra en Valladolid el Auto de Fe más importante de cuantos se celebraron en la Europa de su tiempo. La autora huye de ahondar en el dramatismo de la cruel ceremonia para centrarse con una exquisita y completa descripción en los hechos ambientados en las calles, plazas, edificios y sobre todo del propio Auto de Fe de Valladolid, que recuerda en cierta manera a pasajes de El Hereje de Delibes.

La segunda parte se traslada a Llerena, Badajoz, donde desarrolla la trama insertándola con brillantez en la cotidianidad de los habitantes del siglo XVI. La vida de conventos, palacios, mercados…ofrecen al lector un interesante fresco de la Extremadura de la época.

"La autora ya tiene en ciernes su segunda obra, esta vez ambientada en la Sevilla del Barroco para la que ha desarrollado una ingente labor de documentación e investigación, ya que los protagonistas no son personajes de ficción."

El asunto inquisitorial está tratado con justicia, sin morbo y sin estridencias y sobre todo, no “mortifica” al lector con obtusos pasajes de conciencias atormentadas, algo que sucede con recurrencia cuando se habla del Santo Oficio. Tampoco encontramos tintes de anticlericalismo ni de presentismo histórico ( juzgar los hechos del pasado con la perspectiva y valores del presente).

La conjunción de estos factores explica en gran medida el éxito del libro. Rafaela Cano, desconocida en el mundo de las letras y ajena a círculos literarios es natural de Campanario ( Badajoz), profesora de Lengua Española —de ahí su maestría léxica— y con años de bagaje docente a sus espaldas.

Aunque había publicado algunos relatos, Los Ojos de Dios ha significado un brillante debut en el mundo de la novela, lo que demuestra que en el mundo del arte nunca es tarde si hay talento que ofrecer

La autora ya tiene en ciernes sus segunda obra, esta vez ambientada en la Sevilla del Barroco para la que ha desarrollado una ingente labor de documentación e investigación, ya que los protagonistas no son personajes de ficción.  Probablemente a estas seguirán sin duda otras que captarán el interés del público…

Los Ojos de Dios : Todo un sugerente viaje a la España del XVII a través de una historia bien contada que atrapa al lector desde las primeras páginas. Entretenimiento y disfrute de la lectura. Nada más y nada menos que el puro placer de leer.

__________

Autora: Rafaela Cano. Título: Los ojos de Dios. Editorial: Editamás. Venta: Amazon

5/5 (5 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)