Inicio > Firmas > El bar de Zenda > Abuelos bajo el sol
Abuelos bajo el sol

Bajo un sol que cae como plomo derretido, la fila de personas se mueve despacio. Una espera de veinte minutos como mínimo, calculas observándolos. En su mayor parte son gente mayor. Abuelos hechos polvo. Están allí a la solanera, sin sombra ni lugar donde sentarse, ante la única terminal de cajero automático de esa sucursal. De ese banco. Es agosto, la oficina está cerrada y la escena se sucede por todas partes. En toda España, o como se llame esto ahora. Personas que esperan para hacer un trámite bancario.

No es algo exclusivo de agosto, pues se repite todo el año aunque en estas fechas sea más frecuente; más desvergonzadamente habitual por parte de esos bancos que, cuando el pelotazo inmobiliario engordaba dividendos, sembraron las ciudades de oficinas que embaulaban sueldos y pensiones –colocando productos financieros que acabaron en auténticas estafas– y que ahora, con las vacas flacas, desaparecen y dejan tirada a la clientela. Tres mil de esas sucursales cerraron el año pasado y supongo que éste irá cerca. En cuanto a cajeros automáticos, 2020 liquidó un millar de terminales y veremos cómo acaba 2021. De momento, según el Banco de España, ya son 1.300.000 los españoles que viven sin bancos ni cajeros cerca. Y hay pueblos con muchos vecinos mayores de 60 tacos donde la distancia a la oficina bancaria más próxima es de 10 kilómetros.

Si sólo fuera eso, sería malo. Pero es que, para más vil recochineo, al hablar de oficinas bancarias imaginamos empleados que atienden, una persona que actúa como cajero –aunque sólo sea hasta las 11 de la mañana, que ya es disparate–, otra que resuelve dudas, y detalles así. Lo normal. Pero no. Entras en tu banco de toda la vida, y a veces lo único que hay es uno o dos cajeros automáticos, un jefe y único indio con una cola de gente esperando, y donde antes estaba la ventanilla, donde Manolo o Paco hasta le rellenaban al abuelo el impreso, ahora hay un cartel publicitario donde el BZGP (Banco Zutano y la Guarra que lo Parió) anima a los octogenarios a descargarse en el móvil una aplicación que, asegura, permite moverse con rapidez y eficacia por el simpático espacio de la banca cibernética. Eso, en un mundo en el que todos sabemos lo que es depender de Internet. Y en una España donde en algunas zonas rurales ni siquiera hay cobertura para el teléfono móvil.

Los defensores de todo este pasmo de cabronadas, que son muchos y no todos banqueros –no habría tanto verdugo sin víctimas sumisas–, argumentan que los tiempos cambian, que lo antiguo da paso a lo moderno, que el crecimiento de la banca online está en sintonía con las normas europeas –Bruselas es excusa perfecta para toda clase de tropelías– y hace innecesaria la atención cara al público. También dirán que el futuro pasa por Correos Cash, por el Nickel de BNP, por los estancos y administraciones de loterías o el lucero del alba. Yo qué coño sé. A lo mejor hasta es cierto, pero me da igual. Porque el cochino presente, por donde pasa es por miles de abuelos y no tan abuelos haciendo cola al sol, aturdidos e impotentes a la hora de cobrar sus pensiones, llevar dinero en el bolsillo, resolver problemas. Vivir con normalidad en vez de perder mañanas, días enteros, en gestiones absurdas e injustificables.

Pero es lo que hay, y lo que va a haber. Como en los casinos, la banca siempre gana. Pierden, y con ellos perdemos todos, esos abuelos al sol, desconcertados ante la gentuza infame que amparada por el Estado y sus instituciones, arrogante, impune, sin que nadie mueva un dedo para frenar sus abusos, acosa y desampara cada vez más a sus clientes desvalidos y humildes. Entre ellos, a esos jubilados a quienes no sólo no se permite retirar sus ingresos cuando y como quieran para dárselos al hijo o nieto que les apetezca; a quienes se fiscaliza cada euro como si fueran delincuentes pero tampoco se les deja tener dinero en casa sin que les caiga encima el Estado, sino que, además, los obligan a sufrir perplejos ante un teléfono móvil de última generación, descifrando aplicaciones y códigos endiablados que ni conocen ni comprenden. Obligándolos a buscar en su familia –quienes la tienen–, en los más jóvenes y acostumbrados a moverse por esos ámbitos incomprensibles, lo que los canallas que durante toda la vida se aprovecharon de sus modestos ahorros los obligan a encarar ahora con el cínico embuste de que así facilitan su vida. Los hijos de puta, ellos y quienes lo consienten. No me canso de repetirlo, oigan. Y seamos paritarios: los hijos e hijas de la grandísima puta.

____________

Publicado el 21 de agosto de 2021 en XL Semanal.

4.7/5 (1562 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
39 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Basurillas
Basurillas
1 mes hace

Y para que se sepa y quede constancia: todo esto pasa y se ha incrementado cuando, por primera vez en la historia, el ministerio encargado de proteger a los consumidores lo ejerce un supuesto comunista. No le ha venido en gana desmontar ni un solo chiringüito financiero de los que si protegen a esta
casta bancaria en las instituciones. Ni mencionarlo siquiera. Con gente así en el Gobierno no hacen falta enemigos.

Ricarrob
Ricarrob
1 mes hace
Responder a  Basurillas

Comunismo de chuletón para mi y hierbitas para los demás… Entre políticos-black y bancos, se han cargado a la cajas que eran las únicas que algo de labor social hacían.

Alberto
Alberto
1 mes hace
Responder a  Basurillas

Culpando a un comunista de que no eche abajo lo que los liberales han creado, alimentado y expoliado. Espero que te hayas quedado agusto, hipócrita de mierda. Cuando hagan cosas de comunistas, que está por ver, diréis que son el cáncer de éste país, claro está. La gata flora vamos.

Cipitarra
Cipitarra
1 mes hace
Responder a  Basurillas

Más verdad que un santo.

ricarrob
ricarrob
1 mes hace

Mear a barlovento. De nuevo mi enhorabuena para este artículo que hace usted escribiendo a favor de los más mayores, olvidados por todos y por los defensores de las mil y una micro-minorías y de las mil y una micro-ofensas, olvidados de esos políticos que se preocupan de legislar aquello que no es necesario, chorradas, y que se olvidan de todo lo importante. De entrada, es falso que la tecnología nos facilite la vida. No está pensada para la gente sino para obtener mayores beneficios y facilitarle la vida a la simplificación de la gestión empresarial (la santísima trinidad que maneja el guiñol: banca, eléctricas y operadoras) y obtener más beneficios por medios arteros en los que las personas ni siquiera cuentan (factura de la luz incluída). Y entonces, habrá nuevas y peores inadaptaciones a la tecnología transhumanista, de los que hoy son jóvenes (por poco tiempo, me temo) y autosuficientes tecnológicamente. Es necesario recordarles a todos que es inevitable que todos lleguen a ser mayores algún día y, si no llegan, malo, malo. Porque los que critican ahora las pensiones, colaboran es este despropósito o promueven el maltrato a los mayores… no hacen otra cosa que mear contra el viento, desoyendo el viejo y sabio consejo de los viejos y sabios marineros.

Jose Luis
Jose Luis
1 mes hace
Responder a  ricarrob

No estoy muy de acuerdo con el artículo, me parece acertado dedicar el espacio a señalar las encrucijadas que se encuentran los mayores con estos cambios, y que sin duda debemos resolver de alguna forma. Pero yerra el autor en mi opinión en el enfoque demagógico contra unos bancos que se adaptan a las necesidades de sus clientes: no fui al banco ni para firmar mi hipoteca y eso, respecto a las visitas semanales al banco que hacía mi abuelo solo tiene un nombre: progreso.

Le contesto a usted porque me parece muy bueno que destaque que, en el mundo de las microidentidades y ofendiditos, obviemos a quienes se lo debemos todo lo que tenemos, porque nos lo dieron y porque es lo decente.

Cliente
Cliente
1 mes hace
Responder a  Jose Luis

A mi me parece bien que el banco ofrezca la posibilidad de no verles la cara para nada
Lo que no me parece bien es que cuando queramos verles la cara no podamos, como dice el artículo.

Más allá de eso, se creen que convirtiendo el servicio bancario en un algoritmo y una app, van a triunfar. El día que el servicio bancario sea solo app y algoritmos para exprimir los datos, las famosas FANG (Facebook, Amazon, Netflix, Google) barrerán del mapa a Santander BBVA, Caixa y demás

Luis Romaní
Luis Romaní
1 mes hace

Pues si, estoy totalmente de acuerdo. El otro día fui a mi sucursal de siempre a hacer una gestion y tardaron exactamente hora y media en atenderme. Nunca había esperado tanto, y además en ese tiempo pude asistir a cuatro enfrentamientos sería entre clientes y empleados por inflexibilidades del Banco. En un caso era un pequeño empresario que venía a retirar líquido para pagar a operarios que había contratado para trabajos extras. Venía con muletas y una pierna aparatosamente entablillada, pues había tenido un accidente el día anterior; no le dieron el dinero pues había llegado diez minutos después de las once. En otros tiempos le invitarían a sentarse, se interesarían por su pierna, le darían recuerdos para su señora y le darían el dinero. Ahora se fue de allí con un cabreo monumental, prácticamente expulsado por un empleado implacablemente borde. La atención del empleado/a que te toque será buena si vas a interesarte por uno de los productos que están dentro de los objetivos que tienen que cumplir. Si vas por una cuestión que no entra en esos objetivos, te despacharán de prisa y mala gana, a ver si al proximo cliente le pueden meter un seguro, un plan de pensiones o un robot de cocina.

Ricarrob
Ricarrob
1 mes hace
Responder a  Luis Romaní

Los oligopolios se convierten en burocracias inhumanas. A los profetas del neocon se les llena la boca con palabras como competencia y libre mercado y resulta que los tres sectores económicos más importantes son oligopolios. Y, quizas, sin saberlo, detrás de las bambalinas, realmente son monopolios…

Cliente
Cliente
1 mes hace
Responder a  Luis Romaní

Es la estrategia: que lloremos porque una app haga su trabajo.

Solo por eso, me pasaré a un banco google en cuanto pueda.

Pepe Cuervo
Pepe Cuervo
1 mes hace

Hace años que nos tienen pillados por las gónadas, nómina primero y a partir de ahí ya no tienes escapatoria, hipoteca, facturas y recibos varios, si vas a pagar en el banco, todo son pegas para amargarte la vida y eso si, cada vez menos empleados, el mismo gilipollas que te recomienda hacer todo en el cajero es el que tiene su puesto de trabajo pendiente de un hilo. Le entiendo Jefe, son unos hijos de puta, unos grandísimos hijos de puta.

Maria jose
Maria jose
1 mes hace
Responder a  Pepe Cuervo

Esto le dije a una que insistia en que tenia que aprender hacerlo on line : yo lo aprenderé pero tu te quedarás sin trabajo.

Juan
Juan
1 mes hace
Responder a  Pepe Cuervo

Muy acertada su crítica y muy real.
Siga Vd. denunciando abusos que así llegan a mucha más gente.
Gracias.

Antonio guerrero
1 mes hace

Con dos cojones …espero que dure vivo 100 años…es de las pocas personas que tiene los cojones de decir la verdad.

jose
jose
1 mes hace

Cuanta razon tiene este Español que dice unas verdades como puños y escribe lo que deberiamos de decir TODOS.
Pero lamentablemente la gente pasa de todo y por mucho que sigan cogiendonos del cuello a todos, nadie, o casi nadie protesta, hasta que nos asfixien a todos, excepto a los politicos, banqueros y corruptos y enchufados que chupan de la teta de la vaca que todos engordamos.
Lamentable pais….

Inés sanchez almeyra
Inés sanchez almeyra
1 mes hace

A Perez Reverte lo sigo desde Argentina…..tenemos tanto e común!!! Venimos de la misma Madre (el diría de otra forma) el artículo de los viejos genial….acá es igual…..uno busca una voz humana que solucione tu problema pero es inútil……gracias por la buena lectura.

Juan
Juan
1 mes hace

Artículo cojonudo, nada más que añadir.

Blanca Nieves Marcos Garcia
Blanca Nieves Marcos Garcia
1 mes hace

Tiene toda la razón, te obligan hacer cosas, que muchas veces no sabes: y digo yo es nuestro dinero y hay que hacer la vida más fácil y cómoda para todos..

Miguel Ángel Guazo Calderón
Miguel Ángel Guazo Calderón
1 mes hace

Tiene toda la razón,pero en más de una ocasión me he revelado,he entrado en el banco y me he sentado al fresco una vez pedido mi turno. He afeado dicha conducta a los responsables,he invitado a pasar y asentarse a la gente mayor. Hace un par de semanas de unas 14 personas que había,nadie,absolutamente nadie se inmutó. Alguno incluso me increpó ¿ Que quiere que le diga? Fue tal mi indignación con la gente,que solo se me ocurrió pensar ¡Que les den!

Pedro
Pedro
1 mes hace

Me encanta el Reverte que escribe ficción, pero más me encanta cuando se implica en la vida real y pone su (gran) granito de arena para intentar poner un poco de sensatez en este mundo en el que lo que menos importa a nuestros dirigentes son las personas. Grande Reverte

Juan Villamil de Galdós
Juan Villamil de Galdós
1 mes hace

Algunas Administraciones públicas también tienen esa estrategias….

Eugenia
Eugenia
1 mes hace

Algunas…
Por desgracia casi todas, y han aprovechado la pandemia para joderlas aún más.
Antes podías llamar por teléfono (no lo cogían nunca) o ir en persona a pedir cita. Ahora puedes llamar por teléfono y te atiende un robot que en el 90% de las veces no te entiende y te entretiene una hora y que nunca te pasa con un operador.
Por Internet, eso sí, suele ser más fácil aunque a veces te piden certificado digital, clave o código de no sé qué… y tienes que ir personalmente.
Mi madre se apaña bastante bien con la tecnología (tiene 72 años) y obligada por su banco, ya que la máquina de actualizar la cartilla estaba estropeada el 80% de las veces que iba, ha conseguido entrar en su cuenta y ver los movimientos…
Ya no recibe facturas en papel de ninguna compañía tampoco…

Jose Ignacio
Jose Ignacio
1 mes hace

Muy bien dicho, y cada «hijo e hija de la grandísima puta» está puesto, en el texto, donde debe estar. Habría que añadir, que por los buenos oficios de los gobiernos de los últimos 40 años, estos abuelos son los que están, con sus pensiones, manteniendo muchas veces a la generación actual, que si algo rebaña lo gasta en sus botellones y sus «gustitos». Estos abuelos son con frecuencia los que ponen el cocido en la mesa, aunque sus hijos y nietos se endeuden para veranear en Marbella ( antes muertos que sencillos). Cada vez que un/a empleado de banco e recomienda hacerlo todo por las aplicaciones, suelo recordarle que está tirando piedras a su propio tejado y que pronto lo despedirán por innecesario. Un pais donde todavía se llama a las computadoras «ordenadores», reflejando que se ven como una acumulación de información ( especie de cardex electrónico), que premia la erudición más que la imaginación ( Saber y Ganar) o convierte la memoria en acto de circo ( Pasapalabra), se moderniza superficialmente cuando pide una pizza por el movil o saluda por whatsapp a la bendita madre que le parió, a la que a lo mejor, con suerte, verá personalmente en el tanatotio. Algo está apestando en «Dinamarca», que diría Hamlet.

JAG
JAG
1 mes hace

Exacto Basurillas, un supuesto ministro comunista que ante los desmanes de la Banca, las Eléctricas o lo siguiente que venga hace mutis por el forro de la nueva chaqueta. Pero tranquilidad, ya ha empezado el fúrbol, gracias a Dios.
Y una reflexión señor Reverte: en Afganistán los jóvenes (talibanes) luchan por unas ideas (que no es cuestión valorarlas ahora) y en mi tierra (Euskadi) los de su quinta se enfrentan a la policía por el derecho al… BOTELLÓN.
Glorioso.

Isabel López Fernández
Isabel López Fernández
1 mes hace

Es que lo de los bancos es de otro mundo porque en este no hay justicia suficiente para que paguen sus tropelías. Lo mejor cuando llegas a cargar en TU cuenta, donde está TU dinero, donde cobras TU nómina ese recibo o multa sobrevenidos. Y con cara de asco te dicen: no puede ser. Vaya a un cajero. Eso solo los miércoles de año bisiesto de 8:00 a 8:05h. Qué ganas de escupirles debes reprimir.
Y sin duda, el maltrato silencioso al que están sometidos los mayores no tiene nombre ni sale en los telediarios. Obligados a tener un teléfono móvil hasta para recibir la vacuna del coronavirus y sus citas médicas. Que asco todo.

Tornero
Tornero
1 mes hace

En tiempos de Franco, uno de sus grandes logros fue no dejar que los españoles nos asociásemos, que nos uniésemos.
Llegó «la democracia» y hasta incluso se crearon las autonomías, como otra forma de evitar la unión de los españoles.
Y así llegamos al tema que nos ocupa, la falta de unión del pueblo y, en cambio, la unión de los poderosos.
Los bancos hacen lo que quieren y el pueblo habla de separatismo o de otras idioteces, mientras que nadie se ocupa de lo importante, nuestro bienestar. La democracia del salvajismo.

Última edición 1 mes hace por Tornero
ramon
1 mes hace
Responder a  Tornero

leido en las redes…Hoy ha venido a comprar a mi carnicería el director de mi banco. Primero de todo le he hecho sentarse en una silla unos veinte minutos mientras tanto yo hacía otros trabajos.
Cuando me ha parecido le he preguntado qué deseaba, a lo que me ha respondido que unas hamburguesas. Yo le he dicho que las hamburguesas ahora SÓLO las vendemos los viernes. Me ha pedido longanizas y le he dicho que SOLO las vendemos de 8,30 a 10 martes y jueves.

ramon
1 mes hace

leido en las redes…En vista de ello me ha pedido un pollo cortado a cuartos.Yo le he dado el pollo, los cuchillos y las tijeras, y le he dicho que se lo tenía que cortar él. Como era de esperar, me ha contestado que él no lo sabía hacer y que era mi trabajo. Mi respuesta ha sido que por tratarse de la primera vez le ayudaría, pero que en lo sucesivo lo debería hacer él solito. Están disponibles en la página web y en la app las instrucciones de cómo hacerlo.
Entonces me ha dicho que quería hablar con el encargado, y mi respuesta ha sido que si no pedía cita previa sería del todo imposible.
Al final, se ha llevado el pollo troceado y una morcilla, de modo que yo le he cobrado el pollo, la morcilla más la correspondiente Comisión de Mantenimiento por el corte del pollo y por la atención prestada ya que no tiene la cuenta *ENTRECOT MASTER GOLD PLUS* que te compromete a comprar dos entrecots máster gold quincenales.

ramon
1 mes hace

Hoy ha venido a comprar a mi carnicería el director de mi banco. Primero de todo le he hecho sentarse en una silla unos veinte minutos mientras tanto yo hacía otros trabajos.
Cuando me ha parecido le he preguntado qué deseaba, a lo que me ha respondido que unas hamburguesas. Yo le he dicho que las hamburguesas ahora SÓLO las vendemos los viernes. Me ha pedido longanizas y le he dicho que SOLO las vendemos de 8,30 a 10 martes y jueves.

Mikel Agirregabiria
1 mes hace

El artículo apunta bien y defiende a personas mayores o vulnerables de cualquier edad, pero ese estilo huele un poco a cierta superioridad ética que no sé de dónde cree que le viene a Reverté. El insulto grueso, a diestro y siniestro, no suele ser el mejor modo de defender una buena idea,… Opino, por ofrecer otra perspectiva.

Lo que repugna es la forma grosera y barriobajera que repela por pura contradicción. Reverte va de la taberna a la Real Academia sin inmutarse,… Y eso no es posible.

Pero sí NOS DA UNA IDEA para informar sobre la «banca ética» tipo Triodos Bank, como alternativa a la banca tradicional,…

Lydia
Lydia
1 mes hace

Un buen artículo, poner el foco en una más de las dificultades que los mayores tienen que soportar porque los que han heredado la buena gestión que ellos construyeron no saben seguir adelante si no es poniendo trabas.
Lástima que tan buen alegato se vea ensombrecido por el nombre que le ha puesto al banco imaginario (Banco Zutano y la Guarra que lo Parió) y la expresión hijo e hijas de puta… Es realmente grosero, sexista y denigrante para todas las mujeres y para todas las madres, que por otra parte no tienen responsabilidad sobre las acciones de sus hijos con edad de trabajar y afeitarse la barba.

Jose Manuel Manzano
Jose Manuel Manzano
1 mes hace

«La banca siempre gana»
…he visto muchos bancos desaparecer. Lo que no aparecen son «la gerencia» que hunde dichos bancos, esas gerencia tienen la misma «bula papal» que el clero pederasta, o la pasma que organiza, en España, el desembarco del 80% de la cocaina venezolana que se consume en toda Europa, …y con las ganancias se compra un canal de television o todo un grupo comunicacional con dinero limpiecito de origen caribeño.
….
Quien mas disfruta de todo este «cacao» es el PC chino.
…tienen tanto dinero sucio, que le acaban de comprar «Talibania» entera a USA.

antonio
antonio
1 mes hace

estoy totalmente de acuerdo con usted, tengo 74 años y todavia me defiendo pero es una verguenza

Bernardo
Bernardo
1 mes hace

Cuando te vapulean con buen verbo es mucho más hiriente.

Gloria
Gloria
1 mes hace

Muy bueno. Tal cual. ¡Muchas gracias!

Ernesto Méndez
Ernesto Méndez
1 mes hace

Teniendo usted razón, comete una grandísima injusticia, que dada lamezquindad de la misma le es impropia.Habla usted de «la empleada hija de puta que es inflexible» y se ceba en elcolectivo de trabajadores de la banca que hacen exactamente lo mismo queel funcionario de Hacienda y el de la Seguridad Social cuando obligan apedir cita por la web y luego además sacar número el día de la cita – porponer un ejemplo de lo público -, o el empleado de la gasolinera que sólo tecobra y no te dispensa en combustible o el de la gran tienda deelectrodomésticos que no te explica nada de las características de losdiferentes aparatos y tanto y tantos casos….. pero claro, lo hijos de puta sonlos trabajadores del banco, que van cada día a ganarse el pan, aguantandotoda la mierda que le cae todos los días por parte de clientes (a muchos lespodría definir usted el significado de la palabra educación y de la palabrarespeto ) cumpliendo estrictamente lo que le dicen sus jefes: que hay unhorario restringido de caja y que la gente al cajero; dentro de la oficina sólopara vender, vender y vender que es por lo que le pagan y que el euriboren negativo hay que ganarse el sueldo cada día.Se ha pasado usted y mucho y lo más grave es que como es una personainteligente o muy inteligente, lo sabe.El enfoque que le ha dado es erróneo, ha interpretando que el trabajadorde banca no atiende a los clientes por vagancia, cuando la realidad es queno les atiende conforme a unas directrices muy claras y estrictas que lellegan directamente de sus superiores, sabiendo que ignorar una orden deun jefe puede ser interpretado como ruptura de la buena fe contractual ymotivo para un despido procedente (sin ningún tipo de indemnización).

Cliente
Cliente
1 mes hace
Responder a  Ernesto Méndez

A mi es que me hace mucha “gracia” cuando el empleado de banca defiende con gusto y alegría que a uno no le puedan atender en una oficina y lo bie que va a vivir así.

Normalmente (para todo hay excepciones) el funcionario de la ventanilla le dice a uno qie “eso es así” porque alguien lo ha decidido pero no comparte con alegría lo que concibe que es un atropello para el ciudadano/cliente.

Esa es la diferencia.

José Andrés Gómez
José Andrés Gómez
1 mes hace

¡Amén!

Pedro Benavides
Pedro Benavides
1 mes hace

Y además, aprovechándose. Este verano, vi como a una abuela le cobraban 2 € por retirar dinero en ventanilla. ¡¡¡ Yo no me lo podía creer !!! Y la muy imbécil que la atendía, le dijo con tono de superioridad que lo podía sacar en el cajero sin coste. Deduje que la anciana no tenía ni tarjeta, en cualquier caso, no sabía hacerlo. Fue en un BBVA de un pueblo rural de León. ¡¡¡ Qué vergüenza !!! Se lo hacemos a la gente que sacó este país de la miseria con mucho trabajo y esfuerzo, y nos lo entregó con una democracia y sin deudas ¡¡¡ Qué asco !!!