Inicio > Libros > Cómic > Rutu Modan: “¿Qué harías si la reina te invitara a cenar en palacio?”

Rutu Modan: “¿Qué harías si la reina te invitara a cenar en palacio?”

Rutu Modan: “¿Qué harías si la reina te invitara a cenar en palacio?”

La autora israelí de novela gráfica ha estado en Madrid el pasado 13 de enero para hablar de la reedición de uno de sus clásicos, Metralla, y de sus últimas publicaciones.

 

Rutu Modan es una autora de cómics israelí (Tel Aviv, 1966) de fama internacional, aunque poco conocida en España. Su obra de mayor proyección, Metralla —Premio Eisner 2008 a Mejor nueva novela gráfica— fue publicada en nuestro país por Sins Entido en 2008 —y reeditada en 2015 por Astiberri— y cuenta cómo un atentado en una estación de autobuses en territorio israelí da pie a una historia de secretos familiares y un caleidoscopio de curiosos personajes. Más recientemente Astiberri ha publicado Jamilti y otras historias y próximamente la editorial publicará La propiedad. Con este motivo y la publicación de su nueva obra infantil por parte de la editorial Fulgencio Pimentel, La cena con la reina, la autora ha visitado nuestro país y hemos podido hablar con ella sobre su trabajo.

"En Israel la industria del cómic es inexistente y tampoco hay un gran festival del cómic. Hay uno, sí, pero en realidad es muy modesto y poco importante."

Rutu Modan colabora habitualmente con periódicos internacionales como The New York Times, The New Yorker o Le Monde, pero aun así reconoce que en su país no es fácil dedicarse al cómic. De hecho, confiesa que solo hay dos tiendas especializadas en cómics en todo Israel y que la industria del cómic allí es inexistente. Apunta que la sociedad israelí no tiene tradición en la lectura de cómics y, por tanto, no hay mucho interés por este género (a pesar de que hay grandes autores judíos del género como Art Spiegelman, Will Eisner, Ben Katchor…). Eso no fue impedimento para que ya desde joven Modan tuviera muy claro que quería dedicarse a esta profesión y pronto comenzó a colaborar con medios escritos de su país natal.

“Dibujar es natural para mí, me gusta y además siempre lo he hecho, desde los tres o cuatro años. Lo que no sabía entonces —dice la autora— es que podía ser un medio de vida hasta que encontré los cómics y decidí, alrededor de los 20 años, que eso era lo que quería hacer”.

Aunque las vías para encauzar ese deseo, en su país, eran limitadas y prácticamente la condenaban a la autoedición.

“En Israel la industria del cómic es inexistente y tampoco hay un gran festival del cómic. Hay uno, sí, pero en realidad es muy modesto y poco importante. Yo dejé de asistir hace tiempo porque no es útil y eso a pesar de que se celebra a solo cinco minutos de donde vivo actualmente. Por tanto, igual que me ocurriese a mí en mis comienzos, la autoedición es una de las herramientas más utilizadas por los jóvenes ilustradores. Además, se celebran eventos entre los artistas para promocionar sus obras y darse a conocer. Por supuesto, también existe la posibilidad de ir a festivales en el extranjero, internet, etc.”.

A pesar de esos aparentes obstáculos en medio del camino, Modan se graduó en la Academia de artes y diseño Bezalel de Jerusalén, cofundó el colectivo alternativo de autores de cómic “Actus Tragicus» y ya su primera novela gráfica, Nowbody said it was going to be fun, en colaboración con Etgar Keret fue un bestseller en Israel.

Como es natural, tanto sus historias como su estilo de dibujo han sufrido alguna evolución.

“Mi estilo se ha desarrollado naturalmente. Es lógico pensar que en mis comienzos estuviera influida por las lecturas de otros autores y sus estilos, pero creo que poco a poco he ido adquiriendo mi propio estilo, mi propio camino. En cuanto a las historias, yo comencé con narraciones grotescas, violentas, de humor negro extremo… Con la madurez me he debido de ablandar, estoy menos enfadada y algunos sucesos me hicieron ver que la realidad es bastante cruel y amarga. Mi dibujo se hizo más realista”.

Quizás sea por eso que ahora la autora se fija más en la realidad, en su entorno, y sus historias, ambientadas a menudo en Israel, reflejan la complejidad de una sociedad marcada por la situación geopolítica, la idiosincrasia de la sociedad israelí, las relaciones familiares… Y lo hace con humor, un humor necesario, dice, para poder seguir adelante en un entorno hostil y violento, pero también lleno de cotidianeidad y rutina.

“Es imposible no reflejar en mis obras la violencia que vive el país. He nacido en Israel, me crié allí y he decidido quedarme allí a vivir. Es mi hábitat natural, lo que conozco; el hebreo es el idioma que mejor domino y en el que me expreso en mis libros. También las relaciones familiares son un tema de inspiración, probablemente el principal. Tengo sentimientos encontrados con el tema de la familia, sentimientos de amor-odio. Me gustan las reuniones familiares, pero a la vez también necesito que me dejen en paz, no en vano el grupo de whatsapp familiar se llama Leave me alone (Déjame en paz)”.

Sus dibujos están exentos de grandes artificios, son sencillos, de trazo limpio, en colores planos y línea negra, llenos de detalles en los fondos y con una capacidad extraordinaria para cargar a los personajes de emociones y sentimientos. Son dibujos que se complementan muy bien con los textos inteligentes y precisos que conducen al lector al fondo de la cuestión, de esa cuestión de la que Modan nos quiere hablar sin apartar el foco en ningún momento. Porque en su obra, el dibujo y el texto consiguen un equilibrio perfecto, se funden, se compenetran y desarrollan armoniosamente el relato.

“En la actualidad trabajo principalmente en digital. En mis comienzos utilicé otras técnicas como acuarelas, acrílicos, etc., pero ahora me siento cómoda con mi tableta gráfica”.

Paradójicamente, a pesar de trabajar en digital y dejar de lado las técnicas tradicionales, Rutu Modan cree que las nuevas generaciones seguirán leyendo en libro, pasando página tras página para seguir descubriendo sus historias. No cree en la desaparición del objeto libro ni que los ebooks los harán desaparecer. Muy al contrario, ella trabaja para seguir ofreciendo a los lectores obras de calidad que leer en papel.

"Rutu Modan es sin duda una autora con una visión particular sobre el mundo que la rodea, las relaciones familiares y humanas, el efecto de la violencia en la sociedad, el absurdo como esencia del ser humano y la vida."

Es, como ya hemos dicho, su última obra publicada en España la que la ha traído a nuestro país. Una historia que rondó durante mucho tiempo en su cabeza y para la que tuvo que encontrar el tiempo necesario para ponerse a trabajar en este proyecto tan personal tras algunas colaboraciones en libros infantiles con otros autores. La cena con la reina surge de una anécdota familiar cuando su hija de 5 años (en la actualidad tiene más de 20) llegó un día a casa de vuelta del colegio con una amiga para cenar. Mientras las niñas cenaban “como unas cerdas”, Modan preguntó a su hija algo que su propio padre le solía preguntar a ella: “¿Qué harías si la reina te invitara a cenar en palacio?”. Su hija no dudó ni un instante en responder: “Da la casualidad de que la reina es muy amiga mía y le encanta cómo como”. La madre entonces rió la ocurrencia de la hija y comprendió que ahí había una historia que contar y convertir en libro. Aunque pasó un largo tiempo hasta que pudo emprender el proyecto, llega ahora a nuestras librerías. Y la espera ha merecido la pena porque es un libro con mucho humor donde la autora nos cuenta con ternura lo que ocurre cuando una niña es invitada a cenar con la reina en palacio donde se celebra un gran banquete al que asisten personas distinguidas. Su forma de comer escandaliza de inmediato a la reina y demás comensales, pero al final todos disfrutan compartiendo los particulares modales de la niña en la mesa.

Rutu Modan es sin duda una autora con una visión particular sobre el mundo que la rodea, las relaciones familiares y humanas, el efecto de la violencia en la sociedad, el absurdo como esencia del ser humano y la vida. Una autora que domina la estructura de la historia gráfica y la exprime para sacar el máximo rendimiento a sus narraciones. Historias agridulces con un poso de positivismo porque, como confiesa la autora, “creo que soy una persona positiva a pesar de que a veces me siento muy triste”.

Autora: Rutu Modan. Títulos: Metralla (2015). Jamilti y otras historias (2016). Editorial: Astiberri, y La cena con la reina (2016), en la editorial Fulgencio Pimentel. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)