Inicio > Libros > Narrativa > Sangre y fuego en Tobruk

Sangre y fuego en Tobruk

Sangre y fuego en Tobruk

Buscaba narrar una historia de aventuras en el desierto y un magnífico libro de Historia llegó a mis manos. Se trataba de Afrika Korps, escrito por el alemán Paul Carell. Mientras echaba un primer vistazo al libro, un capítulo llamó mi atención. Aquel capítulo narraba la historia de un grupo de comandos británicos que, infructuosamente, se había internado en Tobruk para destruir los depósitos de combustible del ejército de Rommel.

"Un grupo de comandos debía internarse a través del desierto y destruir los depósitos de combustible de Rommel. Se trataba de la malograda Operación Agreement"

Sí, ya sé que a primera vista a todos nos puede venir a la mente la conocida película Tobruk, protagonizada por Rock Hudson y dirigida por Arthur Hiller, pero la verdadera historia de aquel desesperado golpe de mano era mucho más apasionante. La realidad histórica superaba con creces a la ficción cinematográfica. Sorprendido, me pregunté cómo el cine podía haber maltratado y tergiversado una acción tan audaz. Pensé que había que hacer justicia a los acontecimientos y qué mejor que ponerse manos a la obra escribiendo una novela plagada de acción pero que también fuese respetuosa con la verdadera historia.

Los desiertos del norte de África eran un magnífico lienzo para escribir Sangre y fuego en Tobruk. Allí, el Octavo Ejército británico, una de las últimas esperanzas del mundo libre, había sido vapuleado una y otra vez por el célebre mariscal Erwin Rommel, también conocido como el zorro del desierto. La caída de Tobruk en manos del Eje no pudo llegar en peor momento. Los aliados parecían al borde del colapso, se respiraba el miedo en la retaguardia, los documentos secretos ardían en el cuartel general británico y en la embajada, grandes convoyes de refugiados colapsaban las calles de El Cairo para huir a Palestina y, en los bancos, se formaban largas colas para retirar fondos.

Por fortuna, el ejército del temido Erwin Rommel quedó atascado en El Alamein. En el verano de 1942 un nuevo general llegó a Egipto para hacerse cargo de la situación y dar el golpe de gracia al Afrika Korps, se trataba de Bernard L. Montgomery. Mientras “Monty” restañaba la moral del Octavo Ejército, las unidades especiales británicas se preparaban para hacer arder las retaguardias de Rommel. Un grupo de comandos debía internarse a través del desierto y destruir los depósitos de combustible de Rommel. Se trataba de la malograda Operación Agreement.

"Sin duda, la Segunda Guerra Mundial fue terriblemente dramática, tanto en el norte de África, como en Rusia o en las diminutas islas del Pacífico"

La misión era muy arriesgada, demasiado estrepitosa, incluso las maniobras de desembarco habían sido vistas a plena luz del día ante el Club Náutico de Alejandría. En El Cairo, en Alejandría y en el remoto oasis de Kufra se sabía que los británicos iban a golpear en la ciudad portuaria de Tobruk. Pero había que intentarlo, había que devolver la esperanza al mundo y los comandos tenían en su mano la oportunidad de cambiar las cosas.

Precisamente el marco de la Operación Agreement será el trasfondo necesario para que un puñado de canallas como el sargento Hicks y sus comandos traten de alcanzar la redención. Así pues, el desierto fue el escenario ideal para hombres peculiares como nuestros protagonistas. Por ello, Sangre y fuego en Tobruk nos llevará a conocer a grandes aventureros de la guerra del desierto, como el pintoresco David Stirling, creador del SAS o Servicio Aéreo Especial y un genio de las operaciones especiales capaz de sacar de quicio a los alemanes también conocido como “el comandante fantasma”.

Sin duda, la Segunda Guerra Mundial fue terriblemente dramática, tanto en el norte de África, como en Rusia o en las diminutas islas del Pacífico. De ahí que decidiese añadir una serie de ingredientes que ayudan a sobrellevar la historia de un puñado de hombres inmersos en un atolladero. Ante el miedo que atenaza a quienes luchan en la guerra se encuentra la esperanza de la camaradería, la amistad, el amor y, cómo no, el humor.

Las fichas están sobre el tablero. Un grupo de comandos aguarda en el oasis de Kufra para recorrer cientos de millas a través del desierto rumbo a la ciudad libia de Tobruk. Entre estos comandos destaca el pintoresco grupo del sargento Hicks: un ex convicto, un rudo y sanguinario asesino, un noble escocés, una espía británica y un soldado mujeriego. Les espera una ciudad defendida por miles de enemigos. Tenemos a un puñado de hombres tan inestables como una bomba de relojería a punto de sacudir un avispero.

Autor: David López Cabia. Título: Sangre y fuego en Tobruk. Editorial: Círculo rojo. Venta: Amazon y Casa del libro

4.5/5 (14 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)