Inicio > Firmas > El futuro está por hackear > Trabajar en la empresa en la que quieres trabajar desde el lugar en el que quieres vivir

Trabajar en la empresa en la que quieres trabajar desde el lugar en el que quieres vivir

Trabajar en la empresa en la que quieres trabajar desde el lugar en el que quieres vivir

Cuando me preguntan en un formulario mi profesión, siempre respondo lo mismo: soy informático. Llevo usando ordenadores desde los doce años, cuando comencé a programar en BASIC. Y para hacerlo tenía que teclear. Es verdad que hay otras interfaces de usuario, como las pantallas táctiles, los ratones, la voz, pero darle a la teclita es lo que más he hecho en mi vida. Aprendí a escribir a máquina y me saqué los títulos de mecanografía con trece años solo para poder hablar más deprisa con mi cabezón. ASDFGHJKLÑ. Una y otra vez. Y luego los abecedarios que tan rápido tuve que escribir. Practicar para hablar más rápido con la tecnología.

Cuando comencé a trabajar en el mundo de la informática —que no a trabajar, ya que yo fui de los que comenzó trayendo el gotelé a este país—, la idea de tener que ponerme una corbata para programar me parecía absurda. Tampoco me afeito para programar. A mi ordenador le iba a dar lo mismo si yo iba con barba de tres días o no. Y lo de que llevara corbata estoy seguro de que tampoco le iba a importar nada. Así que nunca disfruté cuando me vi obligado por normas a llevarla. Tampoco me pongo el reloj cuando estoy con el ordenador, ni pulseras, ni anillos. Todo me molesta para hablar con él, que es la principal tarea de mi vida. Hablar con la tecnología por medio de un teclado.

Así que, como es la forma más cómoda y productiva de hacerlo, no llevo corbata que me caiga en el teclado, no llevo reloj que arañe mi portátil, ni pulseras que suenen cuando tecleo y me distraigan, ni anillos que cambien el peso de mis dedos al teclear y me rompan el ritmo del tiqui, tiqui, tiqui, tiqui de mis teclas.

"El último accesorio necesario para que yo pueda trabajar es tener música en los oídos"

Y tampoco me ha importado desde dónde hablo con mi ordenador. Lo he hecho desde el suelo de un hotel, desde unas escaleras en un parque, desde los pasillos de la universidad apoyado en la pared, desde una cafetería. Y desde otra cafetería. Y desde infinidad de cafeterías, que son los lugares más cómodos para que yo hable con la tecnología. No he necesitado mucho para estar cómodo. Música, un café, una conexión a Internet y listo. Me he conectado con cables RJ-45 en redes de mil sitios. Con módems de 33.600 bps que llevaba en la mochila en el año 97 y 98, cuando era tutor de las primeras formaciones online. Con redes WiFi de mil sitios. Incluso algunas tomadas prestadas. Con mi teléfono móvil en modo tethering con 2G, 3G, 4G y ahora 5G.

El último accesorio necesario para que yo pueda trabajar es tener música en los oídos. Hice mi carrera universitaria aprovechando el tiempo al máximo porque trabajé siempre, así que no iba demasiado a clase y me pasaba todos los días estudiando dos o tres horas a saco sentado en una cafetería. Los camareros, cuando me veían por la tele, me contaban que le decían a la prole de parroquianos de la cafetería: “Ese ha estudiado aquí, que yo lo he visto y le he puesto los cafés”. Allí siempre había ruido y gente hablando, así que aprendí a no escuchar el bullicio y a aislarme profundamente en mi universo con unos cascos y algo de música.

"Soy un dictador con la protección de mi tiempo. Decido en qué quiero y debo invertir mi tiempo para poder hacer más cosas de las que quiero hacer"

Si tenía un ordenador, un café, ropa cómoda, una conexión a Internet, nada que me molestara en las manos, a Rosendo cantándome con su voz “melódica” al oído, y a Rafa J. Vegas tocándome el bajo con buen ritmo, yo podía estudiar, trabajar, crear y sacar con la mayor productividad del mundo lo que tuviera que hacer. Soy un “vago” de esos que descubrió que hacer las cosas con el interés de hacerlas bien, y sin pereza para que salgan a la primera, es la manera más rápida de quitarte la tarea de en medio. No se trataba de perder el tiempo si quería sacar todo. Así que sin pereza a por ello. Al lío desde el minuto uno.

Soy un dictador con la protección de mi tiempo. Decido en qué quiero y debo invertir mi tiempo para poder hacer más cosas de las que quiero hacer. Y me vigilo para disciplinarme si no lo hago. Así que cuando trabajo lo hago teniendo claro que “esto va de clavar clavos”. Es decir, de cuántos clavos has clavado hoy. No de si has ido ocho horas a la oficina. O si has estado 16 horas trabajando. Se trata de “¿cuántos clavos has clavado hoy?”. No me digas que has estado todo el día en el despacho o trabajando veintiocho horas, Chema. Dime… ¿cuántos clavos has clavado hoy? ¿Has ido dieciséis horas y has estado empujando con tu dedo pulgar todo el tiempo sobre el mismo clavo para al final del día haber clavado un clavo? ¿Por qué no has invertido media hora en ir a la ferretería y comprar un martillo y luego has clavado doscientos? ¿O por qué no le has dado a los clavos con el pisapapeles que tienes encima de la mesa y has clavado cien?

"Por eso soy lo que se llama una persona anti-presencialista total en el trabajo. Creo que vivir es otra cosa. Disfrutar de muchas cosas. Incluido del trabajo. De un trabajo que te guste"

Será que tengo vocación de pintor de esos que iban a destajo por metros, pero lo cierto es que la disciplina productiva es lo que rige mi horario. No ordeno el correo electrónico: “¿para qué, si tengo un bonito buscador que me ayuda en el caso de que necesite encontrar un mensaje?”. No pierdo tiempo en el qué me pongo hoy, repito la misma vestimenta desde hace décadas. No me gustan nada las reuniones largas, multitudinarias e improductivas, ni los hilos de correo electrónico con muchas personas y mensajes largos, prefiero levantar el teléfono y arreglarlo en 5 minutos con una charla con la persona clave. Y no me gusta perder tiempo en los atascos. Para nada. ¿Ir a una hora a un centro concreto para hablar cuando estamos en la era de la comunicación? Nop. Para mí eso es la excepción, pero no la norma.

Por eso soy lo que se llama una persona anti-presencialista total en el trabajo. Creo que vivir es otra cosa. Disfrutar de muchas cosas. Incluido del trabajo. De un trabajo que te guste. De vida familiar. De amigos. De tus actividades en soledad. De la lectura. De crear cosas. De ver una película. Irte con la bicicleta con los amigos. Al cine. Llevar los niños al colegio. Hacer que ese proyecto que estás creando con tus compañeros salga adelante. Darle un beso a tu madre. Hacerte hoy diez kilómetros corriendo. Leer el nuevo tomo de cómics que te has comprado de Carlos Pacheco, o de Salvador Larroca, o alguna aventura de DeadPool de esas que publica Salva Espín. Una paella. Una cena con vino. Apuntarte a una conferencia. Hacer deberes con tu hijo. Ir a un concierto a ver a David Summers con los Hombres G. Un partido de fútbol en la tele con amigos con los que compartir una cerveza.

"Yo adoro mi trabajo desde que con 21 años comencé a picar piedra como informático. Y no necesito vacaciones de desconectar completamente de él"

Vamos, todos sabemos que la vida es más que trabajar. Y te lo digo yo que soy casi workaholic y me paso el día haciendo cosas. Pero peleo y peleo porque todo lo que haga sea productivo y útil. Soy un utilista y no hay nada que me moleste más que perder el tiempo innecesariamente. Una cola inútil. Un atasco inútil. Una reunión que no tenía sentido. Un hilo de correo enorme para demostrar “que trabajo mucho”. Una reunión a las 19:00 de la tarde en verano cuando se podría haber hecho al día siguiente por la mañana. Reuniones los viernes para que alguien se vaya el fin de semana preocupado a su casa.

La vida y el trabajo deben coexistir de manera armónica. Yo adoro mi trabajo desde que con 21 años comencé a picar piedra como informático. Y no necesito vacaciones de desconectar completamente de él. ¡Qué va! Si hasta me recarga las pilas. E incluso cuando estoy con tiempo libre se me ocurren nuevas cosas que hacer con él. Nuevos proyectos. Nuevos artículos que escribir. Una nueva herramienta. Una idea loca. O cualquier otra cosa que pueda parecer divertida. Y en ese momento pienso a qué amiguitos voy a liar en ella. Como cuando lié a Arturo Pérez-Reverte para hacer el Proyecto Maquet.

Y en todos esos momentos, nunca ha hecho falta que estemos todos en la misma sala física. El mundo físico no puede ser una barrera para vivir juntos. El mundo digital nos une a todos. Y yo estoy siempre conectado. Con las teclitas tiqui, tiqui, tiqui, conectado a mi ordenador, y con él y con mi teléfono móvil con el resto de seres humanos que también se conectan a la red. Así que siempre estamos juntos.

"Telefónica realizó una de las mayores operaciones societarias de la historia estando en pandemia"

Esta forma de pensar y de trabajar nos llevó a que cuando llegamos todos a Telefónica con nuestra nueva empresa ElevenPaths, la deslocalización y flexibilidad del trabajo fuera la tónica. Así, el responsable tecnológico vivía en Bilbao, el responsable de innovación en Málaga, y había gente trabajando donde le pillara bien. Todas las reuniones eran mixtas. Unos estaban presencialmente, otros por teléfono, otros por videoconferencia. Y funcionó muy bien desde el principio, y así seguimos trabajando.

En el mundo de las startups, esto de trabajar de forma deslocalizada es algo muy común, y por ejemplo, el equipo de MyPublicInbox cuenta con Beatriz Cerrolaza, una CEO que ha pasado la mayor parte del tiempo en Logroño, y el equipo de programadores están en Córdoba, Galicia y Talavera de la Reina, mientras que la administración se encuentra en Madrid. Y funcionan a la perfección en este nuevo mundo.

Pero no es una cosa solo para startups o para grupos muy tecnológicos. Telefónica realizó una de las mayores operaciones societarias de la historia estando en pandemia. La creación de la joint venture entre O2 y Liberty se realizó a través de videoconferencia, y hubo que negociar muchas cosas, todas ellas discutidas y pactadas en remoto con equipos totalmente deslocalizados. Y es que España disfruta de una de las mejores infraestructuras de fibra óptica de todo el mundo justo para atacar este tipo de formas de trabajar.

¿Y por qué os cuento todo esto?

"Pienso que si un trabajador está cómodo trabajará más, y que si una empresa no pone al mayor activo de su compañía en el centro se estará equivocando"

Pues porque estamos en un momento y un lugar de la historia en el que debemos aceptar estas formas de trabajar. Poder tener a gente trabajando desde donde quiere vivir en lugar de vivir donde quiere trabajar es un cambio que pone la vida personal a otro nivel. Pero si somos capaces de cambiar las formas de trabajar en todas las empresas de este país, podremos conseguir que la gente pueda trabajar en las empresas que quieren trabajar desde los lugares donde quieren vivir. Ese es el objetivo que todos debemos ponernos para hacer de este país un lugar moderno y competitivo.

Para los que ya me conocen, no estoy diciendo nada que no haya dicho mil veces en mil foros. No soy presencialista. Creo en que trabajar va de clavar clavos. De tener objetivos y conseguir cosas. Pienso que si un trabajador está cómodo trabajará más, y que si una empresa no pone al mayor activo de su compañía en el centro se estará equivocando. Creo que hacer que una persona vaya a una ubicación física para que eche horas no es conseguir crear un equipo que sea productivo. Pero es solo una opinión personal. Mi forma de ver el trabajo durante los últimos 25 años. Quizá porque creo que el trabajo de un creador de tecnología se parece mucho al de un escritor, que crea una obra de forma cómoda escribiendo en su lugar mágico. ¿Y a ti desde dónde te gusta trabajar?

4.7/5 (287 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
5 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Lucas Anzoategui
Lucas Anzoategui
1 mes hace

Excelente reflexión Chema. Tuve la suerte de conocerte un una EKOParty, hace ya un tiempo, y desde hace 32 largos años, que ingresé como tú, de la mano del BASIC, al mundo informático, descubrí que ese sería mi forma de vida. Soy autodidacta en materia de ciberseguridad, pero siempre apuntándome a cuanta especialización pueda hacer, curso o como se llame. La vida me ha dado la oportunidad de llevar mis conocimientos a los más pequeños (alumnos de primaria y secundario -Insti en España-) dando cientos de charlas sobre los peligros de mal usar las redes, en todo sentido. He descubierto mi lado docente, y todo gracias a la tecnología. Que por cierto, tampoco arreglo ordenadores gratis. Pero volviendo al nudo de tu nota, repito, me pareció excelente y muy cierta. Ahora mismo, mucha gente pensando en migrar, siendo que si se pudieran coordinar, cuanto mejor sería vivir donde quieres, pero trabajando en la empresa que desees, no importa que esté a un continente de distancia. Hoy no hay excusas.

José Ramón
1 mes hace

Sorprendido estoy Chema por las cosas en común que tenemos: aprendí mecanografía por narices a los 14 años, después llegó un PC Epson con disco de arranque MSDos de 5 y medio, acabé odiando la corbata para ir a trabajar y llevo teletrabando desde hace 14 años en una consultora TIC, sin ningún problema…
Cuando te convences de que aportas valor a otros y de que les estás ayudando a llevar una mejor vida tecnológica, te importa poco trabajar 14 horas un día si estás «on top» o cerrar el portatil a las 11 a.m. porque ese día no estás enfocado…

Bixen
Bixen
1 mes hace

No llevas reloj, pero dime la verdad, Chema: ¿No tienes una pulsera, tipo Band de Huawei?
LET e=e+1

Kilimanjaro
Kilimanjaro
1 mes hace

Eres un neoesclavo, los que se ponen las cadenas ellos mismos y les gusta tenerlas puestas.

Fernando
Fernando
1 mes hace

Chema interesante artículo. Considero que trabajar a distancia es una gran ventaja, yo no tengo gran experiencia en ello, más allá de lo obligado por la pandemia. Lo que sí he visto es que hay gente a quien no le gusta, no se acostumbra y no tiene que ver con sus condiciones.

Te quería preguntar, en estos equipos que siempre trabajan a distancia. ¿cual es tu receta para generar relaciones más personales? ¿o no es necesario? Esta claro que se pierde el café con los compañeros, aunque en mi fuero interno creo que hay algo que se escapa y las personas que como tú siempre han trabajado a distancia hacen algo para que su equipo de trabajo genere los lazos emocionales necesarios para trabajar bien. ¿nos podrías hablar de como se hace? gracias!