Inicio > Blogs > Se ha desmitificado un crimen > El verdadero procedimiento policial (1)
Gil Grissom en CSI

Querría primero darte la bienvenida, lector.

Si estás leyendo estas líneas es porque sientes curiosidad acerca de un tema sobre el que muy pocas veces se nos muestra la verdad. Sí, por desgracia casi nunca se enseña el verdadero procedimiento policial, sobre todo cuando hablamos de escenas de un crimen. Desconozco los verdaderos motivos, aunque la mente inquieta de este pérfido juntaletras le ha llevado a imaginar que será porque se considera que el realismo no tiene cabida en nuestros ojos. Que es algo aburrido. Déjame decirte, querido lector, que nada más lejos.

Puede que te preguntes si lo que vas a leer aquí es real o es una patraña inventada para tenerte con los ojos pegados a la pantalla. Déjame contarte que todo es fruto de una rigurosa investigación que he llevado a cabo junto a un inspector de la Policía Nacional para la que será mi quinta novela (adulta, ya que he escrito una infantil, pero ese es otro tema). Por eso te pido que creas lo que vas a leer y que me perdones por omitir ciertas cosas que se me han pedido reservar. Creo que es fácil de entender por qué.

"Series traídas de fuera como CSI, Mentes Criminales y todas las que tu mente sean capaces de recordar, nos han mostrado una imagen falsa sobre resoluciones de casos"

Antes que nada querría hablar de cómo la televisión, en su vertiente más pura o unificando en ella también películas, o incluso algunos trabajos literarios (sí, hoy voy a ganar pocos amigos), se han encargado de dibujar en nuestras cabezas una imagen que poco tiene que ver con el verdadero procedimiento policial. He querido centrarme en casos de homicidio porque aúnan muchas técnicas empleadas en resolución de otros casos “menores”. Series traídas de fuera como CSI, Mentes Criminales y todas las que tu mente sean capaces de recordar, nos han mostrado una imagen falsa sobre resoluciones de casos y sobre cómo el asesino siempre deja algo que lo incrimina y lo relaciona de manera directa con el fallecido. Si bien es cierto que es muy complicado cometer un crimen perfecto (en tu propia imaginación dejo el maquinar si es posible o no) y que siempre se suele dejar algo, ese algo en la mayoría de los casos o sirve de muy poco o de absolutamente nada.

Pero dejémonos de tanto palabreo insulso y centrémonos en lo que hemos venido a hacer. Desmitificaré ciertos procedimientos con ejemplos y mostraré el verdadero trabajo del policía y su equipo en la escena dado según qué casos.

—Que nadie toque nada hasta que yo entre

La de veces que habremos oído/leído esas palabras en boca del inspector —o detective, según nos toque— de turno. Para abreviar y generalizar lo llamaré a partir de ahora policía y englobaré en ese término a hombre y mujer aunque utilice el artículo masculino. Bien, pues siempre se nos suele mostrar la escena del policía llegando a la escena después del aviso a central —o a su busca o móvil dependiendo de la antigüedad de lo escrito o grabado por una cámara— en la que todo el mundo lo espera a él. El equipo de criminalística lo espera paciente fuera hasta que él haya entrado en la escena y lo haya visto todo con sus propios ojos, dando lugar en la mayoría de casos a que visualice por completo la escena del asesinato sabiendo por dónde entró y cómo lo hizo el asesino. Una vez él ya se ha acercado a la víctima —y hasta le ha cerrado los ojos si los tenía abiertos en señal de respeto— y cree que es conveniente hacerlo, da permiso para que el equipo de científica entre y haga su trabajo mientras él ya sabe cómo y de qué manera actuar para atraparlo.

He exagerado, lo sé, pero quizá no me haya alejado tanto de lo que muchas veces hemos visto.

"El cadáver se suele dejar para lo último, pues se fija en él un punto central al que se van acercando utilizando distintos métodos de barrido en busca de pruebas"

En primer lugar déjame decirte que, aunque la figura del inspector es muy importante a la hora de resolver un caso, es sólo una pieza más de un complejo entramado. Cuando se produce un homicidio, los primeros en entrar SIEMPRE a la escena del crimen son los miembros del equipo de Policía Científica. Ellos son los que determinan cómo y cuándo pueden entrar otras personas. Trabajan con trajes estériles, calzas, gorro y mascarilla para no contaminar ninguna parte del escenario. Es fundamental que entren delimitando un perímetro que revisan concienzudamente hasta asegurarse que cada paso a dar va a ser seguro y no va a entorpecer nada. Su trabajo inicial, el que sirva para delimitar la zona a pisar dentro del escenario, puede llegar a durar horas en según qué escenarios. Una vez delimitado se comienza a sacar fotografías a casi absolutamente todo. Es fundamental que quede retratado el escenario tal cual se ha encontrado pues serán inevitables —en la mayoría de casos— ciertas modificaciones una vez se empieza a buscar las pruebas. El cadáver se suele dejar para lo último, pues se fija en él un punto central al que se van acercando utilizando distintos métodos de barrido en busca de pruebas —método a cuadros, lineal, peine o espiral por nombrar algunos—. Una vez el equipo de Científica lo decide, puede entrar el inspector asignado, el juez o secretario judicial y un médico forense.

Con esto veis que queda desmitificada la autoridad del policía en el escenario del crimen. Si bien como ya he dicho es una figura fundamental, es sólo una pieza más del complejo sistema de resolución de casos de los cuerpos de seguridad.

¿Que no he contado apenas nada del trabajo de la Policía Científica?

No querrás que te lo cuente todo de buenas a primeras, querido lector. Deja algo para futuras entregas.

5/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios