Inicio > Libros > Narrativa > Viajar a un pueblo ejemplar

Viajar a un pueblo ejemplar

Viajar a un pueblo ejemplar

La nueva novela de Helena Tur está ambientada en la Asturias de mediados del siglo XIX, concretamente en la época en los que arrancó la industria de la minería del carbón. En ese contexto despliega la historia de dos mujeres jóvenes que, tras quedar huérfanas, se niegan a aceptar el futuro casamentero que la sociedad de la época pretende imponerles.

En este making of, Helena Tur cuenta el origen de La playa del carbón (Plaza & Janés).

***

La primera idea de esta novela nació de mi experiencia como profesora durante los seis años en los que, además de mi asignatura, Lengua y Literatura castellana, tuve que impartir también Historia Contemporánea gracias a estas cosas extrañas que tiene nuestro sistema educativo. Estaba destinada en un instituto de barrio obrero y no tardé en detectar que mis alumnos no eran conscientes de las luchas y dificultades que el proletariado ha tenido para conquistar algunos derechos, ni tan siquiera en un momento en el que se estaban perdiendo. A partir de aquí, la lectura de La situación de la clase obrera en Inglaterra, de Engels, y el socialismo utópico de Robert Owen y su propósito en New Lanark me llevaron a indagar sobre los falansterios en España.

En Arnao (Castrillón, Asturias) no hubo un falansterio, y tampoco se abolió la propiedad privada ni hubo un reparto equitativo de ganancias. Pero sí existió un propósito de mejorar la calidad de vida de los mineros dotándolos de un ambiente salubre, con viviendas acondicionadas, un hospital, un economato con precios asequibles, una escuela para sus hijos y hasta un casino. No obstante, la salud de los trabajadores y la formación de personal capacitado para llevar temas administrativos o incluso llegar a convertirse en ingenieros era algo que también favorecía a la empresa minera. Esta simbiosis dio lugar a la prosperidad económica, pero también a un choque con la vieja aristocracia, que veía como rival a la incipiente clase burguesa. En un paisaje agrícola, ganadero y de pescadores, la industria empezaba a hacerse lugar.

"No es un misterio que sigue la estructura de Norte y Sur, de Elizabeth Gaskell, que a su vez sigue la de Orgullo y prejuicio, de Jane Austen, inspirada en Evelina, de Frances Burney…"

Además de las condiciones de las que gozaron los trabajadores en Arnao, esta mina me llamó la atención por otras muchas cosas: fue la primera en tener un pozo vertical, llegaron a abrirse galerías subacuáticas, está ubicada en un mar lleno de fósiles del Devónico, su carbón no emite grisú y se ha descubierto recientemente que sus vías de hierro son incluso anteriores a las que unían a La Habana con Güines. Con inversión y participación belga, de este proyecto nació Asturiana de Zinc, una filial de la Real Compañía Asturiana de Minas, y a partir de 1853 el carbón de Arnao sirvió para alimentar la fábrica de zinc que abrieron al lado.

Para hablar de todo esto, decidí escoger como hilo conductor una historia de amor inspirada en lecturas decimonónicas. No es un misterio que sigue la estructura de Norte y Sur, de Elizabeth Gaskell, que a su vez sigue la de Orgullo y prejuicio, de Jane Austen, inspirada en Evelina, de Frances Burney… Como ya dijo Gérard Genette, la Literatura es un palimpsesto. Los personajes secundarios y sus propias historias colaboran a dotar a esta historia de un estilo costumbrista y en todo momento he tratado de ser fiel a la idea que tengo de cómo era todo aquello en esa época. También me ayudó la lectura de Palacio Valdés, aunque sea algo posterior al momento de mi historia.

"Para el punto final he necesitado varias revisiones y, sobre todo, mucho reposo. Creo que sólo desde la distancia puede uno ver si la novela tiene incoherencias, está bien estructurada y si la da por buena"

Para confirmar ubicaciones, viajé a Castrillón y a Avilés una vez terminado el primer manuscrito. Prefiero ir a los sitios cuando ya sé qué voy a necesitar para la novela. De otro modo, me pierdo, deslumbrada por cosas que después no necesitaré. Por supuesto, bajé a la mina, y tuve el privilegio de hacerlo de la mano de Ramón Villa, que además de administrador del grupo NOVELA HISTÓRICA en Facebook, fue ingeniero de minas durante toda su vida. Allí descubrí que el carbón de Arnao no emite grisú, otra peculiaridad más a las que ya había descubierto. También, gracias a la conversación con un historiador del lugar, pude rectificar el trayecto que los personajes hacían para trasladarse de Avilés a la mina, pues el actual paseo marítimo es tierra ganada al mar, antes sólo había arenales y acantilados, y para lo que hoy se recorre en media hora, en aquel momento hacía falta seis veces más y el camino era otro.

Para el punto final he necesitado varias revisiones y, sobre todo, mucho reposo. Creo que sólo desde la distancia puede uno ver si la novela tiene incoherencias, está bien estructurada y si la da por buena.

—————————————

Autora: Helena Tur. Título: La playa del carbón. Editorial: Plaza & Janés. Venta: Todostuslibros.

4.8/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios