Ni vicios ni remedios

Gracias al escaparate de las redes sociales, cada vez es más frecuente dañarse la vista con faltas ortográficas cometidas por licenciados, abogados, periodistas, profesores...