Inicio > Poesía > 5 poemas de Camila Evia
5 poemas de Camila Evia

Camila Evia es una poeta, editora y diseñadora nacida en San Martin de los Andes, Argentina, en 1987. Egresada de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires. Es directora artística de la revista Buenos Aires Poetry realizando el diseño editorial además de la edición y la traducción.  Sus trabajos en materia visual han sido exhibidos en varios medios de Argentina (Revista DNI del Diario Clarín), América Latina, Estados Unidos (Print Magazine) e Italia. Ha participado en festivales de poesía de Argentina, México y Chile y sus poemas han sido publicados en revistas de Argentina, México, Venezuela, Italia, Francia, Colombia y Macedonia.

Es autora de Ridículos (Buenos Aires Poetry, 2019). En 2020 BAP publicó su traducción de la poeta británica Mina Loy, una antología que reúne varios poemas (de 1914 a 1947) y uno de los primeros manifiestos feministas.

RIDÍCULOS
ahí tienen al ridículo
jadeando el escupitajo
del genio postizo

tragando siglos
pulverizando ángeles
a niveles efímeros

el cielo derrama su verdad
y permite a los pájaros
volar en su bostezo

GNOSSIENNES 

Encadenados dientes
Relieve de cristal
Bajo el claro de luna

Rugidos afónicos surgen
Entre blancas melodías
Abominables tentáculos

La exquisita ala de un cisne
De carácter melancólico

Salpicada por el hueso del infierno

LÁGRIMAS DE AMAPOLA

en la hora ciega de la costa sin sol
la lluvia ahoga las flores mientras las hijas
del océano cantan a la gris espuma

el viento sacude y golpea
a las amapolas que encogen sus hombros

en la difunta escena del letargo

las plantas se inclinan por su propio peso
y las moscas sedientas rodean los capullos
de semillas inmaduras para beber sus lágrimas 

INCENDIO

Cuento las pestañas
quemadas por la oscuridad
de tu indiferencia
despojada de toda realidad

Garras de tormento
te absorben                 derriten

las capas de tu espada

Triunfaron los bufones

quemando la seda
por la cerda satisfacción

de la ira

Por orden maligna
arrancaste la hierba
cubierta de estrellas

OBSIDIANA

Silicatos despegados del suelo

verde oscuro óxido teñido
de estima alumínica

Rumores de viento estático
sonámbulos reglamentos de
rojo veteado en blanco y negro

La luz blanca del cielo alumbra
las cenizas que giran en los viejos

sueños enterrados en lápidas cristalinas

3.6/5 (18 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)