Inicio > Poesía > 5 poemas de Gonzalo Gragera
5 poemas de Gonzalo Gragera

Gonzalo Gragera es un poeta nacido en Sevilla, en 1991.  Autor de tres poemarios: Génesis (Jirones de Azul) y La vida y algo más (La Isla de Siltolá) y La suma que nos resta (Premio Poesía Joven RNE, Editorial Pre-Textos, 2017). Ha publicado sus poemas en revistas como Quimera o Piedra del Molino y han sido recogidos en las antologías de poesía joven Nacer en otro tiempo (Renacimiento) y Algo se ha movido (Esdrújula Ediciones, 2018) yPiel fina. Poesía joven española (Maremágnum, 2019). Actualmente, es colaborador en la cadena COPE, en la revista cultural Zenda y en el periódico digital The Objective.

HABLAR CON PROPIEDAD

Caminas por la calle,
y es estrecha y sinuosa
como una cicatriz.

Pero no cicatriza:
porque no es una calle
y se llama memoria.

DESPEJANDO LAS DUDAS

Volvíamos del parque, y cruzando
soportales y direcciones conocidas
me dijiste:
“Hijo, los niños vienen de París”.

Casi veinte años han pasado
de esta respuesta
y ya se han desplomado,
como un castillo de arena,
de su conclusión, hasta las sombras
de los abecedarios.
Pero es una decepción que no nos importa:
hoy es el turno de otra duda,
de averiguar otra inquietud,
mucho más grave y decisiva,
necesaria, acaso verdadera.

Y antes de preguntar confirmo mis sospechas
en estos silencios tuyos de domingo y de rutina.
Con ellos es suficiente.
Con ellos alcanzo.
Con ellos respondes.

Ahora sé de dónde vienen los dioses.

LA LIBRERÍA

A Fernando Iwasaki

Las librerías: los Estados
más democráticos que existen.

Nuestro librero cuenta las hazañas,
el hito del negocio literario.

Aquel libro, de Marx, ha convivido
un año con las páginas de Friedman;
ambos han sacudido los bolsillos
de un universitario trasnochado
e idealista…

Y no hubo contienda ni conflicto
el tiempo que estuvieron dialogando.
Quizás alguna broma algo mordaz,
el discutir irónico y burlesco…
y poco más.

Un día del invierno, bajas temperaturas,
Góngora se cobija
en un endecasílabo famoso
de Quevedo.
No estorba la nariz superlativa,
el ingenio satírico del verso.

Las librerías: los Estados
más democráticos que existen.
Escritas están todas las ideas
en silencio. En calma.
Y en libertad.

JAZMINES

Estos jazmines sobre la azotea
y la pachanga dándonos la tarde
al recoger los platos de la mesa.

Dos a dos. Queda en tablas el partido
y mi padre murmura y se molesta
de una mala postura en el tresillo.

Un domingo de exámenes, ya junio
crece calores, año 2005.
Un número lejano y diminuto.

Estos jazmines, blanco y transparencia
que retratan, sin letras e impolutos,
casi todo lo escrito en tus poemas.

VERLAINE

Yo soy el Imperio al final de la decadencia,

escribe Verlaine.

Y yo digo que hay anuncios,
apuntes, sentencias,
que escritos de este modo,
más que a un verso se asemejan
a la inmensidad
de la línea que une
mar y cielo.

4.3/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)