Inicio > Poesía > 5 poemas de Luis Escavy
5 poemas de Luis Escavy

Luis Escavy es un poeta nacido en Murcia en 1994. Es graduado en Filología Clásica por la Universidad de Murcia, y profesor de Latín en un Instituto. Sus poemas han aparecido en revistas literarias como Maremágnum, Estación Poesía o Anáfora. Fue finalista del XVII Premio Internacional de Poesía Dionisia García y de la 74ª edición del Premio Adonáis. Presentamos una selección de textos de su primer libro, Otra noche en el mundo, publicado en 2021 por Sonámbulos Ediciones.

***

A VECES

A veces necesito recogerme,
fumar un cigarrillo, mirar alto
y rezar porque a nadie se le ocurra
venir a profanar este refugio.
A veces se me olvida ser humano,
abrazo unas costumbres asociales
y vivo silencioso en mi interior.
Mi voz es una voz que solo escucha.

***

DOS MUNDOS

Me sorprenden los restos del poema.
Sin que hubiera previsto
la materia que creo cuando escribo
dos mundos se suceden en la página.

A un lado los poemas
que traducen la vida
o la hacen mejor de lo que fue.
Al otro lo que soy, mis borradores,
mi nada, mi equipaje,
ese mundo que amo y que traiciono.

***

UNA FOTO DE FAMILIA

Es una foto antigua de familia
donde estoy con mi abuelo. Revisando
papeles y recuerdos, lo poquísimo
que importa y que guardamos en cajones,
me he encontrado esta parte de mi historia.

Me sorprende ese niño que me observa
feliz, mientras sujeta con su mano
dos palomas enormes, derribadas
por el pulso infalible de mi abuelo.

Ya no voy a cazar, pero mi infancia
la fundaron los montes y los pasos
de ese viejo entrañable al que seguía
sin hacerle preguntas. Confiaba
de una manera ciega en ese mundo
donde solo importaba no hacer ruido.

Mi infancia ya no existe, y el abuelo
murió poco después de aquella foto,
donde aún sonreímos, donde está
la casa que teníamos más nueva
y no se ve cercada de edificios
o tiendas comerciales, y los prados
envían su destello al horizonte
repleto de palomas y distancia.

Donde aún ese niño que sonríe
feliz por su captura, no sospecha
que ha sido traicionado, que mañana
es esta noche fría y que ahora es él
quien recibe la pólvora del tiempo.

***

LOS DOMINGOS

No te enfades conmigo los domingos.
Hay días para eso, días buenos,
donde todo es más fácil, donde el pan
se vende a todas horas y la gente
lo compra cuando vuelve del trabajo;
y hay niños que despejan las ciudades
y bares que no cierran y terrazas
alegres y repletas de periódicos.
Y luego hay días tristes, los domingos,
donde nada me sale, donde hago
negocios chapuceros, sumo mal
y fallo varias veces en lo mismo;
me caigo tropezando en la escalera
y no importa qué haga porque es
domingo una vez más, es ese día
que Dios me deja libre y donde pierdo
las ganas de empezar otra semana.

***

LLEGAREMOS

No llegaremos tristes ni con esa
soledad que suponemos en los que ya han partido.
Tampoco dando gracias
ni pidiendo perdón por el botín legítimo
que nos han cosechado los errores.
Llegaremos cansados
y sin más equipaje que las manos amigas
al calor familiar donde los dioses eternos
impacientes esperan las historias del mundo.

4.5/5 (76 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios