Inicio > Poesía > 5 poemas de Una ardiente bruma, de Emily Dickinson

5 poemas de Una ardiente bruma, de Emily Dickinson

5 poemas de Una ardiente bruma, de Emily Dickinson

La editorial Edelvives publica una antología de 88 poemas de Emily Dickinson seleccionados y traducidos por Lorenzo Oliván, uno de los grandes expertos en la obra de la estadounidense. Pero, además, esta compilación viene adornada con las ilustraciones de Natalia Ranera, cuyo trabajo convierte el volumen en una obra digna de los mejores coleccionistas.

En Zenda ofrecemos cinco poemas presentes en Una ardiente bruma (Edelvives), de Emily Dickinson.

***

159

A little bread — a crust — a crumb —
A little trust — a demijohn —
Can keep the soul alive —
Not portly, mind! but breathing — warm —
Conscious — as old Napoleon,
The night before the Crown!

A modest lot — A fame petite —
A brief Campaign of sting and sweet
Is plenty! Is enough!
A Sailor’s business is the shore!
A Soldier’s — balls! Who asketh more,
Must seek the neighboring life!

*

UN pedazo de pan, un mendrugo, una miga,
una vasija, un poco de confianza,
pueden mantener viva cualquier alma.
Ojo: no corpulenta. Mas respirando
cálida y consciente,
como Napoleón
la noche antes de ser coronado.

Un modesto terreno, una fama minúscula,
una breve campaña de penas y alegrías
es ya abundancia y es ya suficiente.
La costa le preocupa al marinero
y al soldado las balas. Pide más
y no desearás más vida que la ajena.

183

I’VE heard an Organ talk, sometimes
In a Cathedral Aisle,
And understood no word it said —
Yet held my breath, the while —

And risen up — and gone away,
A more Bernardine Girl —
Yet — know not what was done to me
In that old Chapel Aisle.

*

A veces he escuchado hablar a un órgano
bajo la nave de una catedral
y no entendía nada de lo dicho,
mas contenía la respiración.

Y me ponía en pie, y luego me iba
—más devota, quizás, de San Bernardo—
ignorando qué había sucedido
en esa antigua nave en la capilla.

245

I held a Jewel in my fingers —
And went to sleep —
The day was warm, and winds were prosy —
I said «’Twill keep» —

I woke — and chid my honest fingers,
The Gem was gone —
And now, an Amethyst remembrance
Is all I own —

*

TENÍA entre mis dedos una joya
y me dormí.
Era en un día cálido, el viento era cansino,
dije: «Se quedará».

Desperté. Y reprendí a mis fieles dedos:
la gema ya no estaba.
Y ahora es un recuerdo de amatista
todo lo que me queda.

320

WE play at Paste —
Till qualified, for Pearl —
Then, drop the Paste —
And deem ourself a fool —

The Shapes — though — were similar —
And our new Hands
Learned Gem-Tactics —
Practicing Sands

*

FALSAS piedras preciosas nos seducen,
hasta estar preparados para perlas.
Entonces rueda al suelo tanta bisutería
y nos juzgamos unos simples locos.

Las formas, sin embargo, son iguales
y nuestras nuevas manos
aprendieron las tácticas de gemas
usando arenas antes.

605

THE Spider holds a Silver Ball
In unperceived Hands —
And dancing softly to Himself
His Yarn of Pearl — unwinds —

He plies from Nought to Nought —
In unsubstantial Trade —
Supplants our Tapestries with His —
In half the period —

An Hour to rear supreme
His Continents of Light —
Then dangle from the Housewife’s Broom —
His Boundaries — forgot —

*

LA araña una pelota plateada sujeta
en sus imperceptibles manos
y sobre sí danzando suavemente
desovilla su hilado hecho de perlas.

Se aplica, andando en nada,
en invisible oficio.
Sobre nuestro tapiz ella hace el suyo
en la mitad de tiempo.

Majestuosos, traza en una hora
continentes de luz.
Penden de las escobas de las amas de casa
como olvidados reinos.

—————————————

Autora: Emily Dickinson y Natalia Ranera (ilustraciones). Título: Una ardiente bruma. Antología. Traducción: Lorenzo Oliván. Editorial: Edelvives. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.6/5 (89 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Danilo
Danilo
9 meses hace

Simplemuy simple su poesía