Inicio > Poesía > 6 poemas de Andrea Jerez
6 poemas de Andrea Jerez

Andrea Jerez es una poeta, diseñadora multimedia y tatuadora nacida en Mérida, Venezuela, en 1997. Creció en Tovar, un pueblo pequeño de los Andes venezolanos. Emigró a los 18 años y decidió radicarse en Buenos Aires. Escribe poesía sobre temas relacionados a la identidad de los inmigrantes venezolanos en Argentina, la salud mental, el redescubrimiento de historias familiares, mitos, leyendas y creencias desde el exilio. Fue publicada en la antología CAMPO, 100 poemas sobre la tierra editada por el grupo Camalote, en la revista POESIA de la Universidad de Carabobo y en la 7ma antología de poesía joven Rafael Cadenas. En el 2023 publicó su primer libro de poesía, Rostros en la madera por Ediciones del Dock, el cual obtuvo una beca creación del Fondo Nacional de las Artes Argentina. Además de su acercamiento al arte desde la literatura, es cofundadora de Pumarosa Estudio, un estudio de tatuajes contemporáneos y galería de arte que busca promover el tatuaje como otro formato de expresión artístico. Utiliza el heterónimo “Ámbar” para su identidad de tatuadora, quien realiza interpretaciones visuales de poemas en sus diseños. Presentamos una selección de poemas de Rostros en la madera y una serie de poemas inéditos.

***

No me molestan los gusanos del baño
que salen de la tubería y se pasean
por el orillo de la cerámica.
Mientras me duchaba vi a dos
acurrucados en la esquina,
uno más grande que el otro,
parecían madre e hijo.
Tuve cuidado con el agua que caía
para que no los alcanzara
pero en un momento de descuido
mientras me afeitaba las rodillas
vi al pequeño deslizarse por el desagüe.
Pobre mamá, quedó solo.
Se escondió detrás del champú.
Quise salir de la ducha para dejarla tranquila,
pero recordé a mi prima Tamara
que hace poco perdió a su hijo
y dice que la vida ahora es un infierno,
recordé a mamá que sigue hablando de mi hermana
como si estuviera entre nosotros.
Estiré mi mano encima de ella
y dejé que el agua se resbalara por mi brazo.
Cada gota la alejaba del dolor,
la llevaba hacia su hijo ahogado
en el final de la cañería.

***

El primer licor que bebí fue Mistela,
la regalaban las familias andinas
en los nacimientos de sus bebés.
Mis padres no supieron
qué hacer con todas esas botellas
después del entierro,
las conservaron por años
con la esperanza de celebrar
la corta vida de mi hermana.
La tomaba a escondidas
esperando nacer en un rincón
de mí misma, ese espacio inhabitado
en donde pudiese conocer a Alexandra.
No sucedió, pero entendí
que la vida y la muerte
son como los dos lados de una arepa:
Uno más tostado que el otro,
imposibles de ver al mismo tiempo.
Cuando vuelva a nacer
le regalaré frascos de Mistela
a mis parteras y allegados,
abriré una arepa por la mitad,
eructaré en la cara a las señoras
que den golpes en mi espalda
y fingiré que lloro
para que me arrullen
hasta que pueda
descansar en paz.

***

Mis tías dicen que no vivió
porque no la bañaron,
los médicos mienten.
A los bebés el primer día
hay que sumergirlos
en agua de manzanilla,
limpiar bien su lanugo
y dejarlos reposar en el tobo
hasta que se les arruguen los dedos.
Solo así olvidan el útero
y prefieren quedarse acá.
Esa grasa de recién nacida
la hizo resbalosa
para las manos de la familia.
La muerte es más hábil,
agarró a mi hermana,
lavó su piel con un paño húmedo,
le puso agua tibia en su frente
y la metió dentro de una canasta
que mandó a flotar
por la corriente de este río
para que yo la atrape.

***

MAMBA NEGRA

Quiero arrastrarme entre las rocas
como una mamba negra
que prepara su nueva piel
antes de la muda.
Para tener escamas gruesas
primero hay que fantasear
con las escamas gruesas.
Espiaré desde el riachuelo
al señor que apaga un cigarrillo
en el lomo de un caballo,
veré cómo los insectos invaden la noche,
encontraré mi reflejo en el agua
y sacaré la lengua, pelaré los colmillos,
me acostumbraré a estos ojos
completamente negros.
No tendré miedo a la furia,
mi veneno también es
sabiduría de la naturaleza.
Podré enrollarme en la pierna
del leñador que me persiga
o morder a la mujer
que juegue conmigo.
Cuando sea el momento
ni me daré cuenta,
en la base de un árbol
quedará tendida
mi piel vieja.

*** 

MUJER PICHÓN

Mujer pichón dormía en un huevo translucido
la tarde que salí por bosque pino.
Tenía la piel babosa, desplumada
y los ojos perdidos en la neblina del valle.
La vi esconderse entre los restos de cáscara
hasta que dio sus primeros pasos
y destrozó el nido buscando comida.
Mujer pichón no murió de hambre,
encontró lombrices en las grietas del árbol.
No murió de sed, chupó su pelo
después de cada lluvia.
Una mañana, cuando terminé de cantar
la vi tambalear en el borde de una rama.
Mujer pichón está triste, quiere camuflarse
entre las hojas secas y las piñas del bosque,
sabe que no puede aletear con esos brazos flacos,
con esa cola pelada, con esas patas inservibles.
Podría acercarme y ayudarla,
pero es de humanos resolver el destino del otro,
los pájaros dejamos que la naturaleza
siga su curso.

***

DILEMAS RELIGIOSOS

Sería fácil tener fe,
caminaría por estas calles
sintiéndome protegida
como una paloma que se esconde
entre el pelo hípster de Dios.
No correría por las noches
de camino a casa, al contrario,
entraría a esa disco under
donde se emborrachan los Ángeles
de camisas de flores y lentes oscuros.
Si creyera en ellos, dejaría que uno
se acercara y me agarrara
las caderas con respeto
para dejarme llevar.
Bailaría con la confianza
de que mi vida pende
de su música divina
cuyo final está escrito
y no hay nada
que pueda ofrecer
para cambiarlo.

4.1/5 (123 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

9 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Patricia
Patricia
5 meses hace

Me resulto una poesia carente de gracia, deprimente y sin rima. Refleja fielmente esi si, el estado animico de la poeta. Nada destacable para mi gusto. Aclaro: tambien soy poeta.

Alejandra Pizarnik
Alejandra Pizarnik
5 meses hace
Responder a  Patricia

¿Quizás envidia?

Gloria
Gloria
5 meses hace
Responder a  Patricia

Sí, en estos tiempos convertir un texto en verso se llama poesía. Y poesía es más que eso.

Huma
Huma
5 meses hace
Responder a  Gloria

No. Poesía es un género literario. Aquello que se atenga a sus reglas básicas es poesía, sin más. El que no seas capaz de apreciarla no significa nada, pues hay quienes sí lo hacen. Tus gustos limitados no definen el arte.

Alice78
Alice78
5 meses hace
Responder a  Patricia

Yo realmente, que escribo poemas clásicos, no comprendo, tras leer y releer estas líneas, que este tipo de poemas realmente gusten a alguien. No entiendo nada.

Huma
Huma
5 meses hace
Responder a  Alice78

Para entender arte que es ajeno a tu experiencia necesitas entender el contexto específico en el que fue creado y las intenciones estéticas del artista, de lo contrario es normal que no puedas apreciarlo bien, o que te parezca demasiado ajeno. Pasa con todos los tipos de arte.
Mientras más poesía del estilo (y similar) leas, más la apreciarás. Aunque no todos tienen el suficiente interés en hacer ese esfuerzo para ampliar sus horizontes. Cada quién, supongo.
En mi opinión, mientras más tipos de arte uno es capaz de disfrutar, mejor.

Última edición 5 meses hace por Huma
Maitalea
Maitalea
5 meses hace

Esta mujer es demasiado buena. Sutilmente ofensiva. Un ave que se posa en el pelo metrosexual de Dios y lo enreda.

Alice78
Alice78
5 meses hace
Responder a  Maitalea

Tus palabras me gustan más que las de ella. Yo vendo cuentos, y poemas. Y soy de Machado, de Hernández, de Yeats, de Coleridge… Por eso no entiendo este tipo de poesía. Sorry.

Maitalea
Maitalea
5 meses hace

Me ha encantado su poesía. Hace rato, Laura di Verso, que no publicabas algo tan novedoso e irónico al tiempo. Ojalá algún día nos muestres a Rómulo Bustos, Premio Nacional de Colombia, Blas de Otero y otros.