Inicio > Poesía > 6 poemas de José Manuel Martín Portales

6 poemas de José Manuel Martín Portales

6 poemas de José Manuel Martín Portales

José Manuel Martín Portales es un poeta nacido en Córdoba en1959. Estuvo vinculado desde 1981 al taller del diario La Voz de Córdoba y de Diario Córdoba, donde más tarde trabajó de redactor hasta 2007. De 1991 a 2012 formó parte del consejo de redacción de la revista “San Juan de la Cruz” y colaboró en otras publicaciones como “Cántico” (Buenos Aires), “Verde Islam” (electrónica), “Suspiros de Artemisa” (Córdoba) y “Hojas en la acera” (electrónica), entre otras, así como en la web El Rincón del Haiku. Ha publicado los libros Lógica de la perplejidad (premio Bahía 1996) Ed. Bahía, Algeciras, Cádiz, 1997; El hombre prohibido (premio Ciudad de San Fernando) Ed. Huerga y Fierro, Madrid, 2004; El espejo vacío (premio Provincia de Guadalajara), Diputación de Guadalajara, 2004; Crítica de la nada (premio Ciudad de Toledo 2006), Ayuntamiento de Toledo, 2007; Cuaderno de la pobreza (premio Eladio Cabañero 2008) Ed. Renacimiento, Sevilla, 2008; Todavía la noche (premio Villa del Libro 2011) Fundación Jorge Guillén —colección Maravillas Concretas—, Valladolid, 2012; La lentitud de los triángulos, Detorres Editores (Córdoba 2013); Patio interior (premio Gabriel Celaya), Ed. Pre-Textos, 2014; Última alambrada (premio Leonor 2016), Diputación de Soria; Intacta la alegría (premio Antonio González de Lama 2019) Ayuntamiento de León, Eolas Ediciones; Dulce inexistencia (premio Mario López 2020) Ayuntamiento de Bujalance (Córdoba); y el ensayo teológico La fractura relacionada. Apuntes para un pensamiento inocente de la revelación ‘sucesiva’ monoteísta (Córdoba, 2001).

***

NIÑOS

a Antonio Luis Ginés

Niños cruzan la noche

escríbelo en tu cuaderno junto al silencio puro
con palabras minúsculas como si le escribieras
a la novia imposible de cuando fuiste joven

escríbelo sin saber niños cruzan la noche
lo que quieres decir como un día se escribieron
las antiguas palabras sobre barro cocido

niños cruzan la noche sencillamente cruzan
sencillamente escribe con palabras de nadie
para que nadie entienda la noche simplemente
para que ni tú mismo puedas saberlo nunca

niños cruzan palabras niños noche la noche
cruzan hacia el lenguaje estos niños nocturnos
escríbelo es urgente antes de que amanezca
en el silencio puro que permanece a oscuras

niños antes que el sol venga a aclararlo todo
cruzan la noche ignoran dónde estuvo la infancia
niños no saben cruzan no quieren ser salvados
escríbelo es urgente nadie debe saberlo

***

BESO

a Fátima Coronado

He meditado sobre los tránsitos
yo estaba dentro de tus manos jóvenes

de blancura tibia
de fuego sosegado

y ascendí muy lentamente
como un pájaro silencioso
al fruto rosado
desde el que me hablabas

oh el peso de la ternura que te hizo callar
de qué manera apenas existía

***

ENTRAÑAS

He sentido cómo la sombra penetra
en el interior de la luz

y crea allí un cuerpo

algo que adquiere extraña consistencia
a medida que se oculta y fermenta
en su propia sencillez

no hay respuesta para los jueces que indagan en la verdad
no hay necesidad ni fortaleza
ni posibilidad de instalar yacimientos verbales

he sentido la sombra penetrando
y cómo la luz es más generosa en su interior
y acuna un cuerpo sin alas
que medita sobre el sentido de su límite

y alguna vez, cuando es puro el silencio
me parece escuchar la pulsación de un pájaro
endurecido en su propia inocencia

la pulsación de un niño abandonado
en el camino de la contemplación

***

(ESCENA CUARTA)

Descalza recorriste
un cúmulo de octubres
sin memoria,

pájaro tú perdido
entre los días, las horas
clavadas a la pared.

Sucedieron inviernos
uno a uno,
emigraron las aves migratorias,
vi llover el diluvio
y los atardeceres lentamente alargando
la vida aquella ajena.

A tu regreso, que yo ya no esperaba,
casi desnuda al borde de la cama
y un mechero encendido entre las manos,

sin darme explicaciones

—»no me dirás ahora…»

me ordenaste fumar.

***

PAÑUELO

a mis hermanos Concha y Rafael

También es amor
este pañuelo sucio de las lágrimas

el camino borrado en la maleza

la esquina del tapete mal doblado
en el cajón de los cubiertos

todo lo que caerá de nuestra mano
cuando la alcemos en la despedida

pedir perdón por las noches perdidas

haber acumulado cuadernos medio escritos

y volver a sentir muy lejano y muy hondo
aunque sea imposible
que hoy empieza la vida que sabremos vivir

***

TRÁNSITO

a Alejandro Hernández Renner

Mira
voy por el vacío

alzo los brazos
¿ves?

estoy aquí pero no soy
voy porque no soy
alzo los brazos
escribo
para que veas que no

estar sin ser
es algo hermoso

tránsito
porque no soy

conciencia
porque no sé

todavía hay aquí
algo reconocible

el poema

mira
una línea más
y ya no

4.4/5 (84 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios