Inicio > Libros > No ficción > A propósito de Juan Eduardo Zúñiga

A propósito de Juan Eduardo Zúñiga

A propósito de Juan Eduardo Zúñiga

La editorial Galaxia Gutenberg ha publicado Recuerdos de vida, de Juan Eduardo Zúñiga, quien a sus cien años de vida construye una memoria como una novela de formación de la que el protagonista es el propio escritor. Con ese motivo Zenda publica el homenaje de un miembro de la RAE y uno de nuestros más importantes narradores.

Descubrí a Juan Eduardo Zúñiga través de El anillo de Pushkin, magnífica colección de ensayos donde, desde la evocación emocionada, estudia con sabiduría y lucidez aspectos de la obra, de la vida y de los entornos urbanos y rurales de varios escritores rusos. Amante yo mismo de la literatura rusa desde mi primera juventud, encontré en ese libro no sólo estupendos análisis de una materia literaria en la que yo había hallado una poderosa nutrición estética e intelectual, sino un escritor fuera de lo común, y desde entonces procuré conocer las obras que anteriormente hubiera escrito y estar atento a las que publicase en el futuro.

Aunque se le suele encuadrar dentro de cierto realismo propio de la estética dominante en los cincuenta, creo que la adscripción resulta muy forzada, primero porque hay textos dentro de su obra de difícil encaje en ese espacio, y luego porque su realismo, cuando lo ha ejercido, se distingue del habitual en muchos matices. Zúñiga es un escritor que siempre sorprende por el cuidado y la perspectiva de sus obras, y creo que ha atendido vertientes estéticas muy diferentes.

"Los 33 cuentos que componen Largo noviembre de Madrid, La tierra será un paraíso y Capital de la gloria forman uno de los conjuntos de cuentos literarios verdaderamente sobresalientes del siglo XX español"

En Misterios de las noches y los días, esa inolvidable colección de 40 relatos muy breves, cercanos a veces al minicuento, lo alegórico, lo expresionista y hasta lo fantástico construyen un mundo riquísimo en facetas humanas y míticas, creando con destreza una atmósfera desasosegante, onírica. En la colección de relatos que conforma Flores de plomo establece, alrededor de la muerte de Larra, unos ámbitos también marcados por la extrañeza, que impregna el tratamiento realista para darle una dimensión especialmente significativa de la peripecia humana. Me parece que todo ello no es lejano a su afición por la literatura rusa —reiterada en la escritura, como mostró en ese formidable ensayo biográfico titulado Las inciertas pasiones de Iván Turguéniev— y a una valoración del fenómeno romántico, filtrada acaso precisamente desde esa afición, que, a mi juicio, acaso no haya sido suficientemente estudiada en el conjunto de su obra.

Creo que es un escritor singular, al margen de corrientes y escuelas, y sus novelas, cuentos y ensayos son buena prueba de ello. Sus novelas son peculiares: por un lado, Inútiles totales, donde dos jóvenes rechazados de la incorporación a filas componen, durante los días de la guerra en el Madrid asediado que acabará siendo un espacio casi natural en la imaginación del autor, el núcleo dramático de la historia; por otro, esa muestra de rigurosa independencia estética y temática que es El coral y las aguas, sólida alegoría que transcurre en el mundo griego clásico y en la que desarrolla la escritura precisa y de gran calidad que lo caracteriza. A alguno de sus libros de cuentos ya he aludido antes, pero la trilogía de la guerra en Madrid y la inmediata posguerra merece especial consideración, pues los 33 cuentos que componen Largo noviembre de Madrid, La tierra será un paraíso y Capital de la gloria forman uno de los conjuntos —o ciclos, como quiere la nueva terminología— de cuentos literarios verdaderamente sobresalientes del siglo XX español —aunque Capital de la gloria haya sido publicado en 2003— y estoy seguro de que la trilogía quedará como una colección emblemática de cuentos en la historia del género en nuestra lengua. En esta peculiar trilogía se muestran todas sus virtudes literarias: la capacidad para recrear la realidad más evidente pero también los aspectos menos claros de ella, los deseos, los mundos secretos, los comportamientos contradictorios, el amor, el egoísmo, el sacrificio, en una atmósfera elaborada con austeridad y, sin embargo, con enorme capacidad de sugerencia.

Cuando preparé mi antología Cien años de cuentos españoles en castellano (1898-1998), seleccioné el cuento Hotel Florida, Plaza del Callao. La historia de un triángulo y de una venganza amorosa en el Madrid sitiado de la guerra civil, donde la escritura exacta, concisa y recortada de Zúñiga reconstruye con vigor y verosimilitud el escenario desolado de la ciudad, pero también los sentimientos y conductas de los tres personajes, siempre dentro de una tensión alimentada desde varios factores magistralmente elaborados, entre otros el punto de vista del personaje que evoca la historia.

¡Cuentos de narrador sabio, potente, cuentos de ahora mismo, cuentos para siempre!

—————————————

Autor: Juan Eduardo Zúñiga. TítuloRecuerdos de vida. Editorial: Galaxia Gutenberg. VentaAmazonFnac y Casa del Libro.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)