Inicio > Libros > No ficción > Yo al Prado voy a disfrutar

Yo al Prado voy a disfrutar

Yo al Prado voy a disfrutar

10 razones por las que el Cuaderno del Prado es la mejor guía posible para aquellos a los que les gusta el Museo del Prado (y también para los que creen que no).

  1. Porque el entusiasmo es contagioso, y eso es lo que le pasa a Ximena Maier con el Prado: que le encanta. “Yo al Prado voy a disfrutar”, dice. Y de paso nos hace disfrutar a nosotros. A la mínima que puede, se planta en el Museo cuaderno en mano y se pasea por las salas dibujando, escribiendo las frases que oye a los visitantes… El resultado es una visión del Prado divertida y fresca, una manera diferente de ver el Museo.
  1. Las ilustraciones (claro). Las acuarelas de Ximena, con sus colores rotundos y transparentes, tienen gracia y mucha personalidad. Además, están hechas sin boceto ni retoques posteriores en casa; todo ahí, al momento. Hay que echarle valor para atreverse a dibujar sobre los cuadros del Prado y salir indemne. Ella lo consigue sin despeinarse.

  1. El enfoque del cuaderno. La frescura de la visión del Museo de Ximena combina un conocimiento profundo de los pintores y la historia del Prado con un sentido del humor rápido e inteligente. A veces nos tomamos demasiado en serio a nosotros mismos y ese corsé nos impide disfrutar. Este cuaderno es una vacuna contra ese mal tan nuestro.
  1. Porque un museo es mucho más que una serie de pinturas colgadas de una pared. Esto es algo que olvidamos a menudo y que la mirada curiosa y encantadora que transmiten los dibujos de Ximena nos muestra con sencillez: es la cola para entrar, el diseño de la entrada, el vigilante aburrido, la cantidad ingente de público frente al cuadro que queríamos ver, lo que se oye que se dice de él, el café con croissant de media mañana…

  1. Esta descripción del Museo: “El Prado es el subconsciente colectivo de España, todo reyes y monstruos y santos. Un par de horas de visita centrada en Goya y Velázquez, con algún Tiziano y Greco y Rubens de propina (y El Bosco) nos da una idea más completa de su pintura, y de la historia de España, de esos reyes débiles, dueños de medio mundo, arruinados por guerras eternas, amigos y mecenas de grandes genios. Intentar abarcar el museo es diluir el impacto”. Lo que nos lleva, inevitablemente, a…
  1. “Mejor ver cinco o seis cuadros bien que todos a todo correr.” Parece de cajón, pero cuando entramos en un museo como el Prado donde hay tanto y tan bueno que ver, se nos olvida y corremos el peligro de terminar agotados y con un barullo de cuadros y pintores en la cabeza difícil de desenmarañar.

  1. Velázquez, mon amour. Mirar al pintor sevillano desde los ojos de la ilustradora lo catapulta directamente al siglo XXI. Si solo tenemos tiempo para un pintor, que sea él, “un Fred Astaire de la vida, pura gracia en movimiento”. Porque, como dice Ximena, es imposible no respirar mejor delante de un Velázquez. Con esta última frase habría que hacer camisetas.

  1. Los detalles. Las cabezas cortadas, los perros, las coronas y diademas, las manos, los zapatos… Dibujar detalles es la forma que tiene Ximena de fijarse en cuadros y pintores que normalmente no ve, y de descubrir cosas inesperadas: los libros no aparecen nunca en los cuadros de los reyes, por ejemplo, y no vemos un zapato de mujer hasta bien entrado el siglo XVIII en que empiezan a asomar por debajo de las faldas.
  1. Este libro no tiene paja. Al Cuaderno del Prado no le sobra ni una coma. Tiene solo lo esencial repartido en textos cortos, directos y muy entretenidos, que nos acompañan en una visita más relajada. Eso y el sentido del humor que se cuela por todas partes: en las ilustraciones, en los textos, en su modo de mirar…

  1. Las listas. De sus cuadros favoritos, claro, pero también de los que no le gustan nada, de los que podrías colgar en tu casa, de los guapos del museo (ese Marte de mármol, ese pelirrojo del Fusilamientos de Torrijos), o de otros que si no fuese porque están en el Prado, pensaría una que… vaya tela.

—————————————

Autor: Ximena Maier. Título: Cuaderno del Prado. Dibujos, notas y apuntes de una ilustradora en el Museo. Editorial: Nido de Ratones. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro