Inicio > Libros > Narrativa > Anhelo por regresar al hogar
Anhelo por regresar al hogar

A medida que fueron pasando los siglos, la influencia hispana en la Roma Imperial fue creciente. Muchos han sido los hispanos que han ocupado los puestos más importantes de la magistratura romana, desde el máximo cargo de emperador pasando por todos los cargos que formaban el cursus honorum que establecían el orden de las magistraturas, a saber: tribuno, cuestor, edil, pretor, cónsul, censor y magister. En todos ellos, los hispanos, por regla general, destacaron cuando se ocuparon de la gestión de cualquier función pública y militar del Imperio. Entre los cientos de hispanos ilustres que sirvieron a Roma, la última novela de Bernabé Mohedano Cuadrado, Volver a Carranque, hace protagonistas al emperador Flavio Teodosio, “el Grande”, natural de Cauca (Segovia) y al hispano de adopción Materno Cinegio, que adoptó como su patria la ciudad donde conoció y se casó con su mujer Achantia. Materno conoció desde joven a Teodosio padre y a su hijo Flavio Teodosio, desempeñando multitud de empleos y pasando por infinidad de vicisitudes, desde prisionero, esclavo, mensajero, maestro, espía, consejero, embajador, etc. Siendo emperador, Flavio Teodosio le convierte en su mano derecha hasta el punto de nombrarle cónsul, debido a la gran confianza que tiene en él; cargo del que no pudo tomar posesión, ya que fallece cuando regresa a Constantinopla después de una visita de inspección por parte del Imperio.

El futuro emperador supo, desde que conoció al joven Materno, que detrás de su aspecto reservado poseía una inteligencia sorprendente, incluso brillante. La vida de Materno cambia cuando acude a Carranque (en la provincia de Toledo) para festejar un solsticio y conoce a Achantia, prima de Flavio Teodosio, de la que se enamora perdidamente, así como de la localidad donde la conoció y se casó.

"Fueron muchas las ciudades y naciones por las que viajó, esmerándose por cumplir con diversos encargos del emperador. Recorrió la mayor parte del mundo conocido de aquellos tiempos"

El polivalente Materno ayuda al emperador Teodosio a pacificar, organizar y conquistar el mundo; también se ocupa de organizar un concilio, en Constantinopla, para imponer el catolicismo niceno como la rama católica del cristianismo, luchando contra las diversas herejías cristianas y contra el paganismo. En Oriente, incitado por su esposa Achantia, llevó a cabo una campaña de destrucción de antiguos templos paganos, prohibiendo los sacrificios con fines adivinatorios; medidas que lo único que consiguieron fue alterar la convivencia pacífica entre los seguidores de las distintas corrientes religiosas de la zona, desatando en Oriente malestar por la destrucción indiscriminada de templos paganos.

En esos tiempos ya eran conscientes de que estaban poniendo los fundamentos de los que con el paso de los años se convertiría en la seña de identidad de un futuro nuevo mundo. Teón de Alejandría afirma: “Grecia nos legó el arte y la belleza, Roma el orden y la ambición, Cristo es quien nos ha dejado el amor, la justicia y la verdad”.

Fueron muchas las ciudades y naciones por las que viajó, esmerándose por cumplir con diversos encargos del emperador. Recorrió la mayor parte del mundo conocido de aquellos tiempos. Visitó Mauritania Tingitana, Milán, Roma, Tréveris, Dobeta, Tipasa, Tesalónica, Antioquía, Alejandría, Constantinopla, Tracia, Armenia, etc. Se relacionó con todos los prohombres de la época, entre otros se pueden citar a: Agustín de Hipona, Pablo de Tarso, Hipatia, Teón, Prisciliano, San Ambrosio, San Jerónimo, Máximo Magno, etc.

"Bernabé Mohedano Cuadrado afirma que su gran ambición ha sido que la novela resulte históricamente verosímil, algo que le resultaría imposible sin la ayuda de tantos libros y multitud de estudios del Bajo Imperio Romano"

A su muerte, aunque el propio emperador de sobra conocía el obsesivo deseo de su fiel amigo de regresar a Carranque, decide concederle el honor de ser enterrado en la cripta de la iglesia de Los Santos Apóstoles de Constantinopla. Allí permaneció un año enterrado, tiempo que tardó su esposa, Achantia, en convencer al emperador para que le concediese permiso para trasladar sus restos, en una urna de cristal, hasta la casa que habían ido construyendo a lo largo de los años en su localidad natal de Carranque. La viuda, con la aquiescencia del emperador, se embarcó en un cortejo fúnebre que tuvo que recorrer más de tres mil kilómetros, y de esta manera cumplió con el deseo de Materno de volver a Carranque.

En este libro, Bernabé Mohedano Cuadrado afirma que su gran ambición ha sido que la novela resulte históricamente verosímil, algo que le resultaría imposible sin la ayuda de tantos libros y multitud de estudios del Bajo Imperio Romano. Nos descubre, con una esmerada prosa y con las licencias históricas precisas, la vida de Materno Cinegio, desconocido para el gran público y el más fiel colaborador, hombre de absoluta confianza del emperador Teodosio “el Grande”.

—————————————

Autor: Bernabé Mohedano Cuadrado. Título: Volver a Carranque. Editorial: La Esfera de los Libros. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4.5/5 (11 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Elvira
Elvira
1 año hace

Extraordinario personaje que es rescatado del olvido por el escritor y traído pr Ramón Villa en tan extraordinaria reseña. Muy a tener en cuentapara una posterior lectura. Gracias!