Inicio > Poesía > Balada de la alondra persuasiva, un poema de María Elena Walsh

Balada de la alondra persuasiva, un poema de María Elena Walsh

Balada de la alondra persuasiva, un poema de María Elena Walsh

La suya fue una figura insólita dentro del panorama literario argentino de la segunda mitad del siglo XX: poeta precoz, se adentró pronto en el universo imaginativo de la literatura infantil y fue capaz de sostener un equilibrio entre ambos mundos que se extendió hasta su muerte en el año 2010. Hoy reproduzco Balada de la alondra persuasiva, de María Elena Walsh.

Balada de la alondra persuasiva, de María Elena Walsh

En otra madrugada,
por vientos de ceniza,
obedecí al latido de la alondra.
El cielo no era cielo todavía.

La zona del hornero,
el tiempo de la encina
se inquietaban en lento aprendizaje
y el cielo no era cielo todavía.

Hubo un encantamiento
de flor y hierba fina,
un cauteloso antaño de rocío,
y el cielo no era cielo todavía.

Septiembre constelado
de dos campanas frías
rodaba por lugares de silencio
y el cielo no era cielo todavía.

En clima de obediencia
mi pulso recorría
todo un advenimiento de corolas
y el cielo no era cielo todavía.

No regresó conmigo
la alondra persuasiva
porque me desterró de su latido
cuando el cielo fue luz de mediodía.

4.1/5 (33 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios