Inicio > Libros > Adelantos editoriales > 5 poemas de ‘El escenario’, de Karmelo C. Iribarren

5 poemas de ‘El escenario’, de Karmelo C. Iribarren

5 poemas de ‘El escenario’, de Karmelo C. Iribarren

Karmelo C. Iribarren (Donosti, 1959) sabe que lo sustancial de la vida siempre sucede al margen de los focos que iluminan el escenario. Y que la verdadera función se celebra en el aleteo de sus poemas, donde encontramos la fuerza que ata unos días a otros.

El escenario es un libro de ausencias, y de unas pocas —aunque innegociables— certezas. Los poemas de Iribarren se mueven, más que nunca, en los márgenes de la luz, en el territorio de las sombras, en las grietas de los susurros. Versos que tienden puentes entre la vida y lo que, cada vez más, va alejándose de ella; versos que tratan de combatir —y es un combate inútil— contra lo inevitable; versos que asumen el acabamiento y la guerra perdida en un mundo cada vez más irreconocible. Pero también versos donde brota, siempre luminosa, la esperanza; donde el amor y la alegría, a pesar de los pesares, son un manto que lo cubre todo, o casi todo; donde el humor tierno y comprensivo hace menos cuesta arriba el camino.

Pablo Macías

Zenda adelanta cinco poemas de El escenario (Visor Libros).

***

SAN SEBASTIÁN, CAFÉ VIENA, INVIERNO

La lluvia que no cesa
y esa luz apagándose
en la fachada del edificio de Correos

unen sus fuerzas
y tratan de arrastrarme
hasta más allá del brillo de tus ojos.

Imaginan que allí tengo que ser
más vulnerable;

desconocen

que ese lugar no existe.

***

CANTOS DE VIDA Y AÑORANZA

Estos tiempos eufóricos
de proclamas
y consignas

acabarán también

formando parte

—junto

a los viejos amores, las guerras
y demás causas
perdidas—

de cualquier

conversación de bar.

El trayecto, breve, suele ser
siempre el mismo:

de la esperanza

a la melancolía.

***

LA AVANZADILLA DE LA PRIMAVERA

Unos cuantos
viejos
al sol,
y en los árboles
—como algo que pugna por expresarse
sin conseguirlo
aún del todo—
esos diminutos brotes
verdes.

No necesita más

la primavera,
es suficiente.

El invierno

se da por enterado
y retrocede.

***

LA ÚLTIMA COSTA

Los días pasan
como pasan siempre los días,
sin grandes sobresaltos,
con esa rara mezcla de lentitud y vértigo.

Hasta ese en que ves aparecer al otro lado
—allí, entre la niebla, aún lejos—
una proa apuntando hacia tu orilla.

Y es justo entonces
cuando —absuelto
de todos tus errores, perdonado,
en calma al fin, sereno, en paz—
empiezas a reconciliarte con la vida.

Pero la proa no deja de avanzar.

***

UN DÍA DE DIARIO

Ahora me gustan
las mañanas,
el frío de primera hora,
el esfuerzo de los primeros coches
por entrar en calor tras una noche al raso,
la prisa de la gente
por las aceras,

ese impulso

del día por imponerse,
por decir:

aquí estoy, he llegado,

no soy quizás el martes
con el que soñabas
pero tampoco soy el jueves que temías tanto,
soy solo un día más, de diario,
con mis nubes y mi lluvia
y mis rachas de viento y mi sol a ratos
—qué le voy a hacer,
he nacido en primavera—,
y estoy a tu disposición.

Puedes hacer conmigo
lo que quieras,

incluso

intentar pasártelo bien.

Y si no estoy

a la altura,

si no cumplo

tus expectativas,
tampoco será para tanto.

A partir de mañana

no volverás a verme nunca.

—————————————

Autor: Karmelo C. Iribarren. Título: El escenario. Editorial: Visor Libros. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

3.8/5 (47 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios