Inicio > Blogs > Escritores de canciones > Canciones que casi caen en el olvido

Canciones que casi caen en el olvido

Canciones que casi caen en el olvido

Seguro que alguna vez has escuchado una canción y al analizar la letra te has preguntado: ¿de qué hablará exactamente?, ¿será una historia real? o ¿en qué estaba pensando el autor cuando la escribió? Hoy, gracias a las redes sociales y la necesidad que tienen los artistas de estar continuamente conectados con su público, tenemos respuestas a varias de estas preguntas. Vivimos en el mundo de la inmediatez, y eso hace que tengamos que generar contenido a menudo para no quedarnos atrás y que el maldito algoritmo nos arrastre a la segunda página del buscador, donde un asesino en serie podría esconder un cadáver sin ser visto. ¡Seguro!

Aunque hablar de canciones es últimamente uno de los temas estrella, y lo que más funciona para captar la atención de los fans, poco se habla de que muchas estuvieron a punto de caer en el olvido. Hubo un tiempo en el que los artistas no publicábamos canciones cada dos meses, sino que las íbamos guardando en un cajón para que un día salieran todas a la luz en un formato llamado Long Play, que conoceréis como LP o disco.

De aquellas canciones no todas encajaban en los conceptos del disco, no convencían a los productores o, incluso, sus propios autores no creían en su potencial, porque las cosas que le decía la letra no les llegaba bien adentro. Pero como hemos dicho, las letras de las canciones tienen vida propia y dicen cosas distintas a cada persona. Hoy os voy a hablar de algunos hits que contra todo pronóstico se abrieron su propio camino, y llegaron a triunfar contra viento y marea.

«Qué bien» – Izal

Cuando Izal estaba preparando su primer disco, Magia y efectos especiales, su cantante y compositor, Mikel Izal, ya contaba con un buen número de canciones. “Qué bien” era una de ellas, pero demasiado alegre para la idea de disco que tenían. Cuando un día en el local de ensayo hablaron del repertorio, su guitarrista, Alberto Pérez, propuso incluirla, y aunque al principio nadie lo vio, acabo entrando en el disco y siendo uno de los temas emblemáticos de la banda. De hecho, es la canción más escuchada en su canal de Spotify.

«Una foto en blanco y negro» – El Canto del Loco

Una vez David Otero, guitarrista y compositor, grabó en un casete de su vieja grabadora un esbozo de “Una foto en blanco y negro”. Siempre supo que era una gran canción, y aunque la proponía antes de encarar la grabación de un disco nuevo, a la banda no le convencía y se quedaba fuera. Fue en el tercer disco cuando por fin le dieron la oportunidad que se merecía, y un día se sentó junto a Dani Martín (autor de la letra) y la terminaron. Al final fue un éxito no solo de El Canto del Loco, sino también en el proyecto en solitario de David Otero, que junto a la banda Taburete, cantando con Willy Bárcenas, le han vuelto a dar una nueva vida.

«Cada dos minutos» – Despistaos

En Despistaos siempre nos hemos movido entre el rock y el pop, y por ello “Cada dos minutos” era una canción que no encajaba en el repertorio que teníamos de la banda. De hecho, nuestro cantante, Daniel Marco, se la ofreció a su editorial para que se la cedieran a otro artista. Fue en la grabación del cuarto álbum, Vivir al revés, donde decidimos incluirla debido a la escasez de canciones en ese momento. Ajenos a todo lo que vendría después, experimentamos con varios sonidos y contamos con la colaboración de Kutxi Romero, de Marea, y Rulo, ex cantante de La Fuga, ahora Rulo y la Contrabanda. Al final fue la canción elegida como primer single del disco, estuvo muchas semanas sonando en las principales radios españolas y actualmente es una de las más coreadas en nuestros conciertos. ¡Quién nos lo iba a decir!

«Carolina» – M-Clan

¿Quién no ha tarareado esta canción alguna vez? Pues también estuvo a punto de quedarse en el olvido. Cuando Carlos Tarque les enseñó esta canción a sus compañeros, Santi Campillo, que en esa época tenía mucho peso en la banda, dijo que no le gustaba mucho. Cuenta Alejo Stivel, productor de ese disco y conocedor del potencial de esa canción, que no entendía cómo podía haber dudas. Finalmente entró en su disco Sin enchufe y se convirtió en todo un hit.

«Tu mirada me hace grande» – Maldita Nerea

Maldita Nerea estaba grabando uno de sus discos más emblemáticos y faltaba alguna canción para completarlo. Un día Jorge Ruiz le enseñó a Tato Latorre, productor del disco, un trocito de “Tu mirada me hace grande”, que era una canción que el propio líder de la banda no veía como parte del disco. La terminó, la grabaron y fue todo un número uno en las radios más importantes.

«Devuélveme la vida» – Antonio Orozco

“Devuélveme la vida” es una de las canciones más importantes de Antonio Orozco, y aun sabiendo de su potencial, ya con el disco terminado, estuvieron a punto de dejarla en el banquillo. La primera mezcla no gustó mucho a su productor y dudaron si iba a formar parte del álbum Semilla del silencio. Menos mal que todo quedó en una anécdota y la canción entró en ese disco que tantos éxitos le ha dado al artista.

«Me muero» – La Quinta Estación

La banda española, afincada en México y actualmente extinta, también estuvo a punto de desechar una de sus canciones más importantes. Durante la grabación de su disco El mundo se equivoca, ya con el repertorio cerrado, alguien apareció con la canción “Me muero”. Cuenta Ángel Reyero, guitarrista y compositor de la banda, que a él no le gustaba nada esa canción y se opuso a que entrara en el disco. Finalmente entró y hoy en día acumula más de 100 millones de visualizaciones en las plataformas digitales. Además, una frase de esa canción dio el nombre al título del disco.

Ya hemos visto que muchas veces la primera impresión no es la que cuenta. Las letras de las canciones, como el arte, tiene vida propia y dice cosas diferentes a cada persona. Incluso los creadores pueden dudar de ellas y luego resurge en los corazones de muchos oyentes. Afortunadamente no existe ningún método fiable para lograr que una canción triunfe y al final es el público quien decide. Así que intentamos dar lo mejor de nosotros a la hora de sentarnos a escribir una canción, y cruzamos los dedos para que lo que tanto nos dice a nosotros sea solo una parte pequeña de lo que le dice a los oyentes.

4.5/5 (25 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios