Inicio > Libros > Narrativa > Carne de carnaval, de David Monthiel

Carne de carnaval, de David Monthiel

Carne de carnaval, de David Monthiel

El cadáver de un virtuoso de la guitarra, integrante de una famosa comparsa, aparece en la playa de la Caleta de Cádiz. Su asesinato lo investiga Rafael Bechiarelli, un detective golfo y buscavidas que vuelve a su ciudad natal tras diez años en el exilio. Las pesquisas se resolverán durante todo el invierno, eclosionando en pleno Carnaval. Él es quien lleva a los lectores por una fiesta con aspectos poco conocidos para el gran público. Para alguien como a mí que no me interesa lo más mínimo el Carnaval, me ha permitido entender muy bien lo que no entendía.

Este es el planteamiento de la primera novela de David Monthiel (Cádiz, 1976), que venía de publicar un libro de relatos, Yuri Gagarin que estás en los cielos, y seis poemarios, ratificando sus dotes de eficaz narrador. Un escritor para el que la literatura es un testimonio —por eso habla siempre de cuestiones cercanas— del que siempre cabe esperar enfoques particulares. Como apunta en los agradecimientos, “esta novela no se hubiera escrito sin el paro estacional, la crisis y la adaptación a una vida precaria pero feliz”. Cádiz en estado puro. 

"Monthiel da una vuelta de tuerca al género y se adentra en los rincones más ocultos de la condición humana, con mucho humor, a pesar de detenerse en algunas de sus zonas más sombrías."

Carne de Carnaval es una novela negra en su concepción más pura, con todo lo que eso conlleva, deudora de Juan Madrid y del Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán. No se trata por tanto de una obra policiaca al uso pues va mucho más allá de la mera resolución de una muerte. Monthiel da una vuelta de tuerca al género y se adentra en los rincones más ocultos de la condición humana, con mucho humor, a pesar de detenerse en algunas de sus zonas más sombrías. Quizá el tema central sea el de la fragilidad de nuestras relaciones y de nosotros mismos en ellas.

La trama se sustenta sobre una narración fluida —con un punto semiensayístico en algunos momentos— en la que afortunadamente no se apuesta por el maniqueísmo. Porque Carne de Carnaval está escrita desde dentro, de forma bastante convincente, sin caer en el cliché, pero para los de fuera, con un estilo que deja abiertas las puertas a la inteligencia lectora —como Julio Cortázar requería—, con muchos momentos afortunados dignos de un oficio prometedor y en la que se ofrece la mezcla adecuada de lo brillante con lo meditativo, de lo cínico con lo divertido, que parece agradar tanto en nuestra época.

"David Monthiel ha escrito una narración más que estimable, capaz de complacer a los muchos lectores de novela negra. Puro entretenimiento en una lectura agradable y honesta."

Sólo hay un punto negativo a señalar en la novela según mi parcial y subjetivo punto de vista: los diálogos donde se intenta copiar el habla de Cádiz no están muy conseguidos. Nos encontramos con palabras gaditanas en cursiva, algunas frases bien hilvanadas, pero en conjunto no consiguen reflejar de manera real cómo se habla en las calles gaditanas. En su defensa escribiré que es algo muy difícil de hacer bien. Quizás haya sido Fernando Quiñones uno de los pocos escritores que lo consiguió.

Con todo, David Monthiel ha escrito una narración más que estimable, capaz de complacer a los muchos lectores de novela negra. Puro entretenimiento en una lectura agradable y honesta que demuestra el buen estado de forma de las letras gaditanas.

—————————

Autor: David Monthiel. Título: Carne de carnaval. Editorial: . Venta: Amazon, Fnac 

Accede al foro de Zenda