Inicio > Actualidad > Concursos > Concurso de poemas de otoño #PoesíaenInstagram: 10 finalistas

Concurso de poemas de otoño #PoesíaenInstagram: 10 finalistas

Concurso de poemas de otoño #PoesíaenInstagram: 10 finalistas

Ya solo quedan 10 poemas. Estos son los finalistas que compiten por los premios del concurso de poemas de otoño, #PoesíaenInstagram, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El fallo del jurado, que está formado por Ana Merino, Antonio Lucas, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Raquel Lanseros y Miguel Munárriz, será anunciado el viernes 3 de diciembre. El primer premio está dotado con 1.000 € en metálico. El premio para los dos ganadores del segundo es de 500 € en efectivo.

A continuación ofrecemos los 10 poemas que optan a los premios. En este enlace puedes consultar las bases del premio. Gracias a todos por participar.

***

1

@juliomoralesc_54

Mientras la corteza se abre un poco
algunas madres cubren los costados opuestos
de su cabeza
y la sostienen con los brazos como columnas.
Decir «madre» no es igual a decir «árbol».
Cuando las hojas y los frutos se secan y
caen
ningún árbol se rasguña la piel.
Tampoco encuentran espejos en
cada gota, en cada objeto o superficie.
No se preguntan cómo
asimilar el efecto de la distancia
de un cuerpo respecto al sol. Ningún árbol
desea
contra el otoño.

2

@davidvillarcembe

Otzarreta

Los árboles se cortan las uñas:
tac tac, tac tac, tac tac.

Un artesonado de brazos, desnudo,
esboza gestos perentorios
hacia un cielo augur del derrumbe.

Observad el musgo, la tierra, el crujido,
las raíces conformando un peralte bulboso,
las hojas muertas amarilleando de incredulidad
igual que niños de daguerrotipos
que hace siglos cerraron los ojos.

Hogar antiguo del basajaun.
Verticilo siniestro de sombras.

El otoño acontece un paladar hambriento
sobre el hayedo brujo de Otzarreta.

3

@aleeexmarin18

Cuando siento atravesar mi lengua
por este ojo de marfil,
los insectos deciden entonces
encontrar veneno y así
volverse venenosos.
Cuando encuentro el ojo
lo introduzco en mi boca,
sólo el marfil es venenoso me
vuelvo venenoso.

***

Si intercambio mi estructura
digamos, con la de mi padre:
cuando siento atravesar mi lengua
por este ojo que es mi hijo,
el otoño decide entonces
que germine el veneno
y volverse venenoso.
Cuando germino al hijo
lo introduzco en mi boca,
sólo el hijo es venenoso me
vuelvo venenoso.

¿Entiendes? Es el otoño del
Patriarca mi padre está
enfermo de mí.

4

@guillermonadalbover

una gota ha caído en tus ojos
del baile indecible de las gotas
una gota llena de materia cósmica

gota que ha trazado por impulso
el frágil y expansivo esquema
circular de las gotas

pero no ha desaparecido la gota
al extremar la abertura máxima
con que caen, se abren y mueren
siempre todas las gotas

conservando en ti el universo
que transporta su alma
trascendiendo el cuerpo del agua

5

@hiedradetinta

la inutilidad de las crenchas y otras fronteras

empieza otra vez el otoño
no somos núcleo de nada

el deseo tiene algo de ósmosis
donde se acaba el desierto
de las pieles y las muertes
que no se cumplen del todo

hay algo arrasado cuando miro
no es el paisaje ni la voluntad
de las manos y las flores

no somos los mismos
menospreciamos el miedo
la intimidad el agua

impedimos tantos bailes
para llenar el tiempo de tiempo

empieza otra vez el otoño
estoy muy lejos
aún no nos hemos conocido
todavía nos queda

la potencia

6

@jcalaforraarranz

El barco parte en otoño

Un puerto aguarda más allá del mar.

Los marineros cantan,
de rojo ponto embriagados, añorando el hogar:

¡Enramada sinfonía,
en mis sienes siembras, crías,
el anciano pan del cedro!

La tierra, regada de añejas sangres e hipocrás.

¿Qué afortunado poeta acertará en su olvidada alquimia el elixir
o beberá de fuentes divinas al fin la droga dulce?

El barco duerme meciendo viejos ronquidos su orgulloso valor.

¡Y las traviesas hojas, olas,
rizan rica risa otoñal!
¡Y la volandera broza en un despiste me ha robado el corazón!,
forma con una vieja y maternal leche la ladrona ave de mar.

7

@margamayordomo.3.14.16

Otoño

no
no se trata del rojo o el amarillo
en los océanos de hojas
se trata —de águilas calvas —de osos
_ahí          rodeados de montañas que no tienen nombre
donde los remos son fuertes y los brazos largos
como los días _en la cúpula del mundo
asiduamente
tenemos soledad tenemos hambre
intercambiamos con el alce _un trozo de corazón
vivo y latiente

la intensidad sin riesgo no existe
en la montaña dorada
donde hileras de hombres agotados     un día treparon
—sin descanso—
con la locura-del-oro hincada en su cerebro

pronto renaceremos limpios
por toda vecindad bayas azules
endrinas

somormujos

8

@jesuspachecoprz

Vagabundo en la tormenta (Leypold, 1835)

Luna fría, de otoño, que esta noche
brilla sobre tu ausencia

MIGUEL D’ORS

Un hombre huye hacia la noche
el cielo arde sobre su sombra, el cielo
es una herida

en la memoria del hombre

un árbol viejo cruje sus ramas tras el muro
derruido, el paisaje
hierve más allá de los límites de la luna

hace frío

la mirada de la muerte es un relámpago

sobre la tierra

observo detenidamente la imagen, creo
que las aves

no tardarán en llegar

hay hojas secas en el corazón
del hombre, hace frío en la mirada

de la muerte

9

m.picorel

De perros y compost

Lejos de esta raíz heredada
de esta estirpe de un solo vestido
del árbol torcido entregando sus hojas
guardo el dominio de un cielo en verde
sin ti
soy el perro más feo del mundo
y la estrategia del predicador
es el pan de esta patria enajenada
yo que soy de agua
me acomodo en el paisaje
con sus ocres y su huella suspendida
dejo pasar a los otros sonámbulos
me pacifico
en la memoria de tus ojos
tratando de alcanzar la carretera
el vuelo errado de este noviembre
preludio de otra casa derramada en la nieve.

10

@silvinamarsimian

disolución

disparar a ciegas por una ruta
en la que no hay una sola lamparita de luz artificial

por el agujero de la noche

donde los ojos se pierden en bocanadas de nubes negras

meterse
como ansiolíticos en un vaso de alcohol turbio

y ver

cómo se forman globitos verdes que los mantienen flotando

hasta que no dan más
y se desarman

en puntos azulados

congelarse las manos
de piel del color del metal entre plateado y negro
hundirlas
entre las hojas lastimadas del otoño

(algo por dentro se escurre y hace charquitos)
(algo por fuera se arruga y tartamudea)

2.6/5 (63 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
7 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
monique
monique
1 mes hace

Excelente selección.

Alba
Alba
1 mes hace

Hay «poemas» que parecen trabalenguas y otros que juegan a poner palabras fuera del verso natural. En fin, es lo que está de moda y desvirtúa el género al mismo tiempo.

Silvina
Silvina
1 mes hace
Responder a  Alba

Se llaman encabalgamientos.

Sabri
Sabri
1 mes hace
Responder a  Alba

De acuerdo poca emoción … Poca piña.. el poema golpea como una rama elástica que se desprende ,te marca el rostro te tiñe.. o no ? Ja

Fran
Fran
1 mes hace

Enhorabuena. Creo que me comfundi de concurso. Pensé que al ser de poesía pues había que rimar y demás es decir más tipo lírico y lo que viene es más bien tipo prosa poética muy bien escrita pero no es mi tipo de poesía. A mi me gusta que tenga rima métrica recursos y demás que le dan más sonoridad. En fin me sirvió de experiencia.

Mayela Gallegos
Mayela Gallegos
1 mes hace

Otoño Huele… A ti!
Excelente Trabajo interpretativo, Claro concizo…
Da Un Giro…completo A la Perspectiva…De Otoño!
Bravo! Me Aplaudo!
Aunque No halla Figurado!

Carlos
Carlos
1 mes hace

Hay veces que reconozco mucho mérito y calidad en ese tipo de prosa poética abstracta y onírica, pero otras veces me parecen un conjunto de frases deslabazadas construidas sin sentido buscando que les de sentido uno mismo…