Inicio > Poesía > Cuando llegue la hora, de Félix Moyano

Cuando llegue la hora, de Félix Moyano

Cuando llegue la hora, de Félix Moyano

Félix Moyano es un poeta nacido en Córdoba, España, en 1993. Ha publicado Insostenible (II Premio Valparaíso de Poesía; Valparaíso Ediciones, 2017), Los amores autómatas (XXXIV Premio Andaluz de Poesía «Villa de Peligros», Diputación de Granada, 2019) y La deuda prometida (Accésit de la 75ª edición del Premio Adonáis de Poesía. Rialp, 2022). Ha sido incluido en las antologías Algo se ha movido: 25 jóvenes poetas andaluces (Esdrújula, 2018); Piel Fina. Poesía joven española (Maremágnum, 2019); Antología de las mejores poesías de amor en lengua española (ed. Luis María Ansón, 2020); Cuando dejó de llover: 50 poéticas recién cortadas (Sloper, 2021) y Prohibido fijar carteles: 30 poetas sin tierra (PUCE, 2022), entre otras. Presentamos una muestra de poemas de Cuando llegue la hora (XV Premio de Poesía Joven RNE-Fundación Montemadrid, Pre-Textos, 2023) un libro en el que la ternura se afila hasta el punto de volverla algo que llega a doler, transformándola en algo áspero, donde la pérdida sirve de excusa para argumentar un discurso poético con el que el autor, poco a poco, nos acuna con suaves caricias para después, en el momento más inesperado, soltarnos la mano, alejarse y dejar caer nuestro cuerpo contra el asfalto.

***

ASTIGMATISMO

Abro los ojos, fuerzo la visión
para encontrarte en este mundo extraño.
Espero sin descanso hasta que llegue la hora
en la que ya no pueda desatarme
de la profundidad del golpe, de su flecha.
Cada vez que amanece abro los ojos,
respiro, desafío la crueldad
sorteando el nublado paisaje ante mi vista.
Abriendo, así, los ojos: Mírame. Abriéndolos,
forzando la visión para encontrarte.

***

CUBERTERÍA

Porque mucho es el daño que el metal
con su cuerpo afilado nos otorga,
mucho el dolor que el golpe asestado sin límites
concede en esta noche nuestra nueva vajilla.
Grande es el movimiento,
la punzada que escarba bajo el hueso,
abriendo con su aliento con precisión la carne.
Porque duro es el daño del metal,
pero vivo y celebro con mi herida
su dureza.

***

MADRE

Mi madre recogió en su vientre el fruto,
la tierra que en el labio crece, el golpe,
la muerte hecha embrión: la puñalada.
Ensanchó su diafragma al comprender,
clavándose la pena en sus pulmones,
la tristeza heredada de sus hijos.
Mi madre recogió la llaga, el hueco,
el peso de la lanza en su costado.
Protegió con su cuerpo nuestra carne,
dando su corazón por alimento
para así refugiar a sus hijos del dolor.
Mi madre recogió en su vientre el fruto
y la herida creció dentro de ella.

***

TODA LA VIDA

Yo puse en ti mi fe y los arroyos
del cuerpo se secaron para siempre.
Toda la vida mi esperanza en ti la puse
y el vacío
toda la vida estuvo
dentro de mi cuerpo.

***

SYNTAX ERROR

Error gramatical en nuestros cuerpos.
Al principio fue el verbo, ya lo sabes.
He encontrado el origen de la historia
en la pantalla. Acaricio tus venas.
Nuestra sangre se extiende al infinito.
Dolorosa es la espina, el aguijón
que nos persigue y nos persigue siempre
hasta el final. Error gramatical: no existe
ninguna solución establecida.
Parece tan complejo el esquivar
la interferencia suave de la astilla,
sin trozo de madera que presione
tu cuerpo, sin espada ni pared.
Parece tan complejo formar parte
del rumor sin ser fruto. Pronunciar
el sintagma adecuado cada día.

***

—————————————

Autor: Félix Moyano. Título: Cuando llegue la hora. Editorial: Pre-Textos. Venta: Todos tus libros.

3.9/5 (48 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios